Si desea una copia de la presentación en
PowerPoint visite:
www.escuelasabatica2000.org
Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de
aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en
su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo.
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen,
conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar,
en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en
todo animal que se arrastra sobre la tierra.
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen,
conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar,
en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en
todo animal que se arrastra sobre la tierra.
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen,
conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar,
en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en
todo animal que se arrastra sobre la tierra.
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
Entonces Dios dijo: Hagamos
a los seres humanos a nuestra
imagen, para que sean como
nosotros. Ellos reinarán sobre
los peces del mar, las aves del
cielo, los animales
domésticos, todos los
animales salvajes de la tierra
y los animales pequeños que
corren por el suelo (NTV)
Entonces dijo Dios:
¡Hagamos al hombre a
nuestra imagen y
semejanza! ¡Que domine
en toda la tierra sobre los
peces del mar, sobre las
aves de los cielos y las
bestias, y sobre todo animal
que repta sobre la tierra!
(RVC).
El hombre debía gobernar la tierra
Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen,
conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar,
en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en
todo animal que se arrastra sobre la tierra.
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
Entonces Dios dijo: Hagamos
a los seres humanos a nuestra
imagen, para que sean como
nosotros. Ellos reinarán sobre
los peces del mar, las aves del
cielo, los animales
domésticos, todos los
animales salvajes de la tierra
y los animales pequeños que
corren por el suelo (NTV)
Y le dijo el diablo: A ti te
daré toda esta potestad,
y la gloria de ellos;
porque a mí me ha sido
entregada, y a quien
quiero la doy.
El hombre debía gobernar la tierra
Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen,
conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar,
en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en
todo animal que se arrastra sobre la tierra.
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
Entonces Dios dijo: Hagamos
a los seres humanos a nuestra
imagen, para que sean como
nosotros. Ellos reinarán sobre
los peces del mar, las aves del
cielo, los animales
domésticos, todos los
animales salvajes de la tierra
y los animales pequeños que
corren por el suelo (NTV)
Y le dijo el diablo: A ti te
daré toda esta potestad,
y la gloria de ellos;
porque a mí me ha sido
entregada, y a quien
quiero la doy.
El hombre debía gobernar la tierra
Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen,
conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar,
en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en
todo animal que se arrastra sobre la tierra.
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
Entonces Dios dijo: Hagamos
a los seres humanos a nuestra
imagen, para que sean como
nosotros. Ellos reinarán sobre
los peces del mar, las aves del
cielo, los animales
domésticos, todos los
animales salvajes de la tierra
y los animales pequeños que
corren por el suelo (NTV)
Y le dijo el diablo: A ti te
daré toda esta potestad,
y la gloria de ellos;
porque a mí me ha sido
entregada, y a quien
quiero la doy.
El hombre debía gobernar la tierra
Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen,
conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar,
en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en
todo animal que se arrastra sobre la tierra.
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
Entonces Dios dijo: Hagamos
a los seres humanos a nuestra
imagen, para que sean como
nosotros. Ellos reinarán sobre
los peces del mar, las aves del
cielo, los animales
domésticos, todos los
animales salvajes de la tierra
y los animales pequeños que
corren por el suelo (NTV)
Y le dijo el diablo: A ti te
daré toda esta potestad,
y la gloria de ellos;
porque a mí me ha sido
entregada, y a quien
quiero la doy.
El hombre debía gobernar la tierra
Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen,
conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar,
en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en
todo animal que se arrastra sobre la tierra.
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
No hablaré ya mucho con
vosotros; porque viene el
príncipe de este mundo, y
él nada tiene en mí.
Y le dijo el diablo: A ti te
daré toda esta potestad,
y la gloria de ellos;
porque a mí me ha sido
entregada, y a quien
quiero la doy.
El hombre debía gobernar la tierra
Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen,
conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar,
en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en
todo animal que se arrastra sobre la tierra.
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
No hablaré ya mucho con
vosotros; porque viene el
príncipe de este mundo, y
él nada tiene en mí.
Y le dijo el diablo: A ti te
daré toda esta potestad,
y la gloria de ellos;
porque a mí me ha sido
entregada, y a quien
quiero la doy.
El hombre debía gobernar la tierra
Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen,
conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar,
en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en
todo animal que se arrastra sobre la tierra.
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
En los cuales anduvisteis
en otro tiempo, siguiendo
la corriente de este
mundo, conforme al
príncipe de la potestad del
aire, el espíritu que ahora
opera en los hijos de
desobediencia
Y le dijo el diablo: A ti te
daré toda esta potestad,
y la gloria de ellos;
porque a mí me ha sido
entregada, y a quien
quiero la doy.
El hombre debía gobernar la tierra
Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen,
conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar,
en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en
todo animal que se arrastra sobre la tierra.
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
En los cuales anduvisteis
en otro tiempo, siguiendo
la corriente de este
mundo, conforme al
príncipe de la potestad del
aire, el espíritu que ahora
opera en los hijos de
desobediencia
Y le dijo el diablo: A ti te
daré toda esta potestad,
y la gloria de ellos;
porque a mí me ha sido
entregada, y a quien
quiero la doy.
El hombre debía gobernar la tierra
Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen,
conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar,
en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en
todo animal que se arrastra sobre la tierra.
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
En los cuales anduvisteis
en otro tiempo, siguiendo
la corriente de este
mundo, conforme al
príncipe de la potestad del
aire, el espíritu que ahora
opera en los hijos de
desobediencia
Y le dijo el diablo: A ti te
daré toda esta potestad,
y la gloria de ellos;
porque a mí me ha sido
entregada, y a quien
quiero la doy.
El hombre debía gobernar la tierra
Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen,
conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar,
en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en
todo animal que se arrastra sobre la tierra.
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
En los cuales anduvisteis
en otro tiempo, siguiendo
la corriente de este
mundo, conforme al
príncipe de la potestad del
aire, el espíritu que ahora
opera en los hijos de
desobediencia
Y le dijo el diablo: A ti te
daré toda esta potestad,
y la gloria de ellos;
porque a mí me ha sido
entregada, y a quien
quiero la doy.
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen,
conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar,
en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en
todo animal que se arrastra sobre la tierra.
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
En los cuales anduvisteis
en otro tiempo, siguiendo
la corriente de este
mundo, conforme al
príncipe de la potestad del
aire, el espíritu que ahora
opera en los hijos de
desobediencia
Y le dijo el diablo: A ti te
daré toda esta potestad,
y la gloria de ellos;
porque a mí me ha sido
entregada, y a quien
quiero la doy.
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se
había perdido.
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
En los cuales anduvisteis
en otro tiempo, siguiendo
la corriente de este
mundo, conforme al
príncipe de la potestad del
aire, el espíritu que ahora
opera en los hijos de
desobediencia
Y le dijo el diablo: A ti te
daré toda esta potestad,
y la gloria de ellos;
porque a mí me ha sido
entregada, y a quien
quiero la doy.
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se
había perdido.
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
En los cuales anduvisteis
en otro tiempo, siguiendo
la corriente de este
mundo, conforme al
príncipe de la potestad del
aire, el espíritu que ahora
opera en los hijos de
desobediencia
Y le dijo el diablo: A ti te
daré toda esta potestad,
y la gloria de ellos;
porque a mí me ha sido
entregada, y a quien
quiero la doy.
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se
había perdido.
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
En los cuales anduvisteis
en otro tiempo, siguiendo
la corriente de este
mundo, conforme al
príncipe de la potestad del
aire, el espíritu que ahora
opera en los hijos de
desobediencia
Y le dijo el diablo: A ti te
daré toda esta potestad,
y la gloria de ellos;
porque a mí me ha sido
entregada, y a quien
quiero la doy.
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se
había perdido.
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
Ahora es el juicio de este
mundo; ahora el príncipe
de este mundo será
echado fuera. Y yo, si
fuere levantado de la
tierra, a todos atraeré a mí
mismo. Y decía esto dando
a entender de qué muerte
iba a morir.
Y le dijo el diablo: A ti te
daré toda esta potestad,
y la gloria de ellos;
porque a mí me ha sido
entregada, y a quien
quiero la doy.
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se
había perdido.
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
Ahora es el juicio de este
mundo; ahora el príncipe
de este mundo será
echado fuera. Y yo, si
fuere levantado de la
tierra, a todos atraeré a mí
mismo. Y decía esto dando
a entender de qué muerte
iba a morir.
Y le dijo el diablo: A ti te
daré toda esta potestad,
y la gloria de ellos;
porque a mí me ha sido
entregada, y a quien
quiero la doy.
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se
había perdido.
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
Ahora es el juicio de este
mundo; ahora el príncipe
de este mundo será
echado fuera. Y yo, si
fuere levantado de la
tierra, a todos atraeré a mí
mismo. Y decía esto dando
a entender de qué muerte
iba a morir.
Y le dijo el diablo: A ti te
daré toda esta potestad,
y la gloria de ellos;
porque a mí me ha sido
entregada, y a quien
quiero la doy.
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se
había perdido.
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
Ahora es el juicio de este
mundo; ahora el príncipe
de este mundo será
echado fuera. Y yo, si
fuere levantado de la
tierra, a todos atraeré a mí
mismo. Y decía esto dando
a entender de qué muerte
iba a morir.
Y le dijo el diablo: A ti te
daré toda esta potestad,
y la gloria de ellos;
porque a mí me ha sido
entregada, y a quien
quiero la doy.
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se
había perdido.
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
Ahora es el juicio de este
mundo; ahora el príncipe
de este mundo será
echado fuera. Y yo, si
fuere levantado de la
tierra, a todos atraeré a mí
mismo. Y decía esto dando
a entender de qué muerte
iba a morir.
Y le dijo el diablo: A ti te
daré toda esta potestad,
y la gloria de ellos;
porque a mí me ha sido
entregada, y a quien
quiero la doy.
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
El cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado
al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su
sangre, el perdón de pecados
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
Ahora es el juicio de este
mundo; ahora el príncipe
de este mundo será
echado fuera. Y yo, si
fuere levantado de la
tierra, a todos atraeré a mí
mismo. Y decía esto dando
a entender de qué muerte
iba a morir.
Y le dijo el diablo: A ti te
daré toda esta potestad,
y la gloria de ellos;
porque a mí me ha sido
entregada, y a quien
quiero la doy.
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
El cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado
al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su
sangre, el perdón de pecados
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
Ahora es el juicio de este
mundo; ahora el príncipe
de este mundo será
echado fuera. Y yo, si
fuere levantado de la
tierra, a todos atraeré a mí
mismo. Y decía esto dando
a entender de qué muerte
iba a morir.
Y le dijo el diablo: A ti te
daré toda esta potestad,
y la gloria de ellos;
porque a mí me ha sido
entregada, y a quien
quiero la doy.
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
El cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado
al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su
sangre, el perdón de pecados
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
Ahora es el juicio de este
mundo; ahora el príncipe
de este mundo será
echado fuera. Y yo, si
fuere levantado de la
tierra, a todos atraeré a mí
mismo. Y decía esto dando
a entender de qué muerte
iba a morir.
Y le dijo el diablo: A ti te
daré toda esta potestad,
y la gloria de ellos;
porque a mí me ha sido
entregada, y a quien
quiero la doy.
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
El cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado
al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su
sangre, el perdón de pecados
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
Ahora es el juicio de este
mundo; ahora el príncipe
de este mundo será
echado fuera. Y yo, si
fuere levantado de la
tierra, a todos atraeré a mí
mismo. Y decía esto dando
a entender de qué muerte
iba a morir.
Y le dijo el diablo: A ti te
daré toda esta potestad,
y la gloria de ellos;
porque a mí me ha sido
entregada, y a quien
quiero la doy.
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
El cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado
al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su
sangre, el perdón de pecados
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
A los cielos y a la tierra
llamo por testigos hoy
contra vosotros, que os he
puesto delante la vida y la
muerte, la bendición y la
maldición; escoge, pues, la
vida, para que vivas tú y tu
descendencia
Y le dijo el diablo: A ti te
daré toda esta potestad,
y la gloria de ellos;
porque a mí me ha sido
entregada, y a quien
quiero la doy.
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
El cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado
al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su
sangre, el perdón de pecados
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
A los cielos y a la tierra
llamo por testigos hoy
contra vosotros, que os he
puesto delante la vida y la
muerte, la bendición y la
maldición; escoge, pues, la
vida, para que vivas tú y tu
descendencia
Y le dijo el diablo: A ti te
daré toda esta potestad,
y la gloria de ellos;
porque a mí me ha sido
entregada, y a quien
quiero la doy.
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
El cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado
al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su
sangre, el perdón de pecados
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
A los cielos y a la tierra
llamo por testigos hoy
contra vosotros, que os he
puesto delante la vida y la
muerte, la bendición y la
maldición; escoge, pues, la
vida, para que vivas tú y tu
descendencia
Y le dijo el diablo: A ti te
daré toda esta potestad,
y la gloria de ellos;
porque a mí me ha sido
entregada, y a quien
quiero la doy.
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
El cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado
al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su
sangre, el perdón de pecados
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
A los cielos y a la tierra
llamo por testigos hoy
contra vosotros, que os he
puesto delante la vida y la
muerte, la bendición y la
maldición; escoge, pues, la
vida, para que vivas tú y tu
descendencia
Y le dijo el diablo: A ti te
daré toda esta potestad,
y la gloria de ellos;
porque a mí me ha sido
entregada, y a quien
quiero la doy.
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
El cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado
al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su
sangre, el perdón de pecados
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos
los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te
daré, si postrado me adorares.
A los cielos y a la tierra
llamo por testigos hoy
contra vosotros, que os he
puesto delante la vida y la
muerte, la bendición y la
maldición; escoge, pues, la
vida, para que vivas tú y tu
descendencia
Y le dijo el diablo: A ti te
daré toda esta potestad,
y la gloria de ellos;
porque a mí me ha sido
entregada, y a quien
quiero
la doy.
Jesús nos invita
a entrar
en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
El cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado
al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su
sangre, el perdón de pecados
Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por
medio de nuestro Señor Jesucristo; por quien también tenemos
entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos
gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.
A los cielos y a la tierra
llamo por testigos hoy
contra vosotros, que os he
puesto delante la vida y la
muerte, la bendición y la
maldición; escoge, pues, la
vida, para que vivas tú y tu
descendencia
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
El cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado
al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su
sangre, el perdón de pecados
Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por
medio de nuestro Señor Jesucristo; por quien también tenemos
entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos
gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.
A los cielos y a la tierra
llamo por testigos hoy
contra vosotros, que os he
puesto delante la vida y la
muerte, la bendición y la
maldición; escoge, pues, la
vida, para que vivas tú y tu
descendencia
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
El cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado
al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su
sangre, el perdón de pecados
Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por
medio de nuestro Señor Jesucristo; por quien también tenemos
entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos
gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.
A los cielos y a la tierra
llamo por testigos hoy
contra vosotros, que os he
puesto delante la vida y la
muerte, la bendición y la
maldición; escoge, pues, la
vida, para que vivas tú y tu
descendencia
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
El cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado
al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su
sangre, el perdón de pecados
Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por
medio de nuestro Señor Jesucristo; por quien también tenemos
entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos
gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.
A los cielos y a la tierra
llamo por testigos hoy
contra vosotros, que os he
puesto delante la vida y la
muerte, la bendición y la
maldición; escoge, pues, la
vida, para que vivas tú y tu
descendencia
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
El cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado
al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su
sangre, el perdón de pecados
Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por
medio de nuestro Señor Jesucristo; por quien también tenemos
entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos
gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.
A los cielos y a la tierra
llamo por testigos hoy
contra vosotros, que os he
puesto delante la vida y la
muerte, la bendición y la
maldición; escoge, pues, la
vida, para que vivas tú y tu
descendencia
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también
esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo
Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por
medio de nuestro Señor Jesucristo; por quien también tenemos
entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos
gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.
A los cielos y a la tierra
llamo por testigos hoy
contra vosotros, que os he
puesto delante la vida y la
muerte, la bendición y la
maldición; escoge, pues, la
vida, para que vivas tú y tu
descendencia
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también
esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo
Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo
prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y
confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.
A los cielos y a la tierra
llamo por testigos hoy
contra vosotros, que os he
puesto delante la vida y la
muerte, la bendición y la
maldición; escoge, pues, la
vida, para que vivas tú y tu
descendencia
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también
esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo
Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo
prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y
confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.
A los cielos y a la tierra
llamo por testigos hoy
contra vosotros, que os he
puesto delante la vida y la
muerte, la bendición y la
maldición; escoge, pues, la
vida, para que vivas tú y tu
descendencia
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también
esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo
Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo
prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y
confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.
A los cielos y a la tierra
llamo por testigos hoy
contra vosotros, que os he
puesto delante la vida y la
muerte, la bendición y la
maldición; escoge, pues, la
vida, para que vivas tú y tu
descendencia
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también
esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo
Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo
prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y
confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.
A los cielos y a la tierra
llamo por testigos hoy
contra vosotros, que os he
puesto delante la vida y la
muerte, la bendición y la
maldición; escoge, pues, la
vida, para que vivas tú y tu
descendencia
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también
esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo
Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo
prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y
confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.
Como hijos obedientes, no
os conforméis a los deseos
que antes teníais estando
en vuestra ignorancia; sino,
como aquel que os llamó
es santo, sed también
vosotros santos en toda
vuestra manera de vivir.
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también
esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo
Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo
prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y
confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.
Como hijos obedientes, no
os conforméis a los deseos
que antes teníais estando
en vuestra ignorancia; sino,
como aquel que os llamó
es santo, sed también
vosotros santos en toda
vuestra manera de vivir.
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también
esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo
Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo
prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y
confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.
Como hijos obedientes, no
os conforméis a los deseos
que antes teníais estando
en vuestra ignorancia; sino,
como aquel que os llamó
es santo, sed también
vosotros santos en toda
vuestra manera de vivir.
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también
esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo
Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo
prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y
confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.
Como hijos obedientes, no
os conforméis a los deseos
que antes teníais estando
en vuestra ignorancia; sino,
como aquel que os llamó
es santo, sed también
vosotros santos en toda
vuestra manera de vivir.
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también
esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo
Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo
prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y
confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.
Como hijos obedientes, no
os conforméis a los deseos
que antes teníais estando
en vuestra ignorancia; sino,
como aquel que os llamó
es santo, sed también
vosotros santos en toda
vuestra manera de vivir.
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo. Y si
invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga
según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de
vuestra peregrinación
Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo
prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y
confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.
Como hijos obedientes, no
os conforméis a los deseos
que antes teníais estando
en vuestra ignorancia; sino,
como aquel que os llamó
es santo, sed también
vosotros santos en toda
vuestra manera de vivir.
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo. Y si
invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga
según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de
vuestra peregrinación
Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo
prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y
confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.
Como hijos obedientes, no
os conforméis a los deseos
que antes teníais estando
en vuestra ignorancia; sino,
como aquel que os llamó
es santo, sed también
vosotros santos en toda
vuestra manera de vivir.
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo. Y si
invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga
según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de
vuestra peregrinación
Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo
prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y
confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.
Como hijos obedientes, no
os conforméis a los deseos
que antes teníais estando
en vuestra ignorancia; sino,
como aquel que os llamó
es santo, sed también
vosotros santos en toda
vuestra manera de vivir.
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo. Y si
invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga
según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de
vuestra peregrinación
Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo
prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y
confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.
Como hijos obedientes, no
os conforméis a los deseos
que antes teníais estando
en vuestra ignorancia; sino,
como aquel que os llamó
es santo, sed también
vosotros santos en toda
vuestra manera de vivir.
Debemos vivir como hijos obedientes
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo. Y si
invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga
según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de
vuestra peregrinación
Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo
prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y
confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.
Y en los días de estos
reyes el Dios del cielo
levantará un reino que no
será jamás destruido, ni
será el reino dejado a otro
pueblo; desmenuzará y
consumirá a todos estos
reinos, pero él
permanecerá para siempre
Debemos vivir como hijos obedientes
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo. Y si
invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga
según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de
vuestra peregrinación
Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo
prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y
confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.
Y en los días de estos
reyes el Dios del cielo
levantará un reino que no
será jamás destruido, ni
será el reino dejado a otro
pueblo; desmenuzará y
consumirá a todos estos
reinos, pero él
permanecerá para siempre
Debemos vivir como hijos obedientes
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo. Y si
invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga
según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de
vuestra peregrinación
Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo
prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y
confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.
Y en los días de estos
reyes el Dios del cielo
levantará un reino que no
será jamás destruido, ni
será el reino dejado a otro
pueblo; desmenuzará y
consumirá a todos estos
reinos, pero él
permanecerá para siempre
Debemos vivir como hijos obedientes
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo. Y si
invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga
según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de
vuestra peregrinación
Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo
prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y
confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.
Y en los días de estos
reyes el Dios del cielo
levantará un reino que no
será jamás destruido, ni
será el reino dejado a otro
pueblo; desmenuzará y
consumirá a todos estos
reinos, pero él
permanecerá para siempre
Debemos vivir como hijos obedientes
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo. Y si
invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga
según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de
vuestra peregrinación
Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo
prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y
confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.
Y en los días de estos
reyes el Dios del cielo
levantará un reino que no
será jamás destruido, ni
será el reino dejado a otro
pueblo; desmenuzará y
consumirá a todos estos
reinos, pero él
permanecerá para siempre
Debemos vivir como hijos obedientes
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de
todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo
reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y
obedecerán.
Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo
prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y
confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.
Y en los días de estos
reyes el Dios del cielo
levantará un reino que no
será jamás destruido, ni
será el reino dejado a otro
pueblo; desmenuzará y
consumirá a todos estos
reinos, pero él
permanecerá para siempre
Debemos vivir como hijos obedientes
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de
todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo
reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y
obedecerán.
Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo
prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y
confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.
Y en los días de estos
reyes el Dios del cielo
levantará un reino que no
será jamás destruido, ni
será el reino dejado a otro
pueblo; desmenuzará y
consumirá a todos estos
reinos, pero él
permanecerá para siempre
Debemos vivir como hijos obedientes
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de
todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo
reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y
obedecerán.
Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo
prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y
confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.
Y en los días de estos
reyes el Dios del cielo
levantará un reino que no
será jamás destruido, ni
será el reino dejado a otro
pueblo; desmenuzará y
consumirá a todos estos
reinos, pero él
permanecerá para siempre
Dios restaurara el reino eterno
Debemos vivir como hijos obedientes
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de
todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo
reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y
obedecerán.
Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo
prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y
confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.
Y en los días de estos
reyes el Dios del cielo
levantará un reino que no
será jamás destruido, ni
será el reino dejado a otro
pueblo; desmenuzará y
consumirá a todos estos
reinos, pero él
permanecerá para siempre
Dios restaurara el reino eterno
Debemos vivir como hijos obedientes
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de
todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo
reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y
obedecerán.
Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el
pecado es infracción de la ley.
Y en los días de estos
reyes el Dios del cielo
levantará un reino que no
será jamás destruido, ni
será el reino dejado a otro
pueblo; desmenuzará y
consumirá a todos estos
reinos, pero él
permanecerá para siempre
Dios restaurara el reino eterno
Debemos vivir como hijos obedientes
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de
todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo
reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y
obedecerán.
Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el
pecado es infracción de la ley.
Y en los días de estos
reyes el Dios del cielo
levantará un reino que no
será jamás destruido, ni
será el reino dejado a otro
pueblo; desmenuzará y
consumirá a todos estos
reinos, pero él
permanecerá para siempre
Dios restaurara el reino eterno
Debemos vivir como hijos obedientes
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de
todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo
reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y
obedecerán.
Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el
pecado es infracción de la ley.
Y en los días de estos
reyes el Dios del cielo
levantará un reino que no
será jamás destruido, ni
será el reino dejado a otro
pueblo; desmenuzará y
consumirá a todos estos
reinos, pero él
permanecerá para siempre
Dios restaurara el reino eterno
Debemos vivir como hijos obedientes
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de
todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo
reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y
obedecerán.
Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el
pecado es infracción de la ley.
Y en los días de estos
reyes el Dios del cielo
levantará un reino que no
será jamás destruido, ni
será el reino dejado a otro
pueblo; desmenuzará y
consumirá a todos estos
reinos, pero él
permanecerá para siempre
Dios restaurara el reino eterno
Debemos vivir como hijos obedientes
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de
todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo
reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y
obedecerán.
Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el
pecado es infracción de la ley.
Y el postrer enemigo que
será destruido es la muerte.
Dios restaurara el reino eterno
Debemos vivir como hijos obedientes
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de
todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo
reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y
obedecerán.
Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el
pecado es infracción de la ley.
Y el postrer enemigo que
será destruido es la muerte.
Dios restaurara el reino eterno
Debemos vivir como hijos obedientes
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de
todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo
reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y
obedecerán.
Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el
pecado es infracción de la ley.
Y el postrer enemigo que
será destruido es la muerte.
Enjugará Dios toda lágrima
de los ojos de ellos; y ya no
habrá muerte, ni habrá más
llanto, ni clamor, ni dolor;
porque las primeras cosas
pasaron.
Dios restaurara el reino eterno
Debemos vivir como hijos obedientes
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de
todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo
reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y
obedecerán.
Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el
pecado es infracción de la ley.
Y el postrer enemigo que
será destruido es la muerte.
Enjugará Dios toda lágrima
de los ojos de ellos; y ya no
habrá muerte, ni habrá más
llanto, ni clamor, ni dolor;
porque las primeras cosas
pasaron.
Dios restaurara el reino eterno
Debemos vivir como hijos obedientes
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de
todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo
reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y
obedecerán.
Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el
pecado es infracción de la ley.
Y el postrer enemigo que
será destruido es la muerte.
Enjugará Dios toda lágrima
de los ojos de ellos; y ya no
habrá muerte, ni habrá más
llanto, ni clamor, ni dolor;
porque las primeras cosas
pasaron.
Dios restaurara el reino eterno
Debemos vivir como hijos obedientes
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de
todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo
reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y
obedecerán.
Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el
pecado es infracción de la ley.
Y el postrer enemigo que
será destruido es la muerte.
Enjugará Dios toda lágrima
de los ojos de ellos; y ya no
habrá muerte, ni habrá más
llanto, ni clamor, ni dolor;
porque las primeras cosas
pasaron.
No habrá mas pecado ni muerte
Dios restaurara el reino eterno
Debemos vivir como hijos obedientes
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de
todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo
reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y
obedecerán.
He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado
la fe. Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la
cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí,
sino también a todos los que aman su venida.
No habrá mas pecado ni muerte
Dios restaurara el reino eterno
Debemos vivir como hijos obedientes
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado
la fe. Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la
cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí,
sino también a todos los que aman su venida.
No habrá mas pecado ni muerte
Dios restaurara el reino eterno
Debemos vivir como hijos obedientes
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado
la fe. Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la
cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí,
sino también a todos los que aman su venida.
No habrá mas pecado ni muerte
Dios restaurara el reino eterno
Debemos vivir como hijos obedientes
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado
la fe. Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la
cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí,
sino también a todos los que aman su venida.
No habrá mas pecado ni muerte
Dios restaurara el reino eterno
Debemos vivir como hijos obedientes
Adquirimos la ciudadanía celestial
Aceptando por fe entramo en su reino
Jesús nos invita a entrar en su reino
Jesús vino a salvar la tierra
Satanás robo el dominio de la tierra
El hombre debía gobernar la tierra
Descargar

Document