Jorge Luis Borges
Ficciones: “El sur”
•Su obra narrativa refleja sus vastos
conocimientos intelectuales.
•En sus obras leemos de hombres
*análogos al mismo Borges quien pasa
de ser un niño de puertas adentro (por
medio de leer libros en la biblioteca de
sus padres) a ser forjador de sueños de
valentía y de barbarie (a través de su
narración).
* Relación de semejanza entre dos cosas
diferentes
•Leer una narración de Borges es entrar en un mundo laberíntico de
nombres, hechos e ideas
•En este mundo el tiempo fluctúa entre lo cronológico y lo psíquico, y
donde los límites entre lo real y lo irreal se confunden.
Cuando el lector parece ver el camino de la solución, la senda
se bifurca de nuevo.
Temas: La dualidad del ser
La tenue línea entre lo real y lo
ilusorio
La dualidad del ser: El uso del doble,
llamado también desdoblamiento, es una
técnica que se presenta de dos formas:
1. En la dualidad de un personaje de
carácter compuesto, de doble esencia como
se ve en “El Sur”
2.
En la acción recíproca de dos
personajes diferentes que se interrelacionan
entre sí, o que de alguna manera dependen el
uno del otro; vienen a ser dos caras de una
misma moneda.
•Borges tiene mucho en común con
Dahlmann, se siente atraído por su
antepasado militar y por la imagen del
gaucho del Sur. Su abuelo materno
luchó por la independencia argentina y
murió en una batalla.
•Otro detalle más: Borges trabajó como
bibliotecario, y a consecuencia de un
descuido, un día se golpeó la cabeza
con una ventana abierta que estaba
recién pintada.
•A consecuencia de este accidente sufrió una
septicemia (infección) que casi lo llevó a la
muerte.
•Es a raíz de este percance que Borges
empezó a escribir sus relatos.
Código geográfico
•El “sur” en este relato se refiere a dos sitios.
•En primer lugar, se refiere al sur de Buenos Aires donde se empieza a
perder la modernización de la metrópoli, y se entra a la parte más
antigua de la ciudad.
metrópoli moderno
parte más antigua
En segundo lugar, saliendo de Buenos Aires se entra en
un nuevo paisaje donde empiezan las pampas, ese
espacio de la barbarie donde habita el gaucho.
•El relato de “El sur”, por lo tanto, yuxtapone
el “norte” metropolitano y culto de Buenos
Aires con el “sur” rural y salvaje.
“El norte”
“El sur”
Código literario
`Las mil y una noches es una de las obras
maestras de la literatura árabe, y Borges fue un
gran aficionado de su lectura. La simetría
1001y el hecho de que , al estilo de espejo,
presenta un cuento dentro de un cuento que se
enlaza con otra historia y que puede continuar
hasta el infinito
`En La mil y una noches el sultán de Persia
decide casarse cada noche con una mujer
diferente y matarla al día siguiente para
vengarse de la infidelidad de su esposa.
Cuando se casa con Schehrazade, ésta se
inventa un plan para salvarse la vida.
Cada noche, ella le cuenta una historia
diferente al sultán que no termina hasta el día
siguiente.
`El sultán, sintiendo curiosidad por los relatos
de Schehrazade, la deja con vida para que se
los siga contando.
Los dos linajes, por parte de padre y por parte de madre, de
Juan Dahlmann.
Linaje por parte de padre:
Johannes Dahlmann: Alemán
Pastor de iglesia evangélica
Poco aventurero
Indefenso fuera de su medio
ambiente conocido
Manso
Inofensivo
No violento
Linaje por parte de madre:
Francisco Flores: Argentino
Militar (del 2 de infantería)
Aventurero
Agresivo
Hombre de acción
Violento
Muere luchando, a manos de
los indios, en la frontera de
Buenos Aires
En este relato
el héroe se
imagina una
muerte
romántica y
valiente.
Borges usa el término “romántico” o “muerte romántica”
El Romanticismo es un movimiento revolucionario en todos los ámbitos vitales que, en
las artes, rompe con los esquemas establecidos en el Neoclasicismo*; defendiendo la
fantasía, la imaginación y las fuerzas irracionales del espíritu.
Características
El romanticismo muestra características que incluyen:
La afirmación del yo – en su propia sensibilidad y la imaginación
El romántico vuelve los ojos al pasado, a lo remoto, y a lo exótico
Se lanza a la vida sin cavilación, saboreando el dolor y el peligro
Vive a base de sus pasiones – a veces vive poco, pero no le importa.
* Neoclasicismo: Domina en el siglo XVIII; tendencia de limitada creación; lo caracterizan un
formalismo que imita a los clásicos y una frialdad temática; la razón se impone sobre los
sentimientos humanos.
Esta descripción se aplica adecuadamente a la muerte del abuelo materno
de Juan Dahlmann dado que Francisco Flores muere en la frontera de
Buenos Aires lanceado por indios de Catriel.
También aplica a la muerte del protagonista, Juan Dahlmann, si así fue,
respondiendo al reto de los parroquianos del almacén.
El narrador nos dice que Juan Dahlmann eligió a ese antepasado
romántico, o de muerte romántica, cuando en realidad al iniciar la
narración, parece que ha elegido al de su linaje germánico: Juan
Dahlmann es secretario de una biblioteca municipal
Esto predice que Juan Dahlmann eligió esa muerte romántica en el
almacén, en vez de la muerte en el hospital
Los preparativos para la cirugía a los que someten Dahlmann representan humillaciones
(p. 145-146) “…en cuanto llegó:
lo desvistieron,
le raparon la cabeza,
lo sujetaron con metales a una camilla,
lo iluminaron hasta la ceguera y el vértigo,
lo auscultaron y
un hombre enmascarado le clavó una aguja en el brazo” (o sea, un médico le puso una
inyección).
Le parecen humillaciones porque:
No hay intimidad suya que no violen.
Quizá la docilidad de su vida como secretario de biblioteca, de pronto, se ha agravado hasta un
punto no tolerable. Recuérdese la frase donde el narrador nos dice que Dahlmann estuvo:
“en una celda que tenía algo de pozo, y en los días y las noches que siguieron a la operación
pudo entender que apenas había estado, hasta entonces, en un arrabal del infierno.” (p. 146)
Fuentes
 Abriendo puertas, ampliando perspectivas
 Azulejo
Wayside Publishing, 2012
Holt McDougal, 2012
Aunque a nivel teórico entendemos la necesidad de todos estos
preparativos, nos sentimos a la merced de otro, cuando estamos
hospitalizados. Así se siente Dahlmann: Le quitan sus armaduras
normales:
Su ropa
lo desvistieron,
Su pelo
le raparon la cabeza,
Su libertad, su libre albedrío
lo sujetaron con metales a
una camilla,
La luz normal que facilita la visión, no
la tiene
lo iluminaron hasta la
ceguera y el vértigo,
Lo manipulan
lo auscultaron y
Esa luz exagerada le impide ver a su
enemigo… a su enemigo enmascarado
– estando él desamparado y expuesto –
quien con una aguja, cual si fuera un
puñal, se la clava al brazo.
un hombre enmascarado
le clavó una aguja en el
brazo”.
Recordando estas cosas hacia el final del cuento,
podemos comprender que una muerte en la pampa, a
cielo abierto y acometiendo (una muerte romántica)…
pudiera ser una liberación y
una fiesta para Dahlmann.
Podemos estar seguros de que el padecimiento del
protagonista, de Juan Dahlmann, en el sanatorio lo lleva al
borde de la muerte.
Después…
Nada nos consta.
A partir del momento en que a Dahlmann un hombre enmascarado
le clava una aguja en el brazo, encontramos una serie de elementos
oníricos, típicos de los encontrados en los sueños: anomalías,
anacronismos y simetrías inexplicables. El narrador nos comenta: “A la
realidad le gustan las simetrías y los leves anacronismos:
Simetría:
“Dahlmann había llegado al
sanatorio en una coche de
plaza y…
ahora un coche de plaza lo
llevaba a Constitución.”
Anacronismo:
Dahlmann estando en el estación y
con treinta minutos para la partida
del tren, se acuerda de una café en
la calle Brasil y del gato que había
allí. No vemos a Dahlmann salir del
hall de la estación para llegar al
café. Sólo nos dice: “Entró. Ahí
estaba el gato, dormido”.
Simetría:
Tanto en el día del accidente
como en de su viaje al Sur,
Dahlmann tiene a la mano el
mismo ejemplar descabalado
de Las mil y una noches.
Anacronismo:
Mientras pasa por las calles de Buenos
Aires, va pensando en determinada
cosa, y segundos después, ésta se
materializa delante de él.
Más elementos oníricos:
¿Cómo sabía el cirujano que Dahlmann tenia una estancia en el Sur
donde podía recuperarse?
¿Cómo conocía el patrón del almacén el apellido de Dahlmann, si éste
nunca antes había estado en ese lugar?
¿Cómo era que el patrón se parecía a uno de los empleados del
sanatorio?
Es inevitable el paralelo entre la indigna clavada de la aguja en el
sanatorio que tal vez le causara la muerte a Juan Dahlmann, y una
próxima muerte a cuchillo en pleno combate.
Recordemos la advertencia de Borges sobre las dos formas posibles de leer “El
Sur”
El autor nos dice:
“De ‘El Sur’, que es acaso mi mejor cuento, básteme prevenir que es posible
leerlo como directa narración de hechos novelescos o también de otra forma.”
Siguiendo la recomendación de Borges:
Valdrá desconfiar de la verdad absoluta,
tanto de la muerte de Juan Dahlmann en el sanatorio…
como de su muerte “a cielo abierto y acometiendo”.
No obstante, es imprescindible tener en cuenta que “El Sur” y Borges son
implacables en su ambigüedad.
Lejos de encontrar la pista que confirme que Dahlmann haya muerto por efecto de
la “clavada” de la aguja en el sanatorio, debemos ser cuidadosos en hallar que …
aquella ambigüedad es el único absoluto que nos brinda Borges en “El Sur”.
Fíjate en la combinación rara de tiempos verbales que se nota en la
penúltima frase de “El Sur” ¿Qué efecto surte este fenómeno estilístico en el
desenlace del cuento?
“Sintió que si él, entonces, hubiera podido elegir o soñar su muerte, ésta es la
muerte que hubiera elegido o soñado.”
Puesta en claro esta frase condicional, contraria al hecho:
Si Dahlmann, en el sanatorio, hubiera podido morir así, lo habría hecho, y de
buena gana, se supone.
La conclusión ineludible es:
… pero no fue así.
¿Podemos estar seguros entonces de que murió ahí, en el sanatorio?
No
¿Podemos concluir que no murió en el sanatorio?
Tampoco
La frase requiere que aceptemos solamente un hecho:
El que Dahlmann no pudo escoger su muerte en el sanatorio;
Que no la pudo soñar - ni como muerte heroica ni de otra
manera, en el sanatorio.
Tal vez, le tocará vivirla de verdad, a cielo abierto y
acometiendo.
Tal vez.
En la frase anterior, Borges nos acaba de afirmar que esa
muerte “hubiera sido una liberación para él, una felicidad y una
fiesta, en la primera noche del sanatorio, cuando le clavaron la
aguja”
Pero interviene, también, el tiempo presente “es”:
“… ésta es la muerte que hubiera elegido o soñado.”
Borges muchas veces afirmó, en comentarios y escritos,
que el tiempo presente es el tiempo infinito que
experimentamos los seres humanos.
Por lo tanto, nótese entonces que si Dahlmann muere a
manos de los muchachones del Sur, esperará
eternamente hasta que comience la pelea.
Éste es un desenlace congelado en el tiempo, de hecho,
en dos tiempos – gracias a la confusión de las formas
verbales:
(Hubiera): uno en el sanatorio y
(Es): otro en la llanura
Comenta y analiza las analogías y las diferencias que intuyes tú entre las
dos muertes posibles de Juan Dahlmann.
-
Muerte en el sanatorio
(analogías)
Indefenso: ante las atenciones
del personal medico
La clavada de la aguja en el
brazo
-
-
-
La cara del empleado del
Sanatorio
-
Las mil y una noches, en sus
manos cuando sufre el
accidente
-
El tren - es un tren normal
cuando lo aborda
-
-
-
Muerte en el almacén (analogías)
Indefenso: ante el reto de los
parroquianos
La esperada clavada (cuchillada)
que ha de sufrir en plena lucha con
los entrerrianos
La cara que Dahlmann reconoce en
el almacén, se parece al empleado
del sanatorio
En Las mil y una noches, en sus
manos a borde del tren que lo lleva
al almacén
El mismo tren, después de dormir un
rato, se ha transformado: “no era el
que fue en Constitución, al dejar el
anden: la llanura y las horas lo
habían atravesado y transfigurado”
El coche de plaza que lo lleva a
Constitución
Analogías y diferencias entre las dos muertes posibles de Juan
Dahlmann.
Muerte en el sanatorio
(diferencias)
-
Muerte indigna y humillante
Muerte dócil, de un
Dahlmann que nunca en su
vida se ha enfrentado con
una oportunidad de
comprobar su valor físico.
-
Muerte en el almacén
(diferencias)
Muerte romántica – muerte a
cielo abierto y acometiendo
Muerte heroica y valiente
La discordia de sus dos linajes.
Descargar

El Sur