Cuando me presenté para anunciar a Jesucristo
encarnado en el hombre y en camino hacia el Padre,
en libertad, justicia, paz y amor,
Cuando canté la
esperanza
a los que sufrían el
abandono
y la soledad y
experimentaban
en la carne y la vida la
agresión
a su dignidad de
personas y de
hijos de Dios:
Cuando acogí alguien con hambre de ser
escuchado
porque encontraba puertas cerradas:
Cuando limpié lágrimas, ayudé a sonreír,
cuando desperté la voluntad de vivir y de
caminar:
Cuando levanté mi voz en contra de los poderosos que
explotaban los países del Tercer Mundo, no dejando vivir ni
crecer con las enormes deudas que aumentaban cada día:
Cuando paré junto al pobre
del camino, sucio, ebrio y
le tendí la mano, le sonreí
y le hablé:
Cuando escribí una carta, dando
una palabra de aliento y ánimo
para que vivieran la vida con
ilusión, entonces:
Descargar

Diapositiva 1