En el Tabor…
"Escuchadlo"
Ante el fracaso de la CRUZ, el Hijo de Dios
nos muestra la VIDA que nace de la muerte
Aquí estamos reunidos en asamblea para ESCUCHAR
la Palabra de Dios y celebrar la Eucaristía.
La Escucha de esa Palabra nos revela los Planes de Dios y
nos señala el camino a seguir para llegar a la vida plena.
Fachada de la iglesia de la
Transfiguración,
inspirada en tres tiendas
“Las lecturas bíblicas
de hoy nos presentan
dos ejemplos
del CAMINO DE LA FE:
la fe de Abrahán
la fe de los Apóstoles.
La 1a Lectura habla de la
fe de Abrahán. (Gn 22,1-2.9.10-13.15-18)
La narración es parte
de las "tradiciones patriarcales",
sin carácter histórico.
Se destina a presentar a
Abrahán como MODELO DE FE:
Él vive en una constante
ESCUCHA de la Palabra de
Dios, acepta las llamadas de
Dios, y responde con obediencia
total, incluso ofreciendo su hijo
Isaac.
Abrahán enseña a confiar
en Dios, aun cuando todo parece
que cae a nuestro alrededor,
y cuando los caminos del
Señor se revelan extraños e
incomprensibles.
Su obediencia se convierte en una
fuente de vida para su familia
y para todos los pueblos...
El sacrificio de Isaac es figura del
sacrificio de Jesús.
Isaac fue sustituido por un cordero,
Cristo es el verdadero Cordero
sacrificado para la salvación del
mundo.
En la 2a Lectura, Pablo retoma
la figura de Isaac, subiendo al
monte Moria, con la leña del
sacrificio a cuestas, como imagen
de Cristo que también sube al
monte Calvario, cargando a
cuestas el madero de la Cruz.
(Rm 8,31-34)
Es un himno, en que Pablo canta entusiasmado el Amor de Dios. El
fundamento de nuestra fe es el amor fiel e incondicional a Dios.
El Evangelio habla de la fe de los Apóstoles: (Mc 9,2-10)
En el camino a Jerusalén, el 1er anuncio de la Pasión y Muerte
de Jesús sacudió profundamente la fe de los apóstoles.
Se desmoronaron sus planes de gloria y de poder.
Para fortalecer esa fe aún tan frágil… Cristo tomó a tres de ellos...
Subió al Monte Tabor y “SE TRANSFIGURÓ…"
- Propuesta de Pedro: “¡Qué bien se está aquí! Hagamos tres chozas..."
- Propuesta de Dios: "Este es mi Hijos amado, ESCUCHADLO!“.
La transfiguración de Jesús es una Catequesis que revela
a los discípulos y a nosotros Quién es Jesús:
el HIJO AMADO de Dios:
Un nuevo MOISÉS que da a su pueblo una NUEVA LEY
y a través de quien Dios propone a los hombres
una NUEVA ALIANZA.
Las figuras de Elías y Moisés resaltan que la Ley
y las Profecías se realizan plenamente en Jesús.
El mundo se transforma cuando acogemos la voz del Padre...
En el camino hacia la Pascua,
estamos también invitados
a subir con Jesús a la montaña
y, en la compañía de los tres
discípulos, vivir la alegría de la
comunión con Él.
Las dificultades del camino no
pueden desanimarnos.
En medio de los conflictos,
el Padre nos muestra ya
señales de la resurrección
y de lo alto de aquel monte
continúa a gritándonos:
"Este es mi Hijo amado,
ESCUCHADLO".
- No nos desanimemos,
los Planes de Dios
no conducen al fracaso,
sino a la Resurrección, a la vida
definitiva, a la felicidad sin fin.
+ ¿Tienes tú fe? ¿Qué es tener fe?
¿Es solo una adhesión de la inteligencia a algunas verdades,
que recitábamos en la catequesis? Es mucho más...
LA FE ES:
- Es la Adhesión de nuestra vida a Dios...
Es acoger a Dios que quiere hacer su historia junto con nosotros...
Es hacer la voluntad de Dios... (tanto en el Tabor, como en el Calvario)
- Es un Don gratuito de Dios
LA FE EXIGE:
- Una Respuesta de la persona
a una Palabra,
a una Promesa...
- Un Servicio pronto y
generoso en la Obra de Dios...
-Una Ruptura: Dejar la tierra de
los ídolos que nos atan
y abrazar lo desconocido…
(experiencia de Abrahán)
- Escuchar atentamente
todo lo que Jesús dice,
siguiendo sus pasos
con confianza total,
aun en los momentos difíciles e
incomprensibles…
Reconocer a ese Cristo
desfigurado, presente
en la persona de los hermanos...
extender la mano para servirlos.
Es fácil reconocer a Cristo
transfigurado en el Tabor…
Pero es difícil reconocerlo
desfigurado en el Monte Calvario...
Acción: No podemos quedar
en el Monte... de brazos cruzados...
Descender de la montaña
fue para los discípulos
mucho más difícil que subirla.
Pedro desea establecerse
en lo alto de la montaña y
allí vivir la vida cristiana como si
fuese un eterno retiro, lejos
del barullo de las personas,
de las ciudades... Un lugar ideal
para vivir en contemplación.
Cuando oímos nuestra
propia voz,
dejamos de oír
la voz de Dios.
El seguidor de Cristo
debe "descender del
monte" para enfrentarse al
mundo y los problemas
de los hombres y ser
Testigo ante los hombres
del don de la vida.
Todos estamos invitados
a ser Misioneros
de la Transfiguración…
P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS
01.03-2015
MI DOMINGO
Con la Palabra de Dios
Meditada por:
P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS
Ilustración:
Nelso Geraldo Ferronatto
Traducción:
P. José Luis Uranga CMF
Música: Então da nuvem luminosa
Hinário CNBB
Festas litúrgicas IV - Paulus
http://www.buscandonovasaguas.com
Descargar

Diapositiva 1