El realismo y el naturalismo
presentes en la obra de
Benito Pérez Galdós,
Misericordia.
El realismo
Surge en Francia, en 1860 con las novelas de
Flaubert, así como con los relatos cortos de Guy
de Maupassant.
Llega a España en 1870.
Principales representantes en Francia: Honore
Balzac, Emile Zola, Stendhaly Gustavo Flaubert.
Representantes en España: Benito Pérez
Galdós, Charles Dickens, Dostoyevski y Tolstoi.
Características del realismo
El realismo se
caracteriza por su
amplia descripción de
paisajes,
acontecimientos y de
la vida cotidiana.
Se enfoca a la clase
burguesa y mediaalta.
Se presenta la
verosimilitud.
El naturalismo
Se inicia en Francia en 1865.
Emilio Zola es quien lo fija en México.
Sus influencias son: Balzac, Stendhal y
Flaubert.
Características del natualismo
Abundantes detalles.
Afición por temas atrevidos,
crudos y escabrosos.
Denuncia abusos de la
sociedad y el gobierno.
Critica sistemática de los
defectos de la burguesía.
Preponderancia del
determinismo.
Tendencia patológica a
corregir y moralizar mostrando
los estragos del vicio.
Misericordia
La novela esta plagada de estas dos
corrientes literarias.
Se nota en las largas descripciones que
realiza el autor.
Predomina el tema de la mendicidad,
característico del naturalismo.
Los personajes muestran una tonalidad
perteneciente al naturalismo, debido a su
modo de vivir.
Se desenvuelven en medio de la pobreza.
Se recalca la virtud de la misericordia en
el personaje de Benigna.
Hay determinismo muy fuerte en Benigna,
Almudena y Doña Paca.
Se retoma el pasaje
bíblico de Cristo, en el
momento en que él
absuelve los pecados de
María Magdalena, la
prostituta; se compara
con la escena de Benigna
y Juliana; cuando
Benigna, la perdona y le
pide no vuelva a pecar.
La obra de Galdós, es una muestra de
estas dos corrientes literarias, y como se
puede percibir, esta llena de crueles
descripciones, que se atribuyen al
naturalismo.
Esta novelas, es una de las más
importantes para esta etapa de la
literatura.
Descargar

El realismo y el naturalismo presentes en la obra de Benito Pérez