¡Refleja!
presenta
Los mandamientos
de Gurdjieff
George Ivánovich Gurdjíeff
Nacido a finales del siglo XIX en la Armenia
rusa, su principal obra fue dar a conocer y
transmitir las enseñanzas del Cuarto
Camino en el mundo occidental. Una
personalidad misteriosa y carismática, con
un agudo sentido crítico, y una elevada
cultura tradicional, acaparó la atención de
muchos, guiándolos hacia una supuesta
evolución espiritual y humanitaria.
Falleció el 29 de octubre de 1949 en
Francia.
Según los autores que han estudiado su
obra, sus planteamientos constituyen un
conjunto de ideas interrelacionadas muy
revolucionarias, que pretenden guiar a la
evolución consciente.
El máximo exponente de su obra es la
figura del "Tigre de Turkestán".
Gurdjíeff mostró que la evolución del
hombre es el resultado del crecimiento y
desarrollo interior individual; que tal
apertura interior es la meta de todas las
religiones, de todos los caminos, pero que
requiere un conocimiento directo y preciso,
pero que sólo se puede adquirir con la
ayuda de algún guía con experiencia y a
través de un prolongado estudio de sí y del
trabajo sobre sí mismo.
Dicen que Gurdjieff escribió los 83
mandamientos aconsejando a su hija.
Sin dudas, nos sirven a todos para auto-analizarnos.
¡Sólo con esto tenemos mucho trabajo para hacer
en pos de nuestro crecimiento personal!
¡Ojalá lo logremos para ser cada día un poquito mejores!
Aquí vamos…
Fija tu atención en ti mismo, sé consciente en cada instante
de lo que piensas, sientes, deseas y haces.
Termina siempre lo que comenzaste.
Haz lo que estás haciendo lo mejor posible.
No te encadenes a nada que a la larga te destruya.
Desarrolla tu generosidad sin testigos.
Trata a cada persona como si fuera un pariente cercano.
Ordena
lo que has
desordenado.
Aprende a recibir, agradece cada don.
Cesa
de
autodefinirte
No mientas ni robes, si lo haces te mientes
y te robas a ti mismo.
Ayuda a tu prójimo
sin hacerlo
dependiente.
No desees
ser imitado.
Haz planes de trabajo y cúmplelos.
No ocupes demasiado espacio.
No hagas ruidos
ni gestos innecesarios.
Si no la tienes, imita la fe.
No te dejes impresionar por personalidades fuertes.
No te apropies de nada ni de nadie.
Reparte equitativamente.
No seduzcas.
Come y duerme lo estrictamente necesario.
No hables de tus problemas personales.
No emitas juicios ni críticas
cuando desconozcas la mayor parte de los hechos.
No establezcas
amistades inútiles.
No sigas modas.
No te vendas.
Respeta los contratos que has firmado.
Sé puntual.
No envidies los bienes o los éxitos del prójimo.
Habla sólo lo necesario.
No pienses en los beneficios que te va a procurar tu obra.
Nunca amenaces.
Realiza tus promesas.
En una discusión ponte en el lugar del otro.
Admite que alguien te supere.
No elimines, sino transforma.
Vence tus
miedos,
cada uno de
ellos es un
deseo que se
camufla.
Desde el amor y al servicio del Amor,
¡Refleja!
por Marcela Parolin
Envía mensajes positivos a los tuyos,
será una manera más de demostrarles tu amor.
Probablemente conozcas a alguien
a quien le vendrá bien este mensaje.
Texto de George Gurdjíeff -.
Música: Kítaro - Milky Way
Descargar

Diapositiva 1