La Formación del Líder
por el Divino Alfarero
El líder cristiano es llamado y escogido por Dios. Todo líder elegido responde a un
genuino llamado. De este modo, obtendrá el respaldo de aquel que le ha llamado.
El hecho concreto es que cuando Dios quiere usar a una persona, como
líder en su obra, El mismo se encarga de ir formando y preparándolos. Es
un proceso de preparación en las manos del divino alfarero.
El ejemplo del alfarero en el libro de Jeremías es muy hermoso. Dios
habló al profeta a través de esta imagen sugestiva. "Levántate, --le dijo-y vete a la casa del alfarero, y allí te haré oír mis palabras" (Jer.18:2). Ya
es conocida la historia. Mediante esta imagen del alfarero, Dios muestra al
profeta Jeremías que el pueblo de Israel era como "barro en sus manos".
Esta figura nos enseña algunas lecciones en cuanto a la formación divina
de los líderes escogidos.
Personalmente, no creo en la producción instantánea de auténtico
liderazgo, sólo con breves enseñanzas sobre el tema. La preparación de
un líder es un proceso lento y cuidadoso. Es como el barro, que toma en
sus manos el alfarero para formar una vasija útil. De este ejemplo
podemos desprender algunos principios aplicables al proceso divino en la
formación de un auténtico liderazgo espiritual.
El barro es tomado de la tierra.
Es el tiempo de preparación de
la tierra. Se aplica al tiempo en
que Dios tiene que separarlo del
mundo y de su sistema
pecaminoso. Este es un principio
que se aplica a todo cristiano.
El barro es mezclado con
agua. Corresponde al tiempo
cuando Dios anima al líder con
las promesas de su palabra. La
Biblia es como el agua. Hay
una limpieza que viene
cuando se entienden las
verdades bíblicas.
El barro es amasado. Es el tiempo en que el
alfarero golpeaba y golpeaba el barro para
lograr una masa homogénea. En sentido
espiritual, es el tiempo cuando Dios tiene que
confrontarnos con las demandas de su Palabra
para que se encarnen en la vida del líder.
Mezclar y mezclar hasta hallar compatibilidad
en nuestro carácter. Es el tiempo cuando Dios
trae pruebas, y estas siempre tienen un fin
rector. Vienen tanto con la Palabra como con
las circunstancias de la vida.
La vasija modelada en la rueda. Es el
tiempo cuando el alfarero toma la
vasija todavía con asperezas, y es
puesta en la rueda para ser pulida.
Corresponde al tiempo cuando Dios
comienza a formar el carácter de
Cristo en la vida del líder. El fruto del
Espíritu Santo se manifiesta en esa
vida (Gál.5:22-24).
Amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,
mansedumbre, templanza
La vasija es puesta en la repisa de la
espera. Es el tiempo cuando es
ignorado,
dejado
de
lado
voluntariamente o involuntariamente
por los demás hasta el tiempo de Dios.
Es el tiempo en que está puesto hasta
quedar "seco". Es decir, hasta que sus
fuerzas humanas, la autosuficiencia y
el orgullo, sean reducidos y aprenda a
depender totalmente de Dios.
Por último, la vasija es puesta en el
horno de fuego. Este era el tiempo en
que el alfarero ponía la pieza de barro en
el horno para ser endurecido por el
fuego. En la vida del líder, significa que
será puesto por Dios, en el "horno" de
las vicisitudes de la vida en que todo
líder de Dios se ha de encontrar. Esto
hará del líder un vaso útil, preparado
para ser usado por Dios.
Como podemos apreciar, el proceso no es tan simple. Toma su
tiempo. Creo que definitivamente, Dios no está preocupado
de nuestros apuros humanos. El se da su tiempo, sin apuros.
Su proceso formador llega a ser, en la mayoría de los casos,
una larga escuela. Por ejemplo, un árbol maderero tiene un
tiempo mínimo de quince años, antes de ser cortado para
utilizar su madera. La inversión es a largo plazo. De un modo
similar, en la Biblia encontramos algunos ejemplos del asunto
de la preparación. Dios tardó cuarenta años en preparar a
Moisés para que él sirviera a su generación con toda la
fidelidad y capacidades de que fue dotado. Se tardó más de
dos mil años la venida de su Hijo (Gál.4:1-4). En este sentido,
debemos saber esperar en el tiempo de Dios, y estar
dispuestos a ser como barro en las manos del divino alfarero,
para ser el líder que él se ha propuesto para servir en esta
generación.
Proceso de Formación del Líder
por el Divino Alfarero (Dios)
1.El barro es tomado de la tierra.
2. El barro es mezclado con agua.
3.El barro es amasado.
4.La vasija modelada en la rueda.
5.La vasija es puesta en la repisa de la espera.
6.la vasija es puesta en el horno de fuego.
Descargar

La Formación del Líder por el Divino Alfarero