El Museo de la Evolución Humana, también
conocido por sus siglas MEH, está situado en la
ciudad española de Burgos y ha sido diseñado
por el arquitecto Juan Navarro Baldeweg.
Una de las características
arquitectónicas del edificio
es que carece de cimientos
o pilares en su interior. Se
sustenta únicamente sobre
estos soportes en forma de
gigantescas X que están
situados en el exterior, y que
vemos en esta foto tomada en
la primera fase de las obras.
Inaugurando por la reina
el 13 de julio de 2010
El proyecto nace vinculado a la necesidad de
conservar, inventariar y divulgar los restos
arqueológicos procedentes de los yacimientos de
la Sierra de Atapuerca, constituyendo un referente
internacional en relación con el proceso evolutivo del
hombre en sus aspectos ecológicos, biológicos y
culturales en secuencia cronológica.
Uno de puntos más espectaculares del museo:
10 hiperrealistas reproducciones de antepasados del
ser humano. Las diez reproducciones expuestas
corresponden a:
Australopithecus afarensis.
Australopithecus africanus.
Paranthropus boisei.
Homo habilis.
Homo georgicus.
Homo ergaster.
Homo antecessor.
Homo heidelbergensis.
Homo neanderthalensis.
Homo rhodesiensis
Las esculturas, absolutamente rigurosas y de expresión hiperrealista han sido
realizadas por la prestigiosa artista francesa Elisabeth Daynès, una de las
máximas especialistas mundiales en la reconstrucción de homínidos.
Elisabeth Daynès
Homo Heidelbergensis
Reconstrucción del Homo antecessor
Lucy
El Museo burgalés no está dedicado
únicamente al yacimiento de
Atapuerca, sino a toda la historia e
investigación de la evolución humana.
Por eso, entre las figuras de
homínidos reconstruidas por Daynès,
el público podrá ver la de Lucy, uno de
los fósiles más famosos del mundo.
Sus restos fueron encontrados en el
lago africano de Turkana y bautizados
con dicho nombre femenino en honor
a una canción de los Beatles, Lucy in
the sky con diamonds.
Miguelón
Fue encontrado en 1992 en la
Sima de los Huesos de Atapuerca
y bautizado como Miguelón en honor
ciclista Miguel Induráin. Perteneció
a un Homo Heildelbergensis y tiene,
al menos, unos 300 mil años de
antigüedad. Este valiosísimo fósil
podrá verse en el Museo de la
Evolución; un hito histórico para
todos los aficionados a la Prehistoria.
Australopithecus afarensis
La pelvis de Elvis
Este es otro de los fósiles estrella del yacimiento de Atapuerca que podrán
verse en el Museo. Fue encontrado en 1997 y bautizado con ese nombre en
honor al rey del rock. Este resto perteneció a un Homo heidelbergensis.
Homenaje a Ramón y Cajal
Parte del segundo nivel o planta está dedicada al
célebre científico español. En ella el público podrá
encontrar esta reconstrucción gigante hecha con cables
de un cerebro humano. El que haya sido fabricado con
cables no es gratuito, ya que pretende simbolizar el
sistema de redes neuronales que conforma nuestra
mente. El visitante podrá penetrar además en este
enorme cerebro y contemplar un espectacular juego de
luces que le explicará el proceso de la sinapsis, o como
las neuronas se relacionan entre sí.
El rincón de Darwin
La figura del naturalista británico no podía estar
ausente de un Museo dedicado a la evolución
humana. Por eso, en el segundo nivel, los visitantes
podrán asombrarse contemplando una reproducción
bastante exacta de una sección del Beagle, el navío
inglés en el que Darwin realizó el viaje que le sirvió
de inspiración para su revolucionaria
Figuras alrededor del Museo de la Evolución
Vista de la catedral desde el acceso al museo.
Descargar

CHE “