PAUTAS PARA EDUCAR
1- AUTONOMÍA
Mientras más enseñamos a los niños y jóvenes
a ser autónomos mejor los educamos porque
ellos aprenden por la experiencia y la
convivencia.
Brindemos
espacio para
su desarrollo
integral
Y
confiemos en
ellos
2- PAZ Y
TRANQUILIDAD
Seamos capaces de
sostener un clima de
calma.
Aprendamos ejercicios
de respiración.
Sepamos que el que
pierde la calma es el
que tiene que trabajar
sobre su desarrollo
personal y equilibrio
emocional.
3- Efecto E E E
Esponja
Espejo
Explosivo
EsponjaE
Los niños y jóvenes de hoy son como una
Esponja, absorben todo: el amor, la paz, el
estrés, el malestar.
Por eso hay que cuidar el entorno y la relación
directa.
Espejo
Son Espejo porque
reflejan los propios
problemas y
actitudes de los
adultos
Explosivo
Son Explosivos cuando contribuyen a ‘generar’ una
reacción explosiva en el adulto, denunciando un
desequilibrio de una situación que no comparten. Por
ejemplo, con alguien que no tiene paciencia, el joven
hará cosas, a menudo incoscientemente, que lo hará
‘explotar’, pero que en realidad le hará aprender la
paciencia más rápidamente.
4- El Ejemplo
Los niños y jóvenes aprenden por el
ejemplo.
“Harán lo que
hacemos, aún
si no les
decimos nada.
Y no harán
necesariamente
lo que les
digamos, si no
lo hacemos”
Por ejemplo, si
esperamos respeto,
entonces
tratémoslos con
respeto.
Evitemos tanto
castigos como
recompensas.
Necesitamos una
educación de
conciencia y amor,
no de manipulación
5- Conciencia y responsabilidad
Sepamos decir ‘por favor’ y ‘gracias’.
Trabajemos en ‘co-laboración’, sin exigir ni
mandar siempre.
En vez de obligarles a hacer
las cosas, demos
responsabilidades.
En vez de manejar la
verticalidad, aprendamos la
horizontalidad.
6- La auto - estima
Ofrezcamos palabras de aliento.
Afirmar todo aquello de lo que son capaces,
provee confianza y fortaleza.
Felicitemos los logros,
trabajemos los errores
sin sancionarlos
y
descartemos las
afirmaciones negativas.
7- Respeto
Respeto es un estado equilibrado interno que
permite un trato justo con el otro,
Aceptando que
hay el espacio de
cada uno y un
espacio ocupado
por los dos, sin
que se produzca
agresión
Tratémoslos con firmeza y siempre de
manera cortés.
Con conciencia de que estamos frente a
otro ser humano igual que nosotros.
Nunca
proyectemos en
ellos nuestra
propia
frustración.
8- Tranquilidad y sentido del humor
Ayudan más que las pre – ocupaciones estériles.
Preguntemos, escuchemos, analicemos juntos,
hagamos cosas nuevas y divertidas.
Demos el ejemplo y
cuidemos de nosotros
mismos primero; eso es más
constructivo.
Si estamos bien, nuestros
niños y jóvenes van a
sentirse bien.
9- Humildad y perdón
No entremos en la lucha de poder; nada desgasta
más que ver ‘quién manda aquí’.
Los sermones consumen demasidado tiempo,
hablemos con el ejemplo.
Hagamos las paces con los
demás y con nosotros
mismos.
Aceptemos que
lo que estamos dando es lo
que estamos siendo;
lo que estamos recibiendo es
lo que estamos siendo.
10- No comparar
Ni criticar ni elogiar demasiado,
especialmente frente a otras personas.
No decidimos el futuro
de los demás,
quienes, al igual que
nosotros, en todo
momento están
eligiendo manifestar,
crear y experimentar
algún aspecto de su
ser.
11- Amor y más amor
Por alguna razón estamos compartiendo este
tiempo y estas experiencias.
Cuando todo parezca
desmoronarse,
regresemos al corazón.
Sintonicemos un diálogo
silencioso de Ser a Ser, de
acuerdo a los paradigmas
de amorosidad y respeto.
El cambio es posible y
empieza con cada uno.
12- Proyectar una energía positiva
No hace falta intentar cambiar a los jóvenes.
Lo que necesitan es un entorno de paz y
estabilidad emocional.
Aceptación, apoyo y
amor.
El resto ellos lo saben
más que nosotros.
Proyectemos siempre
una energía pura y
luminosa
En este desafío de ser EDUCADORES, todos
seguimos aprendiendo.
Aceptemos que ellos sean nuestros MAESTROS.
E.E.T. Nº 455
Abril 2010
Descargar

Educar