LA PROBLEMÁTICA DEL PRECIO COMO CRITERIO
DE ADJUDICACIÓN EN LA VALORACIÓN DE LAS
OFERTAS EN EL DERECHO DE LOS CONTRATOS
PÚBLICOS.
AUTORA:
LAURA FAVIÈRES CATALÀ.
Licenciada en Derecho. Máster en Estudios Internacionales y de la Unión Europea.
Área de Carreteras.
Diputación Provincial de Valencia.
NORMATIVA EUROPEA
Directiva 2004/18/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 31 de marzo de 2004,
sobre coordinación de los procedimientos de adjudicación de los contratos públicos de
obras, de suministro y de servicios.
Artículo 53 Criterios de adjudicación del contrato:
1. Sin perjuicio de las disposiciones legales, reglamentarias o administrativas
nacionales relativas a la remuneración de determinados servicios, los criterios en que
se basarán los poderes adjudicadores para adjudicar los contratos públicos serán:
a) bien, cuando el contrato se adjudique a la oferta económicamente más ventajosa
desde el punto de vista del poder adjudicador, distintos criterios vinculados al objeto
del contrato público de que se trate: por ejemplo, la calidad, el precio, el valor técnico,
las características estéticas y funcionales, las características medioambientales, el
coste de funcionamiento, la rentabilidad, el servicio posventa y la asistencia técnica, la
fecha de entrega y el plazo de entrega o de ejecución;
b) o bien solamente el precio más bajo.
PRINCIPIOS FUNDAMENTALES DE DERECHO EUROPEO
• Principio de primacía o prevalencia.
Surgido inicialmente este principio del Derecho comunitario como
construcción jurisprudencial (STJUE Costa y Enel, de 15 de julio de 1964, C6/64), en el afán del Tribunal de Justicia por garantizar la autonomía y unidad
del Derecho comunitario ante los Derechos de los Estados miembros.
• Principio de efecto directo del derecho de la Unión.
El principio de efecto directo (o de aplicabilidad directa) permite a los
particulares invocar directamente una norma europea ante una jurisdicción
nacional o europea. El efecto directo del Derecho europeo fue consagrado
por el Tribunal de Justicia en la Sentencia Van Gend en Loos, de 5 de febrero
de 1963.
PRINCIPIOS EUROPEOS QUE RIGEN LA CONTRATACIÓN
PÚBLICA
El Derecho europeo persigue como objetivo
básico asegurar la igualdad de trato entre los
licitadores, la transparencia, la objetividad y la
no discriminación en la adjudicación de los
contratos, para garantizar el establecimiento del
mercado interior y evitar que la competencia
resulte falseada
Texto Refundido de la Ley de Contratos del Sector
Público (aprobado por el Real Decreto Legislativo
3/2011, de 14 de noviembre.
Artículo 150.1:
“1. Para la valoración de las proposiciones y la determinación de la oferta
económicamente más ventajosa deberá atenderse a criterios directamente
vinculados al objeto del contrato, tales como la calidad, el precio, la fórmula
utilizable para revisar las retribuciones ligadas a la utilización de la obra o a la
prestación del servicio, el plazo de ejecución o entrega de la prestación, el
coste de utilización, las características medioambientales o vinculadas con la
satisfacción de exigencias sociales que respondan a necesidades, definidas en
las especificaciones del contrato, propias de las categorías de población
especialmente desfavorecidas a las que pertenezcan los usuarios o
beneficiarios de las prestaciones a contratar, la rentabilidad, el valor técnico,
las características estéticas o funcionales, la disponibilidad y coste de los
repuestos, el mantenimiento, la asistencia técnica, el servicio postventa u
otros semejantes.
Cuando sólo se utilice un criterio de adjudicación, éste ha de ser,
necesariamente, el del precio más bajo”.
Texto Refundido de la Ley de Contratos del Sector
Público (aprobado por el Real Decreto Legislativo
3/2011, de 14 de noviembre).
El TRFLCSP caben dos posibilidades:
• valorar las ofertas atendiendo a un único criterio de
adjudicación que, necesariamente, habrá de ser “el precio
más bajo”. (art. 150.1.II).
• atenerse para la valoración de la oferta económicamente
más ventajosa a criterios directamente vinculados al objeto
del contrato, tales como la calidad, el precio, la fórmula
utilizable para revisar las retribuciones ligadas a la
utilización de la obra o a la prestación del servicio, el plazo
de ejecución, etc. (art. 150.1.I).
Cómo debe valorarse el precio en las licitaciones
públicas cuando se utilizan varios criterios para
determinar la oferta económicamente más ventajosa.
La reciente Sentencia del Tribunal General de la Unión Europea de 16 de
septiembre de 2013:
La Comisión, a la luz de las mencionadas disposiciones y del principio de
igualdad de trato, puso en entredicho la legalidad de la toma en
consideración, en el marco de la determinación de la oferta más ventajosa
económicamente, del método del precio medio, basándose en que, a su
juicio, en caso de igualdad de todos los demás criterios, su aplicación produce
el efecto de penalizar a las ofertas más bajas en beneficio de otras que se
aproximan al promedio calculado.
El TJUE entendió que este método podía penalizar, en caso de igualdad por lo
que atañe a todos los demás criterios, a las ofertas más bajas en beneficio de
otras ofertas que se aproximaran más al promedio calculado, de modo que su
aplicación sería contraria al principio de igualdad de trato.
Cómo debe valorarse el precio en las licitaciones
públicas cuando se utilizan varios criterios para
determinar la oferta económicamente más ventajosa.
Resultando clara la postura del Tribunal europeo en el sentido
de que la aplicación del método del precio medio infringe la
normativa europea en materia de contratación pública, la
opción que se planteó y que, de hecho, se ha venido
aplicando en nuestro país es la aplicación del método lineal de
evaluación de precios para así evitar el que pueda
seleccionarse, en caso de igualdad en lo que atañe al resto de
criterios, una oferta cuyo precio fuera superior al precio
ofertado por otro licitador. Es claro que la Unión dice no a la
aplicación del precio medio en la medida en que permitía que,
en condiciones de igualdad de las ofertas por lo que respecta
a todos los demás criterios, se adjudicara el contrato a una
oferta más cara que otra.
CRISIS DEL SECTOR
En la situación de crisis económica que vive el sector de la construcción, los ajustes
presupuestarios están conduciendo a un descenso de la actividad en cuanto al número de
ofertas que se licitan por parte de las administraciones públicas y, asimismo, a un descenso
del precio de licitación de las mismas, lo que está propiciando la aparición de prácticas que
pueden estar afectando no sólo a la libertad de mercado y a la libre concurrencia sino
también y a la postre, al interés público. La aplicación del método lineal, sostenido por la
doctrina jurisprudencial europea, si bien asegura que, en caso de igualdad de las ofertas en
el resto de criterios que no sea el precio, la oferta más económica será la que obtenga la
mejor puntuación, no está exento de provocar un efecto distorsionador del mercado, desde
el momento en que va a facilitar, en buena medida, que los eventuales licitadores
“apuesten” por conductas empresariales que tiendan a falsear las condiciones de libre
competencia, dicho más sencillo, la empresas al ver reducidas sus posibilidades de negocio,
suelen optar por bajar los precios en sus ofertas, provocando, en la mayoría de los casos un
desajuste entre el precio por el que finalmente se adjudicará el contrato y la calidad del
mismo o, provocando el tener que recurrir a posteriores modificados que llegan a ser, en
muchas ocasiones, completamente desproporcionados y carentes de sentido en relación al
precio inicialmente propuesto y por el que resultó adjudicado finalmente el contrato, lo que
obviamente, vulnera de manera frontal el principio de libre concurrencia y, por otra parte,
perjudica necesariamente el interés general del que son garantes las administraciones
públicas, ya que la protección de la competencia, no es ya una obligación, sino una función
pública inevitable.
SOLUCIÓN ACTUAL DIPUTACIÓN DE VALENCIA
Por parte de la Diputación de Valencia y como mecanismo de
reacción frente a las conductas empresariales que distorsionan
las condiciones de libre competencia y respetando las directrices
marcadas por la Unión Europea en el sentido expuesto, esto es,
que en ningún caso podrán ser mejor ponderadas aquellas
ofertas que tengan un precio mayor que cualquiera de las
restantes, es decir, la oferta más baja ha de ser siempre la que,
en cuanto al precio, reciba la mayor puntuación, se planteó
como alternativa aplicar un método distinto, el de la curva
asintótica, que no penaliza tanto a las ofertas que se alejan de la
mejor en términos económicos, intentando, de esta manera,
evitar las grandes bajas como medida de protección de la calidad
del contrato y, al final, alcanzar una mejor satisfacción del interés
público.
Método asintótico
Este criterio establece la puntuación atendiendo al mejor precio
.
ofertado
%
0,
20
%
%
0,
40
0,
60
%
%
%
0,
80
1,
00
1,
20
%
1,
40
%
%
1,
60
1,
80
%
%
%
2,
00
2,
20
2,
40
%
%
2,
60
2,
80
3,
00
%
60
59
58
57
56
55
54
53
52
51
50
49
48
47
GRACIAS POR SU ATENCIÓN.