Lectio divina domingo 28 octubre 2012
Sociedad Bíblica España
Música: “El Pajaro herido”. Violines y arpa
Montaje: Eloísa DJ
La constancia de la fe.
Llegaron a Jericó.
Y cuando ya salía Jesús de la ciudad seguido de sus
discípulos y de mucha gente, un mendigo ciego llamado
Bartimeo, hijo de Timeo, estaba sentado junto al camino.
Al oír que era Jesús de Nazaret, el ciego comenzó a
gritar: ¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí!
Muchos le reprendían para que se callara, pero él gritaba
más aún: ¡Hijo de David, ten compasión de mí!
Jesús se detuvo y dijo: Llamadle.
Llamaron al ciego y le dijeron: Ánimo, levántate. Te está
llamando.
Clic para avanzar
El ciego arrojó su capa, y dando un salto se acercó a
Jesús, que le preguntó:
¿Qué quieres que haga por ti?
El ciego le contestó:
Maestro, quiero recobrar la vista.
Jesús le dijo: Puedes irte. Por tu fe has sido sanado.
En aquel mismo instante el ciego recobró la vista, y
siguió a Jesús.
Marcos 10.46-52
Clic para avanzar
A veces un niño ruidoso puede causar
molestias en la celebración del culto
dominical.
Las personas cercanas a los padres
pueden ponerles mala cara o decirles algo
para que terminen con la bulla.
Bartimeo se entera de que se acerca
Jesús y quiere llamar su atención.
Pero, como es
ciego, no puede
saber dónde está
exactamente
Jesús, así que
comienza a dar
voces.
La muchedumbre quiere
escuchar a Jesús, y le
dicen al ciego que se
calle.
Pero Bartimeo no
está dispuesto a
callarse.
De hecho, cada vez grita más alto porque
quiere ser curado.
Tal vez entre la muchedumbre había otros
que también necesitaban la curación, pero
sólo él entró en acción.
Es interesante tener en cuenta lo que
grita exactamente Bartimeo.
Se trata, en
efecto, de un
título mesiánico.
Primero, se
refiere a Jesús
como ‘Hijo de
David’.
Tal vez Bartimeo cree que Jesús es
mucho más que un maestro corriente.
Puede que el hecho de usar ese título
atrajera la atención de Jesús.
En segundo lugar,
pide ‘compasión’, no
que le cure.
Jesús le oye,
y se detiene.
Le pregunta
qué quiere.
Bartimeo responde que quiere
recobrar la vista.
Jesús le dice que su fe le ha sanado, y de
inmediato puede ver.
Bartimeo sigue a Jesús,
pero no volvemos a saber
nada más de él.
Con todo, el episodio debió de impresionar
a los discípulos, ya que Mateo, Marcos y
Lucas recogen el acontecimiento y se
refieren al ciego por su nombre.
Compara esto con la
manera en que
respondió Jesús.
¿Qué opinas de la
gente que quería
hacer callar a
Bartimeo?
¿Nos enseña algo sobre cómo debemos
tratar a quienes pasan necesidades?
¿Cómo describirías la
fe de Bartimeo?
¿Qué piensas qué
creía respecto a
Jesús y lo que podía
hacer por él?
¿Qué podemos
aprender de todo
esto?
¿Es significativo que
Bartimeo pidiera
compasión antes que
la curación?
¿Qué manifiesta
sobre su actitud?
¿Podemos aprender algo de todo esto
cuando nos acercamos a Dios?
Es tan fuerte la alegría
del Salmo 126, que casi
puede tocarse.
Los tres primeros versos vuelven la
mirada hacia una época pasada llena de
gozo, cuando Dios los salvó.
El Señor ha hecho grandes cosas por nosotros
Canto de peregrinación.
Cuando el Señor cambió la suerte de Sión,
nos parecía que soñábamos:
nuestra boca se llenó de risas
y nuestros labios, de canciones.
Hasta los mismos paganos decían:
"¡El Señor hizo por ellos grandes cosas!"
¡Grandes cosas hizo el Señor por nosotros
y estamos rebosantes de alegría!
Clic para avanzar
Los tres últimos versos
son un vislumbre de lo
que Dios volverá a hacer.
¡Cambia, Señor, nuestra suerte
como los torrentes del Négueb!
Los que siembran entre lágrimas
cosecharán entre canciones.
El sembrador va llorando
cuando esparce la semilla,
pero vuelve cantando
cuando trae las gavillas.
Clic para avanzar
Tal vez tú también has experimentado la
liberación del dolor o de la pena.
O puede que en este
mismo instante estés
clamando a Dios por tu
liberación.
Te encuentres donde te encuentres, da
gracias a Dios por su misericordia y su
fidelidad.
Píde a Dios que fortalezca
tu fe y te ayude, como a
Bartimeo, a no rendirte.
Las otras dos lecturas de este día
continúan con el tema de la intervención
de Dios.
En Jeremías 31.7-9 Dios promete
rescatar a su pueblo, incluyendo a los
ciegos y a los cojos.
Porque así habla el Señor:
¡Griten jubilosos por Jacob,
aclamen a la primera de las naciones!
Háganse oír, alaben y digan:
"¡El Señor ha salvado a su pueblo,
al resto de Israel!".
Yo los hago venir del país del Norte
y los reúno desde los extremos de la tierra;
hay entre ellos ciegos y lisiados,
mujeres embarazadas y parturientas:
¡es una gran asamblea la que vuelve aquí!
Clic para avanzar
Habían partido llorando,
pero yo los traigo llenos de consuelo;
los conduciré a los torrentes de agua
por un camino llano,
donde ellos no tropezarán.
Porque yo soy un padre para Israel
y Efraím es mi primogénito.
Clic para avanzar
En Hebreos 5.1-6 Jesús aparece como el
Sumo Sacerdotes perfecto
Jesús constituido sumo sacerdote
Porque todo Sumo Sacerdote es tomado de
entre los hombres y está puesto en favor de los
hombres en lo que se refiere a Dios para ofrecer
dones y sacrificios por los pecados;
y puede sentir compasión hacia los ignorantes
y extraviados, por estar también él envuelto en
flaqueza.
Y a causa de esa misma flaqueza debe ofrecer
por los pecados propios igual que por los del pueblo.
Clic para avanzar
Y nadie se arroga tal dignidad, sino el llamado
por Dios, lo mismo que Aarón.
De igual modo, tampoco Cristo se apropió la
gloria del Sumo Sacerdocio, sino que la tuvo de
quien le dijo: Hijo mío eres tú; yo te he
engendrado hoy.
Como también dice en otro lugar: Tú eres
sacerdote para siempre, a semejanza de
Melquisedec.
Clic para avanzar
Jesús, Sumo
Sacerdotes
perfecto
comprende las
necesidades de su
pueblo
e intercede por
nosotros para que
nuestros pecados
sean perdonados’.
Clic para finalizar
Descargar

LA CONSTANCIA DE LA FE