[email protected]
¡Cuán importante es el dar y el compartir con nuestro prójimo y con
sabio que
maestro,
sus discípulos
la siguiente
todosUn
aquellos
de unacontó
u otra aforma
nos rodean!
Cuando
compartimos lo que tenemos, sea material o espiritual,
historia:
nunca“Varios
saldremos
perdiendo,
la encerrados
matemática por
divina es,
hombres
habíanporque
quedado
totalmente,
opuesta
la nuestra.
error en
una aoscura
caverna donde no podían ver
Para experimentar la bendición de la multiplicación es primordial
casi nada. Pasó algún tiempo, y uno de ellos logró
dar de todo lo que tenemos aún a sabiendas que aquello que
encender
una
pequeña
tea. Pero la luz que daba era
poseemos
es muy
poco
y no alcanzara.
tan de
escasa
que aun
así no se podía ver
Demos,
corazón
y experimentaremos
el nada.
milagroAl de la
hombre, ysinseremos
embargo,
se le ocurrió
su luz
multiplicación
así partícipes
de unque
pococon
de las
maravillas
podía
ayudar
a que cada uno de los demás
de Dios
aquí en
la tierra.
Tú y yo
tenemos losu
quepropia
Dios necesita
un poquito
de
prendieran
tea y para
así, multiplicar:
compartiendo
la
aquello
quecon
otros
necesitan.
Un poquito
de amor, de felicidad, de
llama
todos,
la caverna
se iluminó".
comprensión,
de perdón…
y por qué no de lo material.
Uno de de
loscariño,
discípulos
preguntó:
En este día propongámonos a compartir: nuestro pan con el
"¿Qué nos enseña, maestro, este relato?"
hambriento, el agua con el sediento, nuestra ropa con aquellos que no
Sabio
tienenElcon
que contestó:
cubrirse, nuestros abrazos con aquellos que se sienten
enseña
que
luz
sigue
siendo
oscuridad
solos,"Nos
nuestras
manos
connuestra
aquellos
que
no tienen
quién
los levanten al
si no la compartimos
con el prójimo.
Y también
caer, nuestros
lágrimas con aquellos
que sufren…
Porque,nos
como dice
dice que“Más
el compartir
nuestra
luzque
norecibir”.
la desvanece,
el proverbio.:
bienaventurado
es dar
Que en
este
díapor
puedas
experimentar
la crecer."
alegría de aquel que da sin
sino
que
el contrario
la hace
reservas, sin esperar nada a cambio, es decir, la alegría de Dios
mismo. ¡Feliz día!
Descargar

Diapositiva 1