Las razas humanas
Fueron un intento histórico de
clasificación de los seres humanos.
Tal clasificación ha variado según la
época, la cultura, el contexto y los
prejuicios; se basaban
mayoritariamente en aspectos físicos
visibles como el color de piel,
características del cabello, forma del
cráneo, etc., por ello la ciencia
encargada de ello fue la antropología
física, que algunos llaman
ahora antropología clásica.
Para evitar estudiar a las personas
solo por sus caracteres físicos, se
desarrolla en el s.XX la antropología
biológica, pero no hay una definitiva
diferencia entre estas disciplinas.
Johann Friedrich Blumenbach
(11 de mayo de 1752 – 22 de enero de
1840) fue un antropólogo, medico y
psicólogo alemán. Fue el creador de la
llamada antropología física, que se
ocupaba del estudio la morfología de los
diversos grupos humanos según el
método de la anatomía comparada.
Blumenbach afirmaba que había un único origen etológico, estando la especie
humana sin embargo conformada por cinco divisiones principales según los
distintos pueblos. Estas divisiones estaban relacionadas según Blumenbach con
determinadas características tanto físicas como psicológicas. Para la realización
de este estudio se basó en el análisis craneométrico de individuos
pertenecientes a poblaciones diversas.
Friedrich Blumenhach se basó en su análisis craneométrico para su clasificación. El
creía en la igualdad de razas y consideraba las variaciones físicas producto de
adaptaciones climáticas, aunque ignoraba el mecanismo de esto. Inicia sus
publicaciones en 1790 y determina cinco razas que se muestran aquí en orden
correlativo con el dibujo adjunto:
Mongólico o amarillo.
Americano o rojo (nativo americano).
Caucásico o blanco.
Malayo o pardo (del Sudeste de Asia).
Etiópico o negro.
Durante siglos, el hombre fue considerado como el resultado de un
Acto de creación divina.
Después de observar la naturaleza, durante muchos años en su vuelta al mundo a
bordo del "Beagle", Darwin tardó veinte años en analizar todos los datos recolectados.
Y llegó a la conclusión que todas las criaturas vivas, incluso el hombre, proceden de
criaturas anteriores por un mecanismo de selección natural.
Según él, las especies vivas sufren variaciones aleatorias, y sólo las que favorecen la
supervivencia, en un medio ambiente particular, se conservan y se transmiten ( Darwin
ignoraba todo sobre la genética ).
Charles Robert Darwin
(12 de febrero de 1809 – 19 de abril de 1882)
fue un naturalista ingles que postuló que todas
las especies de seres vivios han evolucionado
con el tiempo a partir de un antepasado común
mediante un proceso denominado selección
natural. La evolución fue aceptada como un
hecho por la comunidad cientifica y por buena
parte del público en vida de Darwin, mientras
que su teoría de la evolución mediante
selección natural no fue considerada como la
explicación primaria del proceso evolutivo hasta
los años 1930. Actualmente constituye la base
de la síntesis evolutiva moderna.
La evolución humana (u hominización) explica el proceso de evolución
biologica de la especie humana desde sus ancestros hasta el estado actual. El
estudio de dicho proceso requiere un análisis interdisciplinar en el que se aúnen
conocimientos procedentes de ciencias como la genética, la antropología física,
la paleontología, la estratigrafía, la geocronología, laarqueología y la lingüística.
No se sabe con certeza
qué especie originó los
primeros miembros del
género Homo; se han
propuesto a A.
africanus, A. afarensis y
A. garhi, pero no hay un
acuerdo general.
Los primeros homininos de
los que se tiene la seguridad de
que fueron completamente
bípedos son los miembros del
género Australopithecus, de los
que se han conservado
esqueletos muy completos (como
el de la famosa Lucy).
Este tipo de hominino prosperó
en las sabanas arboladas del este
de África entre 4 y 2,5 millones de
años atrás con notable éxito
ecológico, como lo demuestra la
radiación que experimentó, con al
menos cinco especies diferentes
esparcidas desde Etiopía y el
Chad hasta Sudáfrica.
Reconstrucción de
Australopithecus
afarensis
También se ha sugerido
que Kenyanthropus
platyops pudo ser el
antepasado de los
primeros Homo.
Clásicamente se
consideran como
perteneciente al género
Homo los homínidos
capaces de elaborar
herramientas de piedra.
No obstante, esta visión
ha sido puesta en duda
en los últimos años; por
ejemplo, se ha sugerido
que Australopithecus
ghari, hace 2,5 millones
de años fue capaz de
fabricar herramientas.
Reconstrucción de
Homo ergaster.
Reconstrucción de
Homo habilis
El poblamiento de Euroasia
Esta es sin duda la etapa más
confusa y compleja de la
evolución humana. El sucesor
cronológico de los citados Homo
rudolfensis y Homo habilis es
Homo ergaster, cuyos fósiles
más antiguos datan de hace
aproximadamente 1,8 millones
de años, y su volumen craneal
oscila entre 850 y 880 cm³.
Morfológicamente es muy
similar a Homo erectus y en
ocasiones se alude a él como
Homo erectus africano. Se
supone que fue el primero de
nuestros antepasados en
abandonar África; se han
hallado fósiles asimilables a H.
ergaster (o tal vez a Homo
habilis) en Dmanisi (Georgia),
datados en 1,8 millones de años
de antigüedad y que se han
denominado Homo georgicus
que prueban la temprana salida
de África de nuestros
antepasados remotos.
Esta primera migración humana
condujo a la diferenciación de dos
linajes descendientes de Homo
ergaster: Homo erectus en Extremo
Oriente (China, Java) y Homo
antecessor/Homo cepranensis en
Europa (España, Italia). Por su
parte, los miembros de H. ergaster
que permanecieron en África
inventaron un modo nuevo de tallar
la piedra, más elaborado,
denominado Achelense o Modo 2
(hace 1,6 ó 1,7 millones de años).
Se ha especulado que los clanes
poseedores de la nueva tecnología
habrían ocupado los entornos más
favorables desplazando a los
tecnológicamente menos
avanzados, que se vieron
obligados a emigrar.
Descargar

Diapositiva 1