LAS FUNCIONES URBANAS
Las funciones que predominan en una ciudad vienen determinadas por las actividades y las profesiones ejercidas
por las personas que viven en dicha ciudad.
Las funciones urbanas justifican la existencia y desarrollo de la ciudad, y aportan los recursos necesarios para su vida.
Las actividades urbanas requieren la concentración de muchas personas, construcciones y máquinas en un espacio
reducido, y dicha concentración crea a su vez otras muchas ocupaciones. Las actividades que se desarrollan en la
ciudad sirven no sólo para satisfacer las propias necesidades de ésta, sino que desde allí se abastece y sirve al área
que la rodea, por lo que ejerce una considerable influencia y, a la vez, atracción sobre el territorio circundante.
TIPOS DE FUNCIONES URBANAS
La geografía tradicional clasifica las ciudades según la función esencial que ejercen y
para la cual, a veces, se creó la ciudad. Sin embargo, hoy tiende a considerarse a las
ciudades como sistemas complejos con múltiples funciones y relaciones entre ellas.
1. La función militar
4. La función cultural
2. La función comercial
5. Función de acogida
3. La función industrial
6. Función administrativa
1. La función militar
La ciudad refugio, la ciudad fortaleza y las
bases militares han perdido su razón de ser
frente a las armas modernas, pero esta
función fue causa de la creación de muchas
ciudades, cuyo plano sólo se explica
conociendo su pasado militar. Así ocurre en
ciudades dispuestas en torno a colinas
fortificadas, como son los casos de
Nüremberg, de Edimburgo o de Toledo.
Algunas de las antiguas ciudades militares
han desaparecido o han conocido una
notoria decadencia; otras, en cambio, al
estar situadas en lugares estratégicos se
han
convertido
en
nudos
de
comunicaciones o en centros de mercado,
lo cual, a su vez, ha podido atraer la
actividad industrial.
Cartagena en el siglo XVIII
Vista de Toledo
2. La función comercial
Las actividades de intercambio de productos y
servicios son características de todas las
ciudades, antiguas y modernas. La importancia
de las ferias y mercados fue indiscutible en el
desarrollo de muchas ciudades medievales.
El comercio a gran escala está íntimamente
vinculado a las facilidades de transporte y
comunicaciones, de ahí que las ciudades
modernas se sitúen cerca de las rutas
terrestres y marítimas, en zonas de contacto
entre regiones naturales importantes o en el
centro del área de influencia a la que
abastecen.
Las funciones comerciales crean a su vez
muchas actividades derivadas, como las de
carga y descarga, almacenamiento y
conservación;
así
como
actividades
relacionadas con seguros, con operaciones
bancarias, etc. Además, la existencia de una
actividad comercial importante atrae la
localización de industrias.
Calle Preciados (Madrid)
Mercamadrid
3 - La función industrial
La actividad industrial no tiene por
qué ser urbana; sin embargo, la
concentración o aglomeración de la
industria tiende a producirse en las
zonas urbanas, ya que atrae y
necesita población y servicios.
La función industrial afecta al paisaje
urbano porque precisa de grandes
espacios, vías de acceso, etc. Las
zonas industriales tienden a situarse
en lugares alejados del centro
comercial y cerca de las estaciones,
del puerto y junto a los ejes de
circulación,
desbordando
con
frecuencia los contornos de la ciudad
y extendiéndose par su área
metropolitana.
4. La función cultural
Una serie de ciudades deben su existencia y progreso a diversos intereses culturales:
a) Ciudades museo, como Venecia o Toledo, atraen gran número de turistas, y ciudades que
organizan festivales, como Salzburgo, y congresos, como Frankfurt, aseguran anualmente un
nutrido número de visitantes.
b) Otras ciudades ejercen una función religiosa y afluyen a ellas los peregrinos a fin de
realizar sus prácticas religiosas, como ocurre en Santiago, Lourdes, Benarés, La Meca o
Fátima. Las peregrinaciones implican la organización de los transportes, de albergues para
peregrinos, de la venta de objetos de piedad, etc. El plano de estas ciudades refleja a
menudo su destino; Benarés está orientada hacia el Ganges, donde los hindúes se bañan en
sus aguas sagradas.
c) En las ciudades universitarias, como Oxford, Upsala, Heidelberg o Salamanca. Los edificios
universitarios, aulas, bibliotecas, laboratorios y colegios representan los conjuntos más
monumentales y a su alrededor proliferan librerías, residencias y alojamientos de
estudiantes. La ciudad sigue el ritmo de la vida universitaria.
5- Función de acogida (turística)
La característica de esta función es la
de ofrecer medios de diversión,
curación o reposo. Marbella o Cannes
son ejemplos de ciudad de reposo y
diversión. Montecarlo (Mónaco)
recibe cada año unos 250.000
visitantes y de su población de 27.000
habitantes, sólo unos 3.000 son
oriundos del Principado.
Todas estas ciudades con sanatorios,
centros hospitalarios, balnearios,
ciudades turísticas de mar o nieve son
de escasa población permanente. En
general, a estas ciudades se les
plantea problemas de inestabilidad en
su desarrollo urbano, puesto que
dependen en gran manera de la moda
y tienen como inconveniente la
brevedad de la duración de la
estación de playa o de esquí.
La Vegas (Nevada, USA)
6. Función política y administrativa
Los poderes públicos asignan la
función política y administrativa a
algunas ciudades que, en general,
están situadas en el centro económico
o en el centro geográfico de un país o
región. La función política y
administrativa típica de una capital es
una de las más adecuadas para el
desarrollo de una gran ciudad, dado
que la creciente complejidad de la
administración multiplica los servicios
necesarios. La importancia de la
capital depende, naturalmente, de la
intensidad de las relaciones existentes
entre la capital y el resto del país, y de
su peso político en relación con otros
Estados.
Descargar

LAS FUNCIONES URBANAS