Leyenda
del
Amancay
( Sur de Argentina )
Los indios Vuriloches habitaban en el valle Ten-Ten Mahuida ( cerro Tronador) desde la
naciente del río Manso hasta el lago Mascardi. El cacique principal tenía un hijo de nombre
Quintral, quien cazaba y pescaba a la orilla del río. Cierto día se sintió observado por una
joven india que se había enamorado perdidamente de el, pero era de muy humilde origen,
por lo que el joven y valiente hijo del jefe no quería alentar a la bella india de nombre
Amancay por temor a enfrentarse con sus padres que no iban a aceptar tal unión. El
tiempo fue pasando hasta que el joven Quintral enfermó gravemente debido a una
epidemia que comenzó a diezmar la tribu, algunos comenzaron a irse del Co-Cari ( lago
Mascardi ) Cuando quedaban muy pocos en el valle y no había solución posible. La fiebre
hacía delirar al joven llamando a su amada, por lo que los padres decidieron buscar a la
enamorada para hacerle partícipe de tanto dolor y pedirle disculpas por su necia actitud.
Tan desesperada estaba Amancay que corrió en procura de una Machi (hechicera) y
esta le confió que la única forma de salvar al joven indio era la preparación de una
infusión con una flor que crecía en la cumbre del Ten-Ten Mahuida y la decidida
india empezó a trepar el mismo a sabiendas de lo peligroso que era tal hazaña, pero
la impulsaba su gran amor. Llegó a la cúspide y tomo la flor. Tan contenta y feliz
estaba que no vio la amenazante figura del rey de las alturas, el cóndor, que le
propuso el cambio de la flor por su corazón y la joven aceptó con tal de poder salvar
la vida de su prometido. Las garras del Manque (cóndor) aprisionaban el pequeño
corazón y las gotas de sangre rojas iban tiñendo el camino mientras se dirigía a su
morada. En estos senderos regados y vivificados con la sangre de Amancay fue
floreciendo una hermosa flor de color amarillo -naranja, bella como su origen y con
una gotas rojas que se fueron desparramando a través de todo el valle y las
montañas, pregonando de esta manera el mensaje de amor.
Rosa.
Descargar

Diapositiva 1