Dios tiene un Plan de vida plena para los hombres
y, a lo largo de la Historia, escoge y envía personas,
para la realización de ese Plan.
Después del Bautismo, en que el cielo confirmó la misión de Jesús,
Juan Bautista indica que el CORDERO DE DIOS
ya está presente en medio del Pueblo.
En la 1ª Lectura,
ISAÍAS señala
la Vocación de Israel.
(Is 49,3,5-6)
Un misterioso "Siervo
de Dios" es escogido
por Dios, desde el seno
materno, con la misión
de dar testimonio de la
Salvación de Dios
a todas las naciones:
“Te hago LUZ DE LAS
NACIONES, para que mi
salvación alcance hasta
el confín de la tierra "
Ese "Siervo"
se identifica con Israel.
Desde entonces el pueblo
aguardaba... la realización
de la gran esperanza...
* LA VOCACIÓN
es siempre un Misterio...
- Su origen es Dios, que
escoge, llama y envía...
- El "vocacionado" es
siempre un Testigo y una
Señal viva de Dios, de sus
valores y de sus proyectos
ante los hombres...
- La Vocación
es alimentada por Dios y,
muchas veces, Dios se
sirve de nuestra fragilidad
para actuar en el mundo.
En la 2ª lectura, PABLO recuerda su vocación para ser
Apóstol y la vocación de todos a la Santidad,
comprometidos con los valores del Reino. (1Cor 1,1-3)
En el Evangelio, JUAN BAUTISTA presenta a Jesús
a los discípulos, como el "Cordero de Dios". (Jn 1,29-34)
El Evangelio retoma el episodio del Bautismo, en el cual
aparecen dos afirmaciones sobre QUIÉN ES JESÚS:
1. Jesús es “El Cordero de Dios
que quita el pecado del
mundo".
"Cordero": Esa expresión nos
recuerda dos imágenes:
- El misterioso personaje de que nos habla Isaías (siervo sufridor),
que irá al matadero como un cordero silencioso...
Él asume los pecados de su pueblo y realiza la expiación.
- El Cordero Pascual
inmolado en Egipto:
Su sangre, con que
ungieron las puertas de las
casas, fue señal de liberación,
de protección divina y
de certeza de salvación...
"Pecado", para Juan, es
la actitud de rechazo a Jesús:
- Hoy se habla mucho
de liberación de la guerra,
de la opresión, del hambre,
del analfabetismo, del dolor, de
la contaminación, del
desempleo...
- No se habla de la liberación
del pecado, que es la fuente
de los demás pecados.
"Mundo" designa la humanidad
que se resiste a la Salvación.
2. Jesus es el “Hijo de Dios", que posee la plenitud del
Espíritu Santo y que bautiza en el Espíritu.
+ “Yo lo he visto y doy testimonio..."
El camino espiritual, recorrido por Juan Bautista, para
llegar a descubrir a Jesús como Cordero de Dios, es el
mismo que todos los cristianos deben recorrer.
Comienza diciendo
dos veces que
"no conocía a Jesús".
- Este es el punto
de partida del camino
espiritual de todos
nosotros:
Al comienzo, no
conocemos al Maestro.
Enseguida, algún
amigo nos habla de Él.
Reconocemos
que es una persona
extraordinaria.
Más adelante, Dios
ilumina al Bautista con
algunas señales
especiales.
Él abre los ojos
por completo
y reconoce en Jesús
al Hijo de Dios:
“Yo lo he visto y he dado
testimonio de que éste es
Hijo de Dios".
- Cuando descubrimos a
Jesús como Luz y Salvador
del mundo, sentimos la
necesidad de comunicar a los
otros nuestra alegría.
El Bautista habla de aquello
que ha visto, los cristianos
también deberían hablar
solamente de aquello que han
visto y experimentado.
Dios sigue necesitando de otros Bautistas:
Hace mucho tiempo, los hombres están buscando a Cristo.
Y si aún no lo han encontrado, tal vez sea
porque está faltando para ellos un Juan Bautista que les señale.
Y el Bautista de hoy debo ser yo, debemos ser todos nosotros.
Todos nosotros debemos ser testigos del evangelio,
preparando el encuentro de los hombres con Cristo.
En todos nosotros se esconde
un precursor, un Juan Bautista.
Es necesario recordarlo.
- Todos nosotros debemos
señalar al hermano a Cristo
que se acerca.
Indicar a Cristo, y después
desaparecer... discretamente.
Como Juan Bautista: no soy yo
el protagonista de esta historia.
Vendrá después de mí.
Yo soy solo una voz,
soy solamente el dedo...
Después es preciso
que yo desaparezca,
para que Él pueda aparecer.
Preparar el encuentro del
hombre con Cristo y después
morir...
Entonces, mi paso por esta vida habrá
sino en vano.
Esta es la misión de todo cristiano:
preparar el camino del Señor y
el encuentro del hombre con Dios,
levantar el dedo y proclamar bien alto:
“¡Eh aquí aquel que tu corazón
está buscando,
aquel que vino
para amarte y salvarte!"
P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS
- 19.01.2014
MI DOMINGO
Con la Palabra de Dios
Meditada por:
P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS
Ilustración:
Nelso Geraldo Ferronatto
Traducción:
P. José Luis Uranga CMF
Música: Eis o cordeiro de Deus
José Acácio Santana
CD: Jesus Cristo, ontem, hoje e sempre
Paulinas COMEP
http://www.buscandonovasaguas.com
Descargar

Slide 1