ESCULTURA
• En función del más allá.
• Caliza, madera, granito, basalto, obsidiana y
pórfido, lapislázuli,
• IV dinastía se institucionalizan las normas
• La policromía. Hieratismo. Simetría. Ley de la
frontalidad. Convencionalismos. Perspectiva
jerárquica. Color. Composición en bandas.
Exenta y relieve. Temática de carácter
religioso- funerario o de uso cortesano.
ESCULTURA
• Etapa Tinita: Paleta del rey Narmer
• Imperio Antiguo: Estatua de Zoser,
Esfinge de Gizhe, Alcalde y el Escriba,
Conjunto de Mikerinos, Snofru, Rahotep y
Nofret, vasos canopos,
• Imperio Medio: retratos privados,
Sesostris I
• Imperio Nuevo: Tutmosis III, Amenofis III,
Amenofis IV, Abu-Simbel, Los Ramésidas
Tinita. Paleta rey Narmer
LAS PRIMERAS REPRESENTACIONES FARAÓNICAS
Paleta del faraón Narmer,
I Dinastía.
Los soberanos utilizaron las
paletas votivas como soporte
de sus gestas. En ambas
caras de esta obra se
representa al faraón mientras
conmemora una victoria sobre
aquellos enemigos que no
habían aceptado el proceso
unificador del país.
En ella Narmer detenta su
poder como rey de cada una
de las dos mitades existentes
en Egipto antes de su
unificación, constituyendo una
de las imágenes más antiguas
del soberano como garante
del orden establecido.
Tipos de coronas regias: Bajo Egipto: Corona roja.
Alto Egipto: Corona blanca. Egipto unificado: Ambas
coronas unidas.
Estatua del faraón Khasekhem,
II Dinastía.
Esta imagen es uno de los ejemplos
más antiguos de estatua regia del
Egipto faraónico. El modelado y la
tridimensionalidad de la figura la
diferencia de las esculturas de épocas
anteriores, anticipándose en ella
soluciones compositivas que se
desarrollarán durante el Reino Antiguo
y pervivirán a lo largo de los distintos
periodos de la cultura egipcia.
En su efigie, concebida frontalmente,
se esculpe al monarca sentado sobre
un asiento de respaldo bajo, tocado
con la corona blanca del Alto Egipto y
vestido con la larga capa del jubileo.
En esta obra se estable el modelo de
imagen regia sedente que perdurará
en el arte egipcio de futuros periodos.
Estela rey
serpiente
y Zoser
LAS IMÁGENES DEL REINO ANTIGUO
Estatua del faraón Zoser,
III Dinastía.
En esta escultura el faraón aparece
sentado sobre un trono de respaldo
más alto, con el brazo derecho y la
mano cerrada en puño cruzado
sobre el pecho. El brazo izquierdo,
con la palma de la mano abierta,
está apoyado sobre la pierna.
El monarca se viste con el amplio
manto del jubileo y porta sobre la
cabeza una tupida peluca negra y
tripartita, la cual se cubre con el
nemes, típico tocado real. La
rigidez y frontalidad de la imagen
se contrarresta con la plasticidad
de su deteriorado rostro, adornado
con una larga barba ritual que
refuerza la expresión de poder y de
divinidad de esta efigie regia.
Tríada de
Mikerinos y
Kefren. Pepi
I
Keops, IV Dinastía.
Miniatura, ejecutada en marfil que
representa al faraón Keops
sentado en un trono de respaldo
bajo. La cabeza, avanzada hacia
delante, se cubre con la corona
roja del Bajo Egipto y en la mano
derecha, cruzada sobre el pecho,
lleva el mayal, mientras que apoya
la izquierda en la pierna del mismo
lado, siguiendo el modelo regio,
Se trata de una representación de
carácter compacto en la que, pese
a sus reducidas dimensiones, se
esculpen los rasgos distintivos del
rostro del soberano con suma
precisión y cuidado.
Estatua de Kefrén, IV Dinastía.
En esta bella obra el farón aparece
sentado sobre un trono con patas de
felino, elevado sobre una base, cuyo
respaldo le llega ya hasta los hombros. La
mano derecha se encuentra cerrada y la
izquierda abierta y extendida, apoyándose
ambas sobre las piernas.
La fuerza que emana del rostro real, con
barba postiza y enmarcado por el nemes
coronado por un halcón, símbolo del dios
Horus, contrasta con la poderosa
musculatura, trabajada con gran
perfección y habilidad técnica.
El Escriba y
el alcalde
Estatua de Pepi I, VI Dinastía.
Esta imagen constituye una de
las dos estatuas, elaboradas con
láminas de cobre batido fijadas
mediante finos clavos, que se
conservan del Reino Antiguo.
Ambas representan a este
faraón, habiéndose encontrado
una en el interior de la otra.
Esta escultura, de mayor tamaño,
plasma al soberano de pie en
actitud solemne. Sus ojos están
hechos con piedra calcárea y
obsidiana, lo que otorga una gran
expresividad a su rostro. En
origen la representación se
hallaba tocada con una corona,
hoy desaparecida.
Relieves nefer-maat IV dinastía
Esclava.
Tumbas
Gizá y
Ranofer
Barca funeraria de
Keops
Rahotep
y Nofret
Relieve funerario
Vasos
Canopos
1º periodo
intermedio
Templo de
Kom Ombo y
Philae
Mentuhotep II
LAS IMÁGENES DEL REINO MEDIO
Mentuhotep II, XI Dinastía.
Relieve de piedra caliza,
procedente de su templo
funerario, en el que el faraón,
tocado con la corona blanca del
Alto Egipto, se dispone a
descargar un golpe mortal con
su maza sobre la cabeza de un
prisionero, al que sujeta por el
pelo.
Esta escena forma parte de la
iconografía real y su modelo se
ejecuta sin apenas cambios
desde el Periodo Predinástico
hasta la dominación romana,
durante más de tres mil años de
historia.
Sesostris I arrodillado, XII Dinastía.
Sobre el sólido fundamento de los
modelos creados durante el Reino
Antiguo, la escultura del Reino Medio
culmina dichos modelos en su etapa
clásica, aunándose en ellos la tradición
con la innovación.
Los retratos reales resaltan mucho más
la individualidad de los monarcas
representados que en el anterior reino,
como se constata en esta imagen en la
que puede reconocerse al faraón
incluso sin la inscripción que lleva en su
cinturón. Su macizo cuerpo, el rostro
anguloso y la boca prominente
evidencian el origen tebano de la casa
real de esta dinastía.
Imperio
medio.
Sesostris I y
efigies de
Sesostris III
Sesostris III, XII Dinastía.
Cabeza de gran estatua de
este faraón del Reino Medio
en la que, a diferencia de la
idealización de las imágenes
regias del Reino Antiguo, se
expresa de manera magistral
la individualidad y el carácter
del soberano.
Esta singular manera de tallar
las imágenes durante este
periodo de la historia egipcia
posibilita identificar con gran
precisión al personaje
representado, incluso cuando
éste carezca de inscripciones
jeroglíficas que acrediten su
identidad.
Reina Nofret, XII Dinastía.
Estatua sedente ejecutada en
granito negro en el severo estilo
de las imágenes de mediados de
la XII Dinastía, cuya frontal
composición se inspira en el
clasicismo que caracteriza a las
imágenes del Reino Antiguo.
La soberana, esposa de
Sesostris II, aparece tocada con
la gran peluca cardada de la
diosa Hathor, usada por las
damas reales de este periodo.
Su tratamiento, al igual que el de
las inscripciones con que se
identifica y el de las joyas con
que se adorna, contrasta con la
simplicidad y maestría con que
se han tallado sus volúmenes
corporales en este duro material.
Imperio
Nuevo
Tutmosis
III
Imperio
Nuevo
Amenofis
III
Amenofis III y
Tiye
Tell- El
Amarna
Amenofis IV y familia
Busto de
Nefertiti
Amenofis IV
Descargar

ESCULTURA