“Lázaro”, ¡Levántate y anda!
Aquella mágica frase de Jesús, fundamenta un
acontecimiento de fe -bíblico-histórico- pero sobre todo,
bosqueja la posibilidad del milagro.
Y aunque todos sabemos que el hecho nunca más se ha
repetido y llevamos asumida la muerte como un acto
irreversible, no actuamos en consecuencia.
Construimos obras magníficas, sin reparar
en que lo hacemos sobre una obra anterior
más magnífica que las nuestras.
Destruimos con naturalidad lo que nos rodea
- como si fuera nuestro –
sin reflexionar que apenas es prestado; y por
un tiempo tan efímero, que deberíamos
disfrutarlo cuidándolo.
Nos detenemos brevemente en la belleza
que nos rodea, porque “no tenemos
tiempo”, salvo cuando depredamos.
Cada amanecer podría gozarse como un milagro,
si no estuviéramos tan preocupados por acumular
cosas que no podremos llevar en nuestro viaje.
Porque, ¿somos viajeros no? -estamos de paso-
Y cada atardecer podría servirnos para
reflexionar por qué vinimos, cuando y
adonde iremos, por qué estamos.
¿Es rico el que más tiene,
o el que menos necesita?
¿Sobre que base es licito tener en exceso?
¿Es valido matar y mentir para tener?
¿ La libertad debe obtenerse por la fuerza de
las armas?
¿O por la fuerza del espíritu?
Solo con reflexión, habrá esperanza.
Pues, hasta matamos a Jesús,
el único que podía decirnos:
“Lázaro”, ¡levántate y anda!
Pps y texto: Pedro Lapido Estran. (Argentina)
( www. Elarcadeple.com) (www.pedrolapidoestran.com)
Imágenes: De red
Música: Chopin-Polonesa-fantasía/Sinfónica Radio Berlín
Descargar

“Lázaro”, ¡Levántate y anda!