Un reciclaje sin misterio
BOLSAS DE PAPEL
•
Estas bolsas se depositan en el contenedor azul; las de plástico, en el amarillo.
El pasado día 3 de julio se celebró el Día Internacional sin bolsas de un solo uso.
Pese a que en estos últimos años la entrega gratuita por parte de supermercados e
hipermercados ha caído en picado, el consumo previo a estas medidas era de unas
300 bolsas por español y año. Las bolsas de plástico se fabrican a partir de plástico
de muy baja calidad, de ahí su vida corta. En este caso se deben depositar en el
contenedor amarillo de envases ligeros. Si las bolsas son de papel, deben ir al
contenedor azul.
BOTELLAS
•
El reciclaje evitó la extracción de 817.000 toneladas de materias
primas en 2011. Según el último estudio realizado por Quor en 2011 para
Ecovidrio, el 79,2% de los españoles afirma reciclar el vidrio siempre. Y es
que el vidrio necesita menos temperatura para fundir las materias
primas por lo que al fabricar un nuevo frasco o botella, el consumo de
recursos energéticos es menor y con él, las emisiones de gases de efecto
invernadero. Así, se evitó la extracción de 817.000 toneladas de materias
primas en 2011. Deben depositarse sin restos orgánicos ni tapones.
¿Quitar la etiqueta? No se esmere, desaparece a los 1.500 ºC en el que
funde el vidrio.
CAJAS Y ENVASES DE CARTÓN
•
Cada vez se separan mejor los residuos de papel y envases ligeros en el territorio
español. Prueba de ello es que la tasa de impropios –o, lo que es lo mismo, residuos
mal depositados– en el contenedor azul registró en 2011 un 25%. En el caso de las
cajas y paquetes, es necesario separar la cinta que cierra la caja para
depositar,separadamente, estos dos residuos.
GRAPAS, CLIPS Y ESPIRALES
•
Deben lanzarse al contenedor de rechazo separándolos del papel. Es
muy habitual que al papel le acompañen impropios como grapas, clips,
tapas plastificadas, espirales o papel de forrar, entre otros. Todos ellos son
elementos extraños que debe seguir un camino diferente al del papel y
cartón, es decir, una vez usados se deben depositar en el contenedor de
rechazo. Si estos pequeños elementos metálicos llegan a la planta de
selección,
deberán
segregarse
de
forma
manual
y
mecánica, encareciendo el proceso de reciclaje y reduciendo la calidad
del producto reciclado.
ENVASES Y HUEVERAS
• Si son de cartón, deben lanzarse al contenedor azul. Pese a la
masiva introducción en los últimos años de diferentes modalidades
de plástico para el envase de alimentos, todavía siguen siendo
habituales los envases de cartón. Desde las hueveras hasta cajas
de cereales o de zapatos, todos ellos se deben depositar en el
contenedor azul. Este tipo de envases deben estar limpios para
facilitar el reciclaje posterior. En caso que estén sucios, por ejemplo
de aceite o restos de comida, mejor lanzarlos al contenedor de
rechazo.
PAPEL LIMPIO
•
Se recicla totalmente si se deposita en el contenedor azul. Según los
últimos datos publicados por Asociación Española de Fabricantes de Pasta,
Papel y Cartón (ASPAPEL), durante el pasado 2010 se produjeron en
España más 6.193.400 toneladas de papel y cartón. Este residuo se
recicla en un 100% si de deposita en el contenedor azul. Eso sí, debe
estar limpio de restos orgánicos como aceites o salsas. Folios, impresos o
no, propaganda, cuadernos... todos se pueden reciclar.
REVISTAS Y PERIÓDICOS
•
Siempre al contenedor azul para volver a fabricar papel. En 2009 desaparecieron
300 publicaciones gratuitas en España, en 2010 casi 100 y en el primer semestre de
2011 otras 100, según se desprende de la Asociación Española de Prensa Gratuita.
A pesar de ello, la ingente cantidad de papel procedente solamente de la prensa es
titánica. Su destino debe ser el contenedor azul. Un reciclaje que después permite
volver a fabricarlos.
FRASCOS Y TARROS
•
En 2011 se reciclaron 678,7 millones de kilos de vidrio procedentes de los iglús.
Durante 2011, en España se reciclaron 678,7 millones de kilos de vidrio, o dicho de
otra forma, cada español depositó una media de 43 envases de este material en el
iglú verde. Un factor determinante para conseguir unos datos de reciclaje tan
elevados es el número de contenedores que hay para depositar estos residuos. Son
un total de 174.799 iglús, lo que significa que existe uno para cada 270 españoles, el
mejor ratio de toda Europa. Para su correcto reciclaje, los frascos se deben
depositar limpios, sin restos de lo que un día contuvieron y sin las tapas ni tapones.
CRISTAL
•
Copas, platos, vasos, cristal de ventanas... al contenedor de rechazo. A pesar de
su naturaleza, pueden llevar a equívocos si los depositamos en el contenedor de
vidrio. Su contenido en óxido de bario y óxido de plomo para conferirles
determinadas características de sonido y transparencia hacen inviable la fusión con
el resto de vidrio destinado, posteriormente, a almacenar productos para consumo
alimentario. Otros residuos como lunas de coche, loza, gafas y bombillas tienen
otros destinos en contenedores específicos, nunca el iglú verde.
Fuente de información
• http://www.laprovincia.es/sociedad/2012/0
7/27/reciclaje-misterios/472994.html
Descargar

Un reciclaje sin misterio