Ofrenda de Navidad
Sobre la noche de Belén se oye una voz,
los ángeles traen buenas nuevas.
Los magos buscan al pequeño salvador
siguiendo el rastro de una estrella.
Postrados ante Él,
adoran al gran Príncipe de Paz.
Traigo una ofrenda de alabanzas a mi Rey.
Nadie en la Tierra las merece salvo él.
Señor, sean solo a ti la gloria y el honor.
Acepta oh Dios mi humilde corazón.
Los cielos cuentan la gran obra de tu amor.
No existe sombra en tu presencia.
¿Quién vivirá ante el fuego de tu resplandor,
ante el Sagrado Dios de gloria?
Tan sólo vengo a ti
vencido por tu gracia y tu perdón.
Traigo una ofrenda de alabanzas a mi Rey.
Nadie en la Tierra las merece salvo él.
Señor, sean solo a ti la gloria y el honor.
Acepta oh Dios mi humilde corazón.
Traigo una ofrenda de alabanzas a mi Rey.
Nadie en la Tierra las merece salvo él.
Señor, sean solo a ti la gloria y el honor.
Acepta oh Dios mi humilde corazón.
Descargar

Document