PROMESA DE SALVACIÓN
El hombre, tras su caída,
no fue abandonado por
Dios, dice el Génesis 3, 15 :
“Enemistad pondré entre
ti y la mujer y entre tu
linaje y su linaje; él te
pisará la cabeza mientras
acechas tu su calcañal”.
Este pasaje
(“protoevangelio”) lleva
incluida la promesa del
Mesías Redentor.
Los Santos Padres y la
Tradición de la Iglesia
han visto en esa mujer
a María, la nueva Eva y
Madre del Redentor,
Jesucristo.
“Apareció una gran
señal en el Cielo: una
mujer, vestida del sol
está encinta … y dio a
luz un Hijo varón, que
ha de regir todas las
naciones …”
Ap 12, 1-17
La gran noticia
del mundo
El Ángel les dijo a
los pastores: “no
temáis, pues os
anuncio una gran
alegría que lo será
para todo el
pueblo : os ha
nacido … en la
ciudad de David
un Salvador, que
es el Cristo Señor”
Lc 2, 16
EL REMEDIO DEL
PECADO TRAE
MAYORES BIENES
Donde abundó el
pecado, sobreabundó
la gracia. Rm 5, 20
Y San Agustín dice
bellamente: “¡Oh,
feliz culpa, que nos
mereció tal y tan
grande Redentor!”.
¿De qué nos salva Jesucristo?
Nos salva de los 3 grandes males del
hombre:
• El pecado,
• El dolor,
• La muerte
1) Jesucristo nos salva del pecado :
¿Cómo nos salva Cristo del pecado?
Perdonando el pecado y enseñando al hombre
los medios para luchar contra ese mal del
pecado, y dándole su gracia o ayuda, que es
luz en el entendimiento y fuerza en la voluntad
para vencer las tentaciones del pecado.
2) Jesucristo nos salva del dolor :
¿Cómo nos salva Cristo del dolor?
Haciendo que el dolor o sufrimiento sea redentor
unido, ofrecido y aceptado junto con el
sufrimiento de Cristo.
“Una ligera tribulación nos merece un
inmenso peso de gloria” 2 Cor 4, 17
3) Jesucristo nos salva de la muerte:
¿Cómo nos salva Cristo de la muerte? :
El hombre, viviendo la vida de Jesús y unido a Él,
tiene el mismo destino que Cristo.
“Si Cristo ha resucitado, también nosotros
resucitaremos”.
NOTA: NOS LIBERA CRISTO INCLUSO DE LA
FINITUD (DEBILIDAD EN EL SER,
LIMITACIONES EN EL TIEMPO, ESPACIO, ETC)
“Finitud” : la constituyen todas las limitaciones
y debilidades que el hombre tiene, como es la de
vivir en el tiempo y las innumerables limitaciones
de la naturaleza humana.
Descargar

mi adviento 2010 - Presentaciones del Catecismo