Ara que el capitalisme
ocupa tot l’espai, s’ha
decidit també ocupar tot
el temps?
Per Andri W. Stahel
[email protected]
dijous 12 de juliol
Una breve historia del tiempo…
…

→
→
y del poder.
Es a partir de la definición social/cultural del
tiempo que se define y estructura la organización
social.
Controlar el tiempo es controlar la sociedad.
Por ello, entender la concepción y las prácticas
temporales hegemónicas nos permite visualizar
los poderes hegemónicos en las distintas
formaciones sociales.
El tiempo kairológico

Es el tiempo de los dioses, de los espíritus, de las
fuerzas de la naturaleza. Es el tiempo múltiple,
cualitativo e interno a los distintos sistemas. Todo
tiene su tiempo y hay un tiempo para todo’
La naturaleza y sus elementos son
representados como sujetos, cada cual con su
propio tiempo y su propia autonomía.
Por ello también, el tiempo de la historia, del
futuro, no es un tiempo controlado y planificado
por el ser humano, sino un tiempo abierto,
autónomo e imprevisible.
El tiempo kairológico
El futuro pertenece a los dioses/espiritos/fuerzas
vitales inherentes a lo que existe y la función de la
organización social está en prepararse para dar las
respuestas adecuadas a este tiempo abierto, a las
distintas oportunidades que se presentan.
El poder social pasa por conseguir la cooperación,
el concurso de esos poderes externos a la sociedad.
Son los valores heredados, la tradición, quién va
dictar la acción social y cómo responder a un
tiempo abierto, el tiempo de las oportunidades.
El poder definitorio de la dinámica social reposa en
la cultura heredada, los mitos y su interpretación
por la tradición oral y/o escrita por medio de la cual
esas narrativas son transmitidas y reinterpretadas.
Son los ritos quienes buscan armonizar la acción
social con este tiempo kairológico, sistémico, más
amplio.
El tiempo solar
Transición neolítica – sociedades agrícolas.
El sol pasa a ser visto como fuente central
del tiempo.
Surgen los grandes imperios solares: el
Emperador como hijo del Sol pasa a ser la
fuente central del poder social.
El orden social debe mimetizar el orden
cósmico.
El tiempo solar
La definición astronómica y astrológica de
los calendarios – definiendo el tiempo de
forma cualitativa y cuantitativa - pasa a
ser central a la definición misma del poder
del Emperador y del orden social.
Emerge un tiempo único y linear, aunque
cíclico.
Es el tiempo del monoteísmo y de los
imperios.
El tiempo mecánico
El tiempo mecánico
Aunque aparentemente una prolongación de la concepción
solar del tiempo, está en clara ruptura con él.
"El reloj mecánico y no la máquina a vapor es la
máquina clave de la era industrial moderna ... En cada
fase de su desarrollo el reloj ha sido tanto el factor más
importante, como el símbolo de la máquina. Aún hoy día,
ninguna máquina es tan omnipresente. (...)
En su relación con cantidades determinadas de
energía, la normalización, la acción automática y,
finalmente, su producto especial, el tiempo preciso, el
reloj fue la máquina más avanzada de la técnica moderna.
Y, en cada período, el se mantuvo en el liderazgo: el reloj
marca una perfección a la cual las demás máquinas
aspiran. (...)
El reloj, además, es una máquina cuyos productos son
segundos y minutos: Por su esencia misma, él disoció el
tiempo de los eventos humanos, ayudando a forjar la
creencia en un mundo independiente de secuencias
matemáticas: El mundo específico de la ciencia."
(Lewis Mumford)
El tiempo mecánico
"Un buen día, alguien concibió el
pensamiento de medir y pesar el
tiempo con estas máquinas que
llamamos relojes de ruedas. (...) El
corazón que late en todos estos
relojes es la rueda de escape. (...)
Mediante el invento del escape la
mencionada solución condujo a una
ofensiva nueva - y única en su género del espíritu humano contra el tiempo.
La acción del escape consiste en
sujetar con su alternante oscilación los
dientes de la rueda del reloj e impedir
así que esa rueda, siguiendo la tracción
de la pesa motriz, gire libremente. Un
artificio único en su género consigue
que el movimiento quede
suspendido, pero sólo por un
instante. (...) De ese modo la pesa no
puede desenrollarse libremente. Se la
deja descender poco a poco, mano a
mano, y cada intervención que la
detiene delimita una unidad de tiempo.
(...)
(Ernst Jünger)
El tiempo mecánico
El espíritu se ha acercado a la
fuerza de la gravedad con una
fórmula mágica. Es como si
empezase a ordeñarla con arteras
fricciones - pero ¿qué ganancia
obtiene con eso? Su ganancia es
tiempo, pero no acaso «más
tiempo» - eso sí lo habrían
entendido los hombres de la
Antigüedad -, sino un «tiempo
diferente»: y de eso se habrían
reído. Sin embargo, con ese
tiempo diferente comienzan los
«tiempos nuevos», comienza la
Edad Moderna en el sentido en
que nosotros la entendemos."
(Ernst Jünger)
El tiempo mecánico
Igual que las transiciones anteriores, la transición hacia el
tiempo mecánico marca la transición hacia una nueva forma
de organización social y organización del trabajo.
El tiempo pasa a ser puramente abstracto. El producto
numérico de un artefacto técnico.
El poder deja de residir fuera, para ser la resultante del
progreso técnico humano.
El tiempo no se define más por los mitos, los xamanes, los
sacerdotes, los astrólogos, los reyes y emperadores, sino
por la innovación tecnocientífica. Los científicos, los
inventores y los burgueses/empresarios son, así, los nuevos
dueños del tiempo.
El ser humano emerge como artífice del tiempo y
dueño de su historia.
Emerge, así, la noción de progreso tecnocientífico como
fuente de la emancipación humana.
El tiempo del progreso

"¿Cómo se explica la enorme sorpresa
con que todavía hoy penetramos en
una catedral gótica? Hay en esa
sorpresa una unión de exaltación y de
susto. Sentimos que aquí se ha dado
jaque a la fuerza de la gravedad. Pero
el riesgo que ese osado plan encierra
en sí no nos hace temer que el edificio
se venga a abajo (...).
El tiempo del progreso

Lo que en el fondo de nuestro corazón tememos
es, antes bien, que el edificio se abra hacia arriba
como una flor, como una corona de fuego. (...) Que
el edificio pudiera venirse abajo es lo que
preocupaba al mundo antiguo, un mundo atento a
la gran estática, a la estabilidad. Todavía en la
catedral románica se nota esa preocupación.
Luego llega la preocupación opuesta a ésa: que
salten las bóvedas porque las fuerzas lleguen a ser
excesivas. En el primer caso la hybris corre el
peligro de sufrir la suerte de la torre de Babel; en
el segundo, la suerte del aprendiz de brujo."
(Ernst Jünger)
El tiempo del capital



"El dinero, como medida de valores, es la forma o manifestación
necesaria de la medida inmanente de valor de las mercancías: el
tiempo de trabajo.“
"La circulación simple de mercancías -el proceso de vender para
comprar- sirve de medio para la consecución de un fin último situado
fuera de la circulación: la asimilación de valores de uso, la satisfacción
de necesidades. En cambio, la circulación del dinero como capital
lleva en sí mismo su fin, pues la valorización del valor sólo se da
dentro de este proceso constantemente renovado. El movimiento
del capital es, por tanto, incesante.“
"El valor se convierte, por tanto, en valor progresivo, en dinero
progresivo, o lo que es lo mismo, en capital. El valor proviene de la
circulación y retorna nuevamente a ella, se mantiene y multiplica en
ella, refluye a ella incrementado y reinicia constantemente el mismo
ciclo. D-D', dinero que incuba dinero..."
(Karl Marx)
M1 – D – M2
(Vender para comprar)
Oikonomía
...D – M – D’ – M – D’’ – M – D’’’ – M – D’’’’ – M – D’’’’’...
(Comprar para vender)
Crematística
El tiempo de la aceleración





Tiempo es dinero decía
Benjamín Franklin.
Tiempo es dinero dice la
teoría económica (o
crematística)
Aumentar el giro del capital
es aumentar la rentabilidad,
la eficiencia crematística del
capital.
No sólo el progreso, sino la
aceleración del progreso son
inherentes a la lógica
crematística y así, a la
capitalización intensiva del
espacio.
Vivimos, así, la revolución
permanente. Y,
continuamente, luchamos
para no llegar tarde, como el
conejito blanco de Alicia...
El tiempo electrónico





Hoy día, cada vez más, vivimos la revolución del
tiempo electrónico.
El tiempo electrónico representa la
incorporación del tiempo mecánico a los
sistemas técnicos y, por ende, a la dinámica
social y ecológica de los sistemas.
Representa la generalización técnica de la
lógica del tiempo mecánico y de la
aceleración.
Tiempo es poder y poder es velocidad.
Es la velocidad que permite ocupar y controlar el
espacio militarmente, crematísticamente y
también culturalmente.
Tiempo electrónico y poder




La disciplina laboral cada vez menos es la
disciplina taylorista o fordista del reloj, sino la
imposición del inmediato y de la conexión
permanente y de la formación permanente.
La supremacía militar, más do que nunca, es la
supremacía de movilidad. De la velocidad.
El beneficio financiero especulativo viene dado
por la rapidez de respuesta a la información de
última hora...
De esta forma, el poder no está más en manos
de las instituciones clásicas del poder de
Estado, sino se disemina por el espacio en su
totalidad y se concentra en manos de aquellos
que mejor saben (y pueden) manejar el nuevo
tiempo electrónico del inmediato, de la
movilidad y de la conexión permanente.
Tiempo electrónico y poder


Seguimos realizando los rituales teatrales de los debates sobre el
Estado de la Nación por parte de los integrantes del Estado
Restricto, como si fuera ahí que el futuro de la Nación se decidiera...
Sin embargo, hace mucho que el poder se desplazó hacia el Estado
Amplio...
Estado
Amplio
ER
Slow is Beautiful – Lo lento es hermoso

Revindicar la lentitud, hoy día, es un acto
revolucionario.

Revindicar los ritmos biológicos, los ritmos
personales, los ritmos culturales y, así, los
límites a la aceleración es la clave de la
sostenibilidad.
Slow is Beautiful



Los límites de los ritmos biológicos:
La caracterización de un recurso como más o
menos renovable viene dada por la diferencia
entre su ritmo de consumo y su velocidad de
regeneración.
Al largo de los tiempos geológicos, los recursos
fósiles son renovables, mientras que en términos
de los tiempos astronómicos la energía solar
representa un recurso finito. Con la actual
aceleración de su consumo, cada vez más los
recursos marinos, forestales, genéticos y
culturales pueden ser equiparados a los recursos
no renovables en la medida en que su ritmo de
(re)generación es enormemente menor que su
velocidad de consumo.
Slow is Beautiful





Los límites de los ritmos humanos:
Nuestros instrumentos bélicos, de guerra, ya
exigen un tiempo de reacción superior a la
capacidad de reflexión humana.
Nuestro sistemas financieros exigen respuestas
automatizadas por parte de los agentes y de
aquellos que se quieren beneficiar de sus
fluctuaciones.
La velocidad de los cambios técnicos supera el
tiempo necesario para definir los marcos de la
precaución.
La pobreza, cada vez más, es pobreza de tiempo,
no de bienes, en los países desarrollados.
Slow is Beautiful

“La multiplicación de opciones hace cada vez más
difícil saber lo que se quiere, decidir lo que no se
quiere y dar valor a lo que se tiene. En el torbellino de
la vida moderna, muchas personas han perdido la
claridad del propósito y la determinación de su
voluntad. Además de llevar a todo tipo de dificultades
personales, esta circunstancia tiende a minar el
bienestar en las sociedades post-industriales.”

“La conclusión es evidente: tener demasiadas cosas
materiales reduce el tiempo para las cosas
inmateriales. Un exceso de opciones puede,
facilmente, reducir la satisfacción plena. De esta
forma, la pobreza de tiempo degrada la utilidad de la
riqueza material (...) Tener demasiado se contrapone
a vivir bien. En la frugalidad está pues la clave para el
bienestar.”
(Wolfgang Sachs)
Slow is Beautiful





Sobreacumulación, sobreconsumo, sobreactivismo...
Incapaces de hacer frente a la aceleración permanente
aportada por nuestro sistema económico y tecnocientífico a
la vez que hipnotizados por su movimiento continuo, hemos
perdido el control sobre nuestro tiempo y sobre nuestro
futuro.
También en el campo del activismo social, cada vez más
nos falta el tiempo para la reflexión, para tomar distancia
de la urgencia que nos consume e impide elaborar planos
globales. Solucionamos problemas inmediatos generando
nuevos a medio/largo plazo...
Debemos, así, hoy, más que nunca partir a la búsqueda del
tiempo perdido. Y recuperarlo.
Frente al sinsentido de la aceleración ilimitada y de la
capitalización del espacio, no sólo lo pequeño, sino, y antes
de todo, lo lento es hermoso...
¡Gracias!
...y espero que
quede tiempo para
reflexionar,
contestar algunas
preguntas y
entablar un diálogo
entre [email protected]..
Descargar

Ara que el capitalisme ocupa tot l`espai, s`ha decidit també