V.21 Los reyes le pidieron a Gedeón que
los matara. Hay mucho simbolismo en lo
que ellos le dijeron a Gedeón. “Levántate
tú y cae sobre nosotros; porque como es
el hombre, así es su fortaleza.” (Jueces
8:21).
a) Es verdad que el valiente tiene que
luchar y guerrear su propia batalla. Al
mismo tiempo, la fortaleza de un hombre
con una hombría verdadera tiene la
autoridad y el dominio paternal para
conquistar a los enemigos que han
intentado matar a su propia familia.
1. Pobreza,
flojera,
enojos,
derrota
financiera, indiferencia, problemático,
idolatría, infidelidad, celos o cualquier
área de derrota.
b) Dios creó a cada hombre para ser
victoriosos en la vida. Los hombres
fueron hechos para la victoria y el éxito,
sólo aquellos que eligen vivir en la
derrota y el fracaso se conforman a eso.
Porque ese no es el diseño ni el plan de
Dios para el hombre. Recuerda que esto
es un proceso de elección porque el
hombre de valentía sobrenatural elige
vivir conforme su diseño divino.
a) Haz algo para romper con el paradigma
que te identifique con lo negativo de la
herencia, para brindar más luz del reino
de Dios en tu familia y otras
generaciones.
b) Tiene que tomar la decisión diaria de
vivir por algo más allá que la norma
terrenal. El destino del hombre es ganar
en la vida. Su propósito desde la
eternidad ha sido así. Nadie puede
cambiar lo que Dios ha autorizado.
1. Es vivir con una clara perspectiva de
avanzar, madurar y crecer.
II. “Tal como está escrito: POR CAUSA TUYA
SOMOS PUESTOS A MUERTE TODO EL DIA;
SOMOS CONSIDERADOS COMO OVEJAS PARA
EL MATADERO. Pero en todas estas cosas
somos más que vencedores por medio de
aquel que nos amó. Porque estoy convencido
de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni
principados, ni lo presente, ni lo por venir, ni
los poderes, ni lo alto, ni lo profundo, ni
ninguna otra cosa creada nos podrá separar
del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor
nuestro.” (Romanos 8:36-39).
a) Después de la victoria de Gedeón sobre sus
enemigos, los demás le pidieron que
gobernara sobre ellos y esto fue por causa de
la autoridad que ejerció, así como por la
fuerza y valentía que observaron en él.
b) El tomó la postura de una hombría verdadera.
No quiso gobernar sobre ellos porque su
deseo era que ellos mismos formaran sus
corazones conforme al llamado que Dios les
había hecho para sus vidas.
c) A veces es un hombre débil quien tiene que
gobernar sobre otros para probar su
masculinidad. Se requiere de un hombre
seguro en su llamado y en el plan de Dios
para su vida para tomar el reto y decidir
gobernar sobre su propia casa y luego
apoyarles a otros sobre todo cuando hay
tiempos de necesidad.
d) Una hombría verdadera es una hombría
valiente que no busca controlar a la gente
sino la libertad de la gente.
e) Los hombres deben, sin ninguna duda,
clamar por su familia y hacer que aquellos
que están alrededor de ellos puedan estar
alerta en situaciones peligrosas. Como
hombre su llamado en la vida es usar la
autoridad que Dios le había dado para
ejercer dominio por encima de las
mentiras del enemigo y clamar a Dios por
todos los miembros de su familia.
III. “Levántate, da voces en la noche al
comenzar las vigilias; derrama
como agua tu corazón ante la
presencia del Señor; alza hacia El
tus manos por la vida de tus
pequeños, que desfallecen de
hambre en las esquinas de todas las
calles. “ (Lamentaciones 2:19).
a) Un hombre verdadero va a cuidar en oración la
vida de sus hijos y los de toda su familia porque
son personas muy importantes para él. Esto es
un asunto importantísimo para cada hombre
que verdaderamente honra a Dios.
b) En lugar de fabricar un altar de miedo y temor
en su casa para salir de sus presentes
circunstancias, un hombre verdadero decide
arriesgarse para ejercitar su autoridad en
clamor a Dios para llevar a su familia y a los que
le rodean a otros niveles.
c) Hay una manera y un lugar donde formar a
los miembros de su familia, y este es nuestro
lugar de oración, es decir, donde pasamos
mucho tiempo en intimidad con el Señor,
porque de esta manera los formaremos
conforme a nuestro estilo de vida y nuestras
enseñanzas bíblicas.
d) La falta de oración no es el pretexto para no
vivir como uno debe, al contrario es la
preparación del camino para que les muestre
la clase de hombre que es.
e) Al grado que el hombre es un buen hijo
de Dios, a ese nivel va ser un buen padre
para sus hijos. Un hombre debe primero
hablar con Dios acerca de sus hijos, antes
de hablar con sus hijos acerca de Dios.
f) El hombre que honra a Dios y crece en el
área de la oración genuina con Dios es el
hombre que verá buen fruto en las vidas
de los que le rodean.
IV. “En el temor del SEÑOR hay confianza
segura, y a los hijos dará refugio. El
temor del SEÑOR es fuente de vida,
para evadir los lazos de la muerte.”
(Proverbios 14:26-27).
a) Someterse a Dios es respetar y honrar la
voluntad de Dios. Y este es el camino
seguro para el hombre y para sus hijos
espirituales y naturales porque les
fabrica un refugio en la presencia del
Señor. Un hombre verdadero ejercita su
autoridad al tener una fuente de vida en
la presencia de Dios.
b) Esta clase de hombre es el que abre la
puerta
a
muchas
bendiciones,
restauración y sanidades en su propia
vida, pero también en la vida de su
familia y así como, los que andan cerca
con él.
c) El que es valiente en la oración y ejercita
su autoridad delante de Dios es un
hombre que le agrada a Dios, porque es
un hombre de fe. “El sacrificio de los
impíos es abominación al SEÑOR, mas la
oración de los rectos es su deleite.”
(Proverbios 15:8).
Descargar

Diapositiva 1