«Yendo de camino,
entró Jesús a un pueblo;
y una mujer llamada Marta,
le recibió en su casa.
Su hermana María,
sentada a los pies del Señor,
escuchaba su Palabra;
Marta estaba atareada
en muchos quehaceres».
Marta y María son modelos entrañables
para quienes dudamos al sentir
que tenemos que elegir
entre la acción y la contemplación,
entre el compromiso humano y el mirar a lo alto.
Marta le dijo a Jesús:
- «Señor, ¿no te importa que mi hermana
me deje sola en el trabajo?
Dile que me ayude».
La vida de Jesús
transcurre por los caminos.
“ … una mujer llamada Marta,
le recibió en su casa”.
la actitud siempre evangélica
que sabe mirar al peregrino,
al marginado…
“María sentada
a los pies del Señor,
escuchaba su Palabra”.
“ESCUCHAR”
Desde que el Dios de Israel se decidió
a hablar y a guiar a su pueblo,
un “pequeño grupo de fieles”
conocía muy bien el valor de la escucha.
Marta y María son:
 la acogida y la escucha,
 la fe y la ternura,
 la gratitud y el servicio.
«Marta, Marta, te preocupas
y te agitas por muchas cosas;
y hay necesidad de pocas,
o mejor, de una sola».
«María ha elegido la parte buena, que no le será quitada».
Jesús
en ningún momento
critica a Marta
su actitud de servicio;
actitud fundamental
en Sus seguidores.
Pero le invita
a no dejarse absorber
por su trabajo
hasta el punto de perder la paz.
Descargar

Diapositiva 1