Ven, Espíritu Santo
PENTECOSTÉS es la fiesta conclusiva del tiempo pascual.
Con el envío del Espíritu Santo sobre los apóstoles,
se indica el inicio de la MISIÓN y el nacimiento de la IGLESIA.
Las lecturas bíblicas nos hablan del acontecimiento:
En la 1ª Lectura,
Lucas describe como un hecho solemne, acontecido en JERUSALÉN
en la fiesta judía de Pentecostés, 50 días después de la Pascua.
El Espíritu presente en el inicio de la vida pública de Jesús,
está presente también en el inicio de la actividad misionera de la Iglesia.
El Espíritu Santo transforma profundamente a los apóstoles
y une en una misma comunidad de amor, a todos los pueblos.
Numerosos oyentes piden el Bautismo... (Hch 2,1-11)
"Pentecostés"
era una fiesta judía
muy antigua,
celebrada 50 días
después de Pascua.
- Inicialmente era
una fiesta agrícola,
para agradecer
la cosecha del trigo y
ofrecer las primicias.
- Posteriormente pasó
a celebrar la llegada
del Pueblo de Israel
al Sinaí, donde recibió
la Ley de Dios.
Se convirtió en fiesta
de la Ley,
de la Alianza.
* Lucas quería afirmar que en la fiesta de la entrega de la Ley de Moisés,
recibimos la nueva Ley de Cristo: el Espíritu Santo.
- Por ello presenta los mismos fenómenos del Sinaí:
truenos, viento fuerte, llamas de fuego...
- Varias lenguas... quiere enseñar que la Iglesia está destinada
a todos los pueblos, sin barreras de lengua, raza o nación.
- Recuerda el episodio de la torre de Babel:
Allí nadie se entiende... Y se separan unos de otros...
Aquí el Espíritu comienza
un movimiento inverso.
Todos hablan una lengua
que todos comprenden.
Forman una única familia,
donde todos se
entienden y se aman.
Ese texto presenta
a la Iglesia como
una comunidad
de hermanos reunidos
por causa de Cristo,
animada por el Espíritu
del resucitado, que da
testimonio en la historia
del proyecto liberador
de Jesús.
La 2ª lectura, recuerda
la acción del Espíritu Santo
en la unidad.
Los dones que provienen del
único Espíritu no pueden crear
competitividad, sino que deben
servir para promover la unidad...
(1 Co 12,3b-7.12-13)
En el Evangelio, Juan sitúa
la recepción del Espíritu Santo
en GALILEA, al anochecer
del día de Pascua. (Jn 20,19-23)
- El "anochecer",
las "puertas cerradas",
el "miedo" ,
revelan la situación
de una comunidad
desorientada e insegura.
- Jesús aparece “en medio de ellos". Los discípulos redescubren
su punto de referencia y recuperan su identidad.
- Jesús les desea “la paz". Significa serenidad, confianza,
para que los discípulos superen el miedo y la inseguridad.
- Enseguida, Jesús “les muestra las manos y el costado".
Son las "señales" de la entrega total y amorosa de Jesús en la cruz.
- Después, les comunica su
Espíritu, con el gesto de soplar
sobre los discípulos.
Con el "soplo" de Dios en la
creación, el hombre de barro
adquirió vida. Con este “soplo"
de Jesús, nace el Hombre
Nuevo.
- Finalmente, Jesús explica
la misión de los discípulos:
"Como el Padre me ha enviado,
así también os envío yo..."
Las perspectivas de Juan y
de Lucas son diferentes,
pero la finalidad es la misma:
El mismo Espíritu,
que acompañó la acción
misionera de Jesús,
continúa asistiendo a la acción
misionera de su Iglesia.
Pentecostés continúa:
Ante esos hechos grandiosos,
tal vez envidiamos la suerte de los apóstoles y
olvidamos que Pentecostés continúa también hoy...
- En NUESTRA VIDA hubo un Pentecostés.
Animados por el don de Cristo Resucitado en el BAUTISMO y
fortalecidos por el Espíritu Santo recibido en la CONFIRMACIÖN, somos
enviados al mundo como mensageros de la paz y de la reconciliación.
- En la IGLESIA: El Espíritu Santo es el alma de la Iglesia. Hace nacer
a la Iglesia y siempre la renueva a lo largo de los tiempos, con sus
dones y carismas.
- En la MISIÓN: "Como el Padre me envió, yo también os envio..."
- En la MISMA LENGUA: todos se entienden...
todos hablan el lenguaje del amor...
“El Espíritu que desde el comienzo de la Iglesia infundió el
conocimiento de Dios a todos los pueblos...y congregó en la confesión
de una misma fe a los que el pecado había dividido". (Prefácio)
El Espíritu Santo continúa
presente en nosotros y
en nuestras comunidades.
Estemos atentos
a sus llamadas,
indicaciones y
cuestionamientos.
Que Él ilumine
nuestros pasos, nuestra
acción y nuestras
elecciones.
Que Él nos dé valor y
alegría para que seamos
verdaderos DISCÍPULOS y
MISIONEROS de Cristo.
Ven, Espíritu Santo,
trae a la Iglesia
un nuevo vigor.
P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS
12.06.2011
MI DOMINGO
Con la Palabra de Dios
Meditada por: P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS
Ilustración: Nelso Geraldo Ferronatto
Traducción: José Luis Uranga, CMF
Música: Vem Espírito Santo de Amor
Fr. Luiz Turra
Paulinas COMEP
Acceso a la Dirección: http://www.buscandonovasaguas.com
Descargar

Slide 1