Lima 2009
HERMENÉUTICA PRÁCTICA PARA LÍDERES
El mundo de Jeremías
El mundo de Jeremías
El mundo de Jeremías
Israel
Jeremías 7:4-7
“No confíen en esas palabras engañosas que
repiten: ‘¡Éste es el templo del Señor, el templo
del Señor, el templo del Señor!’ Si en verdad
enmiendan su conducta y sus acciones, si en
verdad practican la justicia los unos con los
otros, si no oprimen al extranjero ni al huérfano
ni a la viuda, si no derraman sangre inocente
en este lugar, ni siguen a otros dioses para su
propio mal, entonces los dejaré seguir viviendo
en este país, en la tierra que di a sus
antepasados para siempre.”
Jeremías 28:2-4
“Voy a quebrar el yugo del rey de Babilonia.
Dentro de dos años devolveré a este lugar
todos los utensilios que Nabucodonosor, rey de
Babilonia, se llevó de la casa del Señor a
Babilonia. También haré que vuelvan a este
lugar Jeconías hijo de Joacim, rey de Judá, y
todos los que fueron deportados de Judá a
Babilonia. ¡Voy a quebrar el yugo del rey de
Babilonia! Yo, el Señor, lo afirmo”
Crónica Babilónica
En el séptimo año en el mes de Kislev el
rey de Akkad armó su ejército y marchó a
Hattu. Encampó contra la ciudad de Judá
y en el segundo día del mes de Adar
capturó la ciudad [y] tomó [su] rey. Un
rey elegido por él fue designado y
tomando tributo vasto lo trajo a
Babylonia.
2 Reyes 24:10-12
En aquel tiempo, las tropas de Nabucodonosor,
rey de Babilonia, marcharon contra Jerusalén y
la sitiaron. Cuando ya la tenían cercada,
Nabucodonosor llegó a la ciudad. Joaquín, rey
de Judá, se rindió, junto con su madre y sus
funcionarios, generales y oficiales. Así, en el
año octavo de su reinado, el rey de Babilonia
capturó a Joaquín.
Samaria y Samaritanos
La Cruz
¿La Cruz?
1 Corintios 1:22-23
“Los judíos piden señales milagrosas y
los gentiles buscan sabiduría, mientras
que nosotros predicamos a Cristo
crucificado. Este mensaje es motivo de
tropiezo para los judíos, y es locura
para los gentiles”
Mateo 10:38
El que quiere a su padre o a su madre
más que a mí no es digno de mí; el que
quiere a su hijo o a su hija más que a mí
no es digno de mí; y el que no toma su
cruz y me sigue no es digno de mí. El
que encuentre su vida, la perderá, y el
que la pierda por mi causa, la
encontrará.
Génesis 16:1-3
1 Saray, la esposa de Abram, no le había
dado hijos. Pero como tenía una esclava
egipcia llamada Agar, 2 Saray le dijo a Abram:
El Señor me ha hecho estéril. Por lo tanto, ve
y acuéstate con mi esclava Agar. Tal vez por
medio de ella podré tener hijos. Abram
aceptó la propuesta que le hizo Saray.
3 Entonces ella tomó a Agar, la esclava
egipcia, y se la entregó a Abram como mujer.
Esto ocurrió cuando ya hacía diez años que
Abram vivía en Canaán.
Descargar

Trasfondo histórico y cultura