Domingo 2º Adviento Ciclo A
Juan Bautista
increpaba
vigorosamente
a los fariseos
y saduceos.
Los invitaba a convertirse.
Los fariseos tenían que hacer vida la Ley
del Señor que siempre tenían en su boca.
Los saduceos debían obrar con
más santidad que los sacrificios
que ofrecían en el Templo.
Esa era su excusa, pero se equivocaban.
Habían heredado la sangre de Abraham,
pero no la limpieza de su fe.
Se creían justificados por ser descendientes
del antiguo patriarca,
pero no lo imitaban con su vida.
Por eso el Bautista
les gritaba:
“Dios es capaz de sacar
hijos de Abraham de
estas piedras”.
Con esta frase
anunciaba
a un Dios
diferente
al que se
imaginaban.
Indicaba que los privilegios de su raza
se iban a abrir a todos los pueblos.
“Convertíos porque está cerca
el reino de los cielos.
“Convertíos porque está cerca
el reino de los cielos.
 Abandonar los malos hábitos contraídos.
 Organizar la sociedad a la que
se pertenece.
“Dar el fruto que pide
la conversión”.
 Vivir pendientes de la voluntad de Dios.
 Reconocer en el otro el rostro de un hermano.
 Amar la verdad por encima de todo.
Padre Nuestro, tú conoces los pliegues más
escondidos de nuestro corazón. Cámbialo tú con
tu gracia para que vivamos la sinceridad de la fe
y aceptemos responsablemente sus consecuencias.
Por Jesucristo, el Señor al que esperamos. Amén.
Texto: José
Román Flecha Andrés
PALABRA DEL SEÑOR –Salamanca
Presentación: Antonia Castro Panero
Música: Sourveniere
Descargar

Diapositiva 1