Domingo 13 B TO
[email protected]
¡Qué alegría cuando me
dijeron: “Vamos a la casa
del Señor”!
Ya están pisando nuestros
pies tus umbrales,
Jerusalén.
Gloria a Dios en el cielo,
Y en la tierra paz a los hombres,
que ama el Señor.
Por tu inmensa gloria te
alabamos, te bendecimos, te
adoramos, te glorificamos, te
damos gracias, Señor Dios,
Rey celestial, Dios Padre
todopoderoso.
Tú que estás sentado a la derecha
del Padre, ten piedad de nosotros.
Porque sólo Tú eres santo,
sólo Tú, Señor, sólo Tú Altísimo,
Jesucristo, con el Espíritu Santo
en la gloria de Dios Padre. Amén.
Liturgia
de la
Palabra
Evangelio, Mc 5:21-43
Cafarnaún, población donde vivía Simón Pedro.
1-Pasemos a
la otra orilla
Avui
3- Milagro
A través de
unos
milagros
alrededor
del lago,
Marcos
revela que
Jesús es
VIDA
Lago de Galilea
La Luz atraviesa el lago de un lado al otro
Al regresar Jesús, mucha gente se
aglomera junto a Él a la orilla del lago.
2
Jairo tiene una hija
gravemente enferma
y acude a Jesús con
fe, pero cree
necesaria la
presencia física de
Jesús y quién sabe
qué proceso especial
de curación.
Jesús atiende a todos
sean judíos o paganos
Había una mujer, que
padecía hemorragias
desde hacía doce
años,
y que había sufrido
mucho
con los médicos,
y había gastado
todo lo que tenía sin
provecho alguno,
yendo más bien a
peor.
Oyó hablar de
Jesús, y se decía:
«Si logro tocar
aunque sólo sea
sus vestidos,
quedaré
curada».
La mujer
enferma
se
conforma
con
tocarle el
manto.
Se acercó
por
detrás
entre la
gente y
tocó su
manto.
Inmediatamente se secó
la fuente de sus hemorragias
y sintió que estaba curada del mal.
Jesús se dio cuenta en seguida de la fuerza
que había salido de él, se volvió en medio de
la gente y preguntó:
–¿Quién ha tocado mi ropa?
Sus discípulos le replicaron:
–Ves que la gente te está
estrujando
¿y preguntas quién te ha
tocado?
Pero él miraba alrededor a ver
si descubría
a la que lo había hecho.
La mujer,
entonces,
asustada y
temblorosa,
sabiendo lo que le
había pasado, se
acercó, se postró
ante él, y le contó
toda la verdad.
Jesús le dijo:
–Hija, tu fe te ha
salvado; vete en
paz y queda
curada de tu mal.
Todavía estaba
hablando cuando
llegaron unos de casa
del jefe de la sinagoga
diciendo:
–Tu hija ha muerto;
no sigas molestando al
Maestro.
36 Pero Jesús, que oyó
la noticia, dijo al jefe
de la sinagoga:
–No temas; basta con
que tengas fe.
37 Y sólo permitió que
lo acompañaran
Pedro, Santiago y
Juan, el hermano
de Santiago.
35
Cuando
humanamente todo
está perdido, Jesús
pide a Jairo que
tenga FE
“Felices los
que creen
sin haber
visto”...
Al llegar,
vió el
alboroto de
las
plañideras.
Y no creen
que Cristo
pueda hacer
algo.
Lloran porque sólo
miran lo inmediato
Jesús les dijo: –¿Por qué alborotan y lloran? La niña no
ha muerto; está dormida.
40 Pero ellos se burlaban de él. Entonces Jesús echó fuera
a todos, tomó consigo al padre de la niña, a la madre y a
los que lo acompañaban, y entró adonde estaba la niña.
La tomó de la mano y le dijo:
–Talitha kum (que significa: Niña, a ti te
hablo, levántate).
42 La niña se levantó al instante y echó a
andar, pues tenía doce años.
41
Se levantó
por la Palabra
de Aquél
que ES
resurrección
Ellos se quedaron atónitos. 43 Y él les
insistió mucho en que nadie se enterase
de aquello, y les dijo que dieran de
comer a la niña.
No lo
divulguen.
Los milagros
sólo tienen
importancia
si llevan a
la FE
“Creo, Señor, ayuda mi
incredulidad !” (Mc 9,24)
¿Te encuentras con algún problema.?
¿Acudes a
Jesús?.
Ten confianza. El te ayuda.
Tal vez quieras apoyar tu petición con una
veladora o unas flores.
Déjala que
arda, déjalas que expresen tu petición.
Pero no te olvides que Jesús dijo: “Tu fe te
ha curado”
Señor de la VIDA,
agradeciendo Tu poder
vivificador, te pedimos que
también nosotros
comuniquemos VIDA
NUEVA a nuestro entorno
Nuestro recuerdo se va a posar ahora sobre
las manos de Jesús. Manos capaces de
transmitir confianza, de expresar afecto, de
ofrecer seguridad, de dar amor...
Manos abiertas para acariciar y bendecir a [email protected]
niñ@s, manos tendidas para socorrer a quienes
se echan al borde del camino, incapaces de
seguir su andadura, manos sanadoras para
curar los cuerpos lacerados y los espíritus
maltrechos, manos trabajadoras que tiran de
las redes o moldean la piedra,
manos que marcan el camino y estimulan a
Te pedimos que nos tiendas tu mano,
para que tu tacto nos revitalice, tu beso nos
vivifique y tu abrazo consiga que seamos
conscientes de tu cercanía.
Acompañ[email protected] por ti también seremos
capaces de hacer [email protected] a nuestros
hermanos y hermanas.
Ayúdanos a tender nuestras manos a quienes
las necesiten.
Contamos con tu apoyo. Ayúdanos a no
perder la fe y a sentir el contacto de tus
manos contra las nuestras. AMÉN.
Creo en Dios PADRE todopoderoso,
creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo,
su único Hijo, nuestro Señor,
que fue concebido por obra
y gracia del Espíritu Santo,
nació de Santa María Virgen,
Padeció bajo el poder de
Poncio Pilato, fue crucificado,
muerto y sepultado,
descendió a los infiernos,
al tercer día resucitó
de entre los muertos,
subió a los cielos y está sentado
a la derecha de Dios Padre
Todopoderoso.
Desde allí ha de venir a juzgar
a vivos y muertos.
Creo en el Espíritu Santo,
la Santa Iglesia católica,
la comunión de los santos,
el perdón de los pecados,
la resurrección de la carne
y la vida eterna.
Amén.
Descargar

XIII Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo B. San Marcos 5, 21-43