3- ADVIENTO cB
Regina
Cántico de Simeón,
de Schmitt: “el
Profeta ha visto la
LUZ”
III ADVENT:
ALEGRÍA
de una
PRESENCIA
Tenemos a Cristo ENTRE NOSOTROS,
si le dejamos un lugar
(hoy nos lo dice el evangelio de S. Juan)
Plegaria en el Jordán
Discípulos de Jesús, como Juan B. su precursor
Jn 1,6-8.19-28 Surgió un hombre
enviado por Dios, que se llamaba
Juan: éste venía como testigo, para
dar testimonio de la luz, para que por
él todos vieran a la fe. No era él la
luz, sino testigo de la luz.
Iglesia de Betania, donde Juan bautizaba (Jn1,28)
Los verdaderos
Profetas, señalan
el camino de la Fe
En una sociedad en
crisis, es más fácil
ver las tinieblas,
que descubrir los
señales para creer
Y éste fue el testimonio de Juan,
cuando los judíos enviaron desde
Jerusalén sacerdotes y levitas a
Juan, a que le preguntaran: "¿Tú
quién eres?" Él confesó sin
reservas: "Yo no soy el Mesías."
Juan
confiesa sin
reservas lo
que no es
Nosotros no
somos la Luz,
aunque el sol
nos ilumine a
diario
Le preguntaron: "¿Entonces, qué? ¿Eres tú
Elías?" El dijo: "No lo soy." "¿Eres tú el
Profeta?" Respondió: "No." Y le dijeron:
"¿Quién eres? Para que podamos dar una
respuesta a los que nos han enviado, ¿qué
dices de ti mismo?" Él contestó: "Yo soy al
voz que grita en el desierto: "Allanad el
camino del Señor", como dijo el profeta
Isaías."
Juan dice que él es
sólo un sonido, una
voz, la Palabra es Dios
La voz llama
a la puerta, la
Palabra es la que
entra en nuestro
interior
Entre los enviados había fariseos y le
preguntaron: "Entonces, ¿por qué
bautizas, si tú no eres el Mesías, ni
Elías, ni el Profeta?“ Juan les
respondió: "Yo bautizo con agua; en
medio de vosotros hay uno que no
conocéis, el que viene detrás de mí,
Ya lo tenemos entre
nosotros y no somos
conscientes de ello
“Mañana, puestos en la
mesa, olvidaremos los
pobres, tan pobres cómo
somos! Al llegar a los
postres, Jesús entrará,
nos mirará, y se echará a
llorar” (J. Salvat-Papasseit)
y al que no soy digno
de desatar la correa
de la sandalia."
Juan es capaz
de señalar al
Primero,
porqué se
reconoce el
último
La verdad sobre mi, me acerca a
la Verdad de Dios: sin Dios, yo no
soy, Él es mi Yo completo
Sandalias
hebreas del s.I
Esto pasaba en
Betania, en la otra
orilla del Jordán,
donde estaba Juan
bautizando.
Atardecer en el Jordán
Atravesar el
Jordán
es tarea
de
Adviento
y de
cada día
Betania está en nuestro ambiente
Señor Jesús,
haznos Profetas que te
señalen presente ENTRE
nosotros, para que todos
te puedan encontrar
Monjas de St. Benet de Montserrat
www.monestirsantbenetmontserrat.com/regina
Descargar

evangelio