Diez dilemas
6ta parte
Por Stephen R. Covey
¿Cómo puede la gente en todos
los niveles internalizar los
principios de la calidad total y
mejora continua cuando son
cínicos, están fatigados y
desilusionados con todos los
anteriores “programas del
mes”?
El movimiento de calidad total,
el enfoque dominante en los
negocios hoy en día,
generalmente se toma como
“esto también va a caducar.”
Las escuelas de negocios de los ochentas
ignoraban las realidades de su tiempo y no
habían cambiado su currículo lo suficiente.
Una excepción es la Universidad de Michigan.
A tres estudiantes se les pide pasar una
semana en un ghetto, aprendiendo a lidiar
con los problemas de las calles.
También en la Corporación Marriott, los
recientemente contratados MBA’s debían
pasar su primer año en las trincheras de las
operaciones del restaurante, trabajando con
diferentes nacionalidades y grupos étnicos.
Esta profunda inmersión en el
mundo real, les da un buen nivel de
apreciación de la calidad y el
servicio.
La calidad no es una
moda. Estará con
nosotros siempre.
La naturaleza del mercado internacional se altera siempre, y
la fuerza de las circunstancias está dirigiendo el movimiento
de calidad.
En Ford, la calidad es la prioridad número uno y el
involucramiento y mejora continua de los trabajadores se ven
como dos lados de la misma moneda.
El mandato de la gestión es conseguir que la gente esté participando,
dando sugerencias y alineando sistemas para reforzar el mejoramiento
continuo.
Es un proceso lento que conlleva mucha paciencia y
compromiso en los más altos niveles.
Los ejecutivos necesitan empezar con ellos mismos y su
equipo de liderazgo.
Los lazos faltantes en la calidad, se encuentran en los niveles
personal e interpersonal.
El movimiento del equipo carece de la base de la confianza
construida en el carácter y la competencia.
Tal vez seamos víctimas de nuestros sistemas e instituciones,
pero también somos sus creadores.
Podemos cambiarlos si aprendemos a ser interdependientes.
Continuara …
Descargar

Diapositiva 1