En el templo Budista Wat Pha Luang en Tailandia,
los tigres huérfanos son recogidos y cuidados por los
monjes.
Y los comedores de hombres se transforman en
grandes gatos, ávidos de caricias y cariño. Mimados
tanto por los monjes…
… como por los innumerables turistas que se
presentan para evolucionar entre los felinos en
libertad.
Magnífico, ¿no?
Kevin Richardson, el amigo de los felinos…
Y de los animales salvajes…
Sus fotos han dado la vuelta alrededor
del mundo…
Bello, ¿no?
Pero lo improbable también
puede acontecer con los
protagonistas menos
pensados…
¡Un leopardo y un ratón!
Perros encadenados en el Gran Norte,
que fácilmente hubieran podido servir
de comida…
… pero que se transformaron en
compañeros de juego.
Un bebé hipopótamo que sobrevivió a un
tsunami en Kenia y que, solo en el mundo, se
aferraría a una tortuga de 100 años a quien
escogerá como madre sustituta…
¡Ambos se volvieron inseparables!
Esta mamá tigresa que perdió a sus crías,
volcará su afecto en estos curritos. …
¿Increíble, no?
Este joven, en el Canadá, criará un oso grizzli.
Quien crecerá un poquito…
¿La moraleja?
Si hemos de encontrar una
moraleja en estas
imágenes…
… es que cada ser viviente
precisa de amor.
Que el calor humano, nada tiene
de humano…
El amor es universal y necesario
para que todos podamos existir.
De la misma manera que nos es
indispensable el oxígeno, tenemos
necesidad de calor y ternura…
Aquél que vive sin ello, sólo tiene la
ilusión de estar vivo…
Entonces, ¡amen!
Descargar

Diapositive 1