NOVENA A LA
INMACULADA
CONCEPCIÓN
DE MARÍA
Octavo día
En el nombre del
Padre, y del Hijo y
del Espíritu Santo.
Amén
Virgen Purísima, Tú que fuiste concebida Inmaculada y jamás conociste
pecado, alcánzame la gracia de no manchar mi alma con el pecado, y si
tuviera la desgracia de pecar, de purificarme cuanto antes en el
Sacramento de la Penitencia.
Invocación: Toda hermosa eres, María, y no hay en ti mancha de pecado
original. Bendita eres Tú, Virgen Inmaculada, sobre todas las mujeres
de la tierra. María, sin pecado concebida, ruega por nosotros que
recurrimos a Ti. Madre de Dios, intercede por nosotros.
Reflexiono: A Dios agrada
mucho la humildad ¿Me
arrepiento de mis faltas
de soberbia, vanidad,
orgullo, y pido
humildemente perdón de
ellas en la confesión?
¿Pido a la Virgen que me
alcance esa virtud que Ella
tanto apreció?
Invocación: Invocamos a la Sagrada Familia de Nazaret: Por vuestra
obediencia rendida a la Voluntad del Padre, Jesús, María y José, que
esté siempre con los Tres. Por vuestro ejemplo de trabajo bien hecho,
en Nazaret, Jesús, María y José, que esté siempre con los Tres. Por
vuestra vida de familia, piadosa, sencilla y santa, Jesús, María y José,
que esté siempre con los Tres. Por vuestros dolores y gozos, ofrecidos
por la redención del mundo, Jesús, María y José, que esté siempre con
los Tres.
Oración final:
Salve del mar estrella,
de Dios Madre sagrada,
y siempre Virgen pura,
Puerta del Cielo santa.
Rindamos a Dios Padre,
y a Cristo su alabanza,
y al Espíritu Santo, una
a los Tres sea dada.
Gloria al Padre y al Hijo
y al Espíritu Santo.
Como era en el
principio, ahora y
siempre, por los siglos
de los siglos. Amén.
Descargar

Diapositiva 1