Preparado por: Jonathan Robles y Ruth I. Andino
Una comunidad es una
población de especies que
ocupan la misma área.
Un tipo fundamental de
ecosistema es la comunidad o
asociación natural de
organismos interdependientes
que de manera constante, fijan,
utilizan y liberan energía.
El nombre de las
comunidades es de
acuerdo a la especie
dominante que por lo
general es un árbol, esto
no indica que contenga
una sola especie.
Un Ecosistema es un
sistema dinámico
relativamente
autónomo formado
por una comunidad
natural y su medio
ambiente físico.
El concepto, ecosistema, empezó a desarrollarse en las
décadas de 1920 y 1930, tiene en cuenta las complejas
interacciones entre los organismos, plantas, animales,
bacterias, algas, protozoos y hongos,
entre otros, que forman
la comunidad y los
flujos de energía y
materiales que la
atraviesan.
La interacción es muy compleja porque un mismo
individuo puede servir de alimento a varios
animales.
Depredador
Competencia
Comensalismo
Parasitismo
Mutualismo
En todos los ecosistemas se
distinguen dos tipos de
componentes: bióticos y
abióticos. Los componentes
bióticos son los seres vivos
que habitan el lugar, como
las plantas, los animales y
los microorganismos. Los
componentes abióticos son
el agua, la luz, la
temperatura y el suelo.
Todos las poblaciones necesita
energía para sobrevivir. La
energía en todos los
ecosistemas proviene
del Sol. La energía
solar se almacena en
los alimentos y pasa de un
organismo a otro formando una cadena
alimentaria. La cadena alimentaria es el
recorrido de la energía de un organismo a otro.
En los ecosistemas no se encuentran cadenas
alimentarias aisladas. Las cadenas se entrelazan
formando complejas tramas con muchos
productores, consumidores llamadas REDES
ALIMENTARIAS.
La red alimentaria
consta de poblaciones
que pueden formar
parte de varias
cadenas alimentarias.
Las redes representan gráficamente qué
comen los animales de una comunidad.
Las plantas
constituyen el
punto de partida
de todas las
redes, pues
producen su
alimento a partir
de la luz solar,
el agua y el
dióxido de
carbono.
`
Los productores son los
vegetales, organismos
capaces de producir su
propio alimento mediante el
proceso de fotosíntesis; no
necesitan comer a otros seres vivos. Los organismos
productores, capaces de elaborar su alimento a
partir de la luz del Sol y del agua y el dióxido de
carbono, reciben el nombre de autótrofos (auto
significa por sí mismo y trofo, alimentarse).
Las hierbas, los árboles, los arbustos y las
algas marinas son autótrofos: no necesitan
tomar su alimento de otros organismos.
Los animales son los consumidores porque
se alimentan de otros organismos vivos.
Los consumidores primarios,
llamados herbívoros,
comen vegetales.
Los consumidores
que comen a otros
animales pueden
ser secundarios,
terciarios o
cuaternarios.
Los consumidores no pueden fabricar su alimento,
necesitan comer a otros seres vivos; por eso son
llamados heterótrofos (hetero quiere decir otro).
Los organismos heterótrofos dependen de los
autótrofos para su supervivencia.
Todos los animales, tanto los que se alimentan
de plantas como de otros animales, son
heterótrofos.
En una red alimentaria tópica los consumidores aumentan de
tamaño en cada nivel.
En una red alimentaria de parásitos, estos van siendo cada vez
más pequeños.
Los descomponedores, como algunos hongos y bacterias,
se alimentan de los restos de otros seres vivos y de sus
desechos.
Estos animales también
llamados detritívoros se
alimentan de detritos
(desechos).
Estos organismos,
viven de restos vegetales,
estiércol y cadáveres de
animales.
Los descomponedores o detritívoros cumplen
una importante tarea de limpieza en los
ecosistemas, se anticipan a los hongos y las
bacterias, que luego completan la tarea de
descomposición.
La pirámide alimentaria es otra forma de
representar las relaciones tróficas o redes
alimentarias que se establecen en un
ecosistema.
3. Carníboros
2. Hervibóros
1. Productores
En un ecosistema acuático la biodiversidad, o
número de especies vegetales y animales que
habitan en él, es menor que en uno terrestre.
Al aplicar la segunda ley de termodinámica a las redes
alimentarias se obtiene una pirámide ecológica, que
resulta de la perdida de energían de un nivel a otro.
Dentro de la pirámide ecológica el hombre es el que
lleva más ventajas respecto a otros seres vivos, ya que
por ser omnívoro, tiene a su disposición alimentos
muy variados y
abundantes, y mediante
su inteligencia ha
podido convertir
alimentos que por sus
limitaciones fisiológicas
no serían asimilables,
en asimilables.
En resumen en los ecosistemas se establecen
las relaciones o redes alimentarias “quién
come a quién” entre las distintas poblaciones.
Las flechas indican la relación “es comido por”:
1 Productor
2 Ratón -Consumidor primario
3 Comadreja- Consumidor
secundario
4 Zorro- Consumidor terciario
5 Hongos y bacterias
6 Descomponedores
Descargar

Document