Quizas sepas que este desierto,
hace millones de años,
era una zona rocosa,
Pero...como dijo Ovidio:
“ La gota horada la roca,
no por su fuerza, sino por su constancia”
Así como la gota, se tomó su tiempo para
modificar el paisaje original, tu puedes, con
constancia y empeño, diseñar el modelo de
vida que pretendes para tu futuro.
Mira como en el desierto, poco a poco van
creciendo las plantas que buscan su alimento
en las profundidades...
La transformación está dentro
de tí, desde allí pasarás de la roca dura, a la
arena escurridiza. Pero al final, la constancia
logrará tallar tu vida para que la luz te abra
el camino hacia la paz y la felicidad.
Descargar

La constancia