Panorama novecentista: novela
•
•
•
•
•
•
•
•
Gabriel Miró, Ramón Pérez de Ayala, Benjamín Jarnés
Realismo objetivo y realismo subjetivo armonizados
Relaciones realistas sujetas a ideas abstractas
La acción es insustancial así como la coherencia interna de la
narración.
Fulcro de la narración: el mundo interior.
Personajes y situaciones complejas
Concentración lírica, dar una impresión comprensiva y
explicativa de la compleja realidad humano-social.
Gran técnica novelística, prosa artística, estilización.
La literatura durante la guerra civil
• Novela
• zona republicana: Antonio Sánchez Barbudo (Entre dos fuego), César
Arconada (Río Tajo), José Herrera Petere (Acero de Madrid), Ramón
Sender (Contraataque), Eduardo Zamacois (El asedio de Madrid).
• Revistas: “Hora de España” y “El mono azul”.
•
zona nacional: Concha Espina (Retaguardia), Agustín de Foxá (Madrid de
Corte a cheka).
• Revistas: “Jerarquía” y “Vértice”
La literatura de posguerra
La literatura del exilio republicano
Dos actitudes: una beligerante y otra que busca la catarsis
La literatura en España, bajo Franco
Tres actitudes: una comprometida con la política cultural del
franquismo; otra siempre aliada con el franquismo pero más
conciliadora (el grupo de “Escorial” y “Cuadernos
Hispanoamerianos”); otra intenta prescindir de la situación
política y busca estrategias contra los rigores censorios para
expresarse libremente y ofrecer un testimonio objetivo del
presente.
Tendencias
• La guerra por bastante tiempo y de diverso modo es una presencia
inevitable para todo los escritores.
• En España :
• se valoriza el nacionalismo autóctono (especialmente los estudios de R.
Menéndez y Pelayo) para marcar distancia respecto del nacionalismo
alemán o fascista. Fundación del CSIC (que sustituye la “Junta para
Ampliación de Estudios”)
• Fuera de España :
• se cultiva un nacionalismo sui generis que valoriza la España
multicultural del siglo XV (Américo Castro) o también la modernista,
sincretista e transcontinental (Juan Ramón Jiménez )
• Las obras de los exiliados se leían en España gracias a revistas como
“Índice”, “Papeles de Son Armadans”.
Novela del exilio
• Los representantes de la novela lírica novecentista:
• Benjamín Jarnés: La novia del tiempo (1940)
• Max Aub: serie “Laberinto mágico” (Campo cerrado , 1943; Campo
abierto, Campo del moro, Campo Francés, Campo de almendros ,1968).
Sobre la creatividad vanguardista: Josep Torres Campalans (1958).
• Francisco Ayala: casi inactivo hasta 1930 (se conoce el cuento
deshumanizado Cazador del alba), tan crecido y variado a partir de Los
Usurpadores y Cabeza del cordero (1949), Muertes de perro (1958)
(tema:la guerra), novelas polifónicas y prosa con registros variados.
• Rosa Chacel: de Estación . Ida y vuelta (1930), Teresa, Memorias de
Leticia Valle, La sinrazón.
Voces nuevas
• R. Sender: El rey y la reina (1940); Requiem (1953)
• María Zambrano (filósofa): Los intelectuales en el drama de España
(1937), pensamiento y poesía en la vida espanola (1939); la España de
Galdós (1960).
• Memorias: Andrés García de la Barga (Corpus barga), compone un ciclo
de memorias en los años sesenta entre novela fantástica y realista e R.
Gómez de la Serna con Automuribundia.
La novela existencial (España de posguerra)
• 1940-1950: tremendismo, neorrealismo, novela existencial, narratividad
(un hombre problemático, un paisaje, una historia) y denuncia.
• Temas: incertidumbre de los destinos humanos e la incomunicación
• Personajes: oprimidos, violentos o indecisos, de andadura incierta,
presentados en situaciones de máxima tensión y extremo límite:
sufrimiento, combate, culpa, náusea, hostilidad
• El aislamiento de la persona y su andadura incierta se presentan no sólo
como alegoría de la condición del español contemporáneo sino como
condición humana universal.
1942 - La familia de Pascual Duarte de Camilo José Cela
1943- Pabellón de reposo del mismo Cela
1944 - Nada de Carmen Laforet
1947- La sombra del ciprés es alargada de Miguel Delibes
Novela social (años de los Cincuenta)
– Objetivismo, realidad colectiva, novela testimonio, realismo social (defensa del
pueblo y ataque a la burguesía), tiempo concentrado (el presente o el mañana),
espacio (bien definido y/o contrastado), discontinuidad.
– Temas: inanidad y aislamiento social, división, guerra como memoria
– Personajes: pasividad, silencio, impotencia, inocencia atacada, aburrimiento,
enajenación, protagonización colectiva.
– Estilo: Narrador omnisciente, perspectivas de cámara cinematográfica, primera
persona testimonial.
C.J. Cela: La colmena, La catira.
Rafael Sánchez Ferlosio] : Industrias y andanzas de Alfanhuí , El Jarama
M. Delibes: El Camino, Diario de un cazador, Diario de un emigrante.
Juan Goytisolo : Juegos de manos, Duelos en paraíso
Ignacio Aldecoa: El fulgor y la sangre.
Jesús Férnandez Santos: Los bravos, En la hoguera
Ana María Matute: Los hijos muertos
Carmen Martín Gaite: Entre visillos
Novela “estructural” de los Sesenta 1
– Temas: supedita la defensa o el ataque a la clase social a la exploración de
problemas personales que reclaman una verificación del estado general de la
sociedad (ensimismamiento y alteración). El espacio que indagan es amplio,
integrador. No son novelas de ilusión ni desilusión sino de aprendizaje. Un
aprendizaje que no conduce a una conciliación del yo y el mundo, sino a una
tensión entre ambos no resoluble, o sólo resoluble en fracaso, locura,
desesperanza, huida, corte, silencio.
– Personajes: seres opacos, perdidos, en peligro de anulación, siempre relacionados
con un contexto, en busca de nexos sociales (a menudo conflictivos).
– Tiempo: oposición al presente turbio, descubrimiento del pasado (por una
memoria selectiva), proyección hacia el futuro (a través del presentimiento)
– Espacio: movilidad espacial
– Estilo: des-personalizador, uso de un lenguaje paradójico, irónico, en perpetuo
desentono, confesión no lírico-biográfica, sino satírica o elegiaca.
Novela “estructural” de los Sesenta
•
•
•
•
•
–
2
Son novelas sinfónicas, con un designio renovador.
Su lenguaje persigue ante todo riqueza, potencia y complejidad (sintaxis
circunvolutiva de Martín-Santos y de Benet, entrecortada de J.Goytisolo).
Ruptura del orden ético represivo y del lenguaje convencionalizado.
Crítica del cliché literario.
prepara, trabajando por la determinación de un mundo novelesco representable,
el modelo «escriptivo» dominante en la décade posterior.
Luis Martín Santos: Tiempo de silencio
C.J. Cela: San Camilo
Juan Goytisolo: Señas de identidad
Juan Benet: Volverás a Región
M. Delibes: Cinco horas con Mario, Parábola del náufrago.
La irrupción de los novelistas hispanoamericanos
•
La novela testimonial, social , con su realismo de base, la intención politizadora, la
proscripción o casi del protagonista individual, la negación de lo imaginativo puro,
despreocupación por el lenguaje, llegó a un estado de repetición y cansancio.
Abertura la experimentación y a lo nuevo.
• Durante los años Sesenta –Setenta se concedieron muchos premios a novelistas
hispanoamericanos (Biblioteca Breve, Nadal).
• La ciudad y los perros (1962) y Conversaciones en la Catedral 1970) de M. Vargas
• losa
• Cien años de soledad (1967) –El otoño del Patriarca (1975) de G. García Márquez
• Rayuela (1963) y Octaedro (1974) de Cortázar
• Paradiso de José Lezama Lima
• La novela hispanoameriacna representa: libertad (sin censura pero también sin las
trabas impuestas por una rígida militancia política), triunfo de la imaginación, lo
fantástico.
• En 1970 el llamado boom de la novela hispanoamericana si difunde también a
otros países europeos – Comercialización.
Descargar

SIGLO XX