Significado
del Levítico
Para entender
el libro del Levítico,
es necesario tener presente el contexto
Israel acaba de salir de Egipto
y se encuentra a los pies
del monte Sinaí
Viven en el desierto y no han entrado
todavía a la tierra prometida
¿Cuáles son los fundamentos
–tanto “existenciales”
como jurídicos–
del pueblo de Israel?
El único fundamento
de la existencia de Israel
en este momento es
la experiencia del “Éxodo”
Yahweh ha hecho salir
a Israel de Egipto,
esto es, ha liberado
a Israel de la esclavitud
Israel es por eso
un pueblo libre,
si bien todavía
no posee territorio alguno
Ahora bien,
en el libro del Levítico,
esta “experiencia exodal”
recibe una interpretación nueva
Cuando Yahweh ha hecho
20,24b Yo
salir a Israel de Egipto,
soy Yahveh,
vuestro Dios,
lo ha “separado”
de las otras naciones…
–especialmente, de Egipto–
que os ha
separado
de estos
pueblos…
…y lo ha
“santificado”
20,26 Sed, pues,
santos para mí,
porque yo, Yahveh,
soy santo,
y os he separado de
entre los pueblos,
para que seáis míos
Dice Childs:
“Las leyes de impurezas en Levítico 11-16
así como las leyes de santidad en Levítico 17-26
asumen el establecimiento de una Alianza
entre Dios e Israel en el Sinaí. El Señor ha
separado a Israel para sí mismo como un pueblo
santo y lo ha santificado (Levítico 21,23).
Israel existe para reflejar la naturaleza
de la santidad de Dios mediante
la separación de todo lo que no es santo.
Las leyes por tanto indican en detalle
la distinción entre lo santo y lo común,
lo impuro y lo puro (Levítico 10,10)”
Este “fundamento teológico”
de la existencia de Israel
tiene consecuencias
sobre su estatuto jurídico
Las más importantes son:
1. El Éxodo es obra sólo de Yahweh
Puesto que Israel
debe su existencia a Yahweh,
Israel le “pertenece” a Yahweh
yli-yKi
~ydIb'[] laer"f.yI-ynEb.
~he yd:b'[]
~t'Aa ytiaceAh-rv,a]
~yIr"c.mi #r<a<me
`~k,yhel{a/ hw"hy> ynIa]
25,55
Porque para mi
los israelitas son siervos;
siervos míos son ellos,
a los que yo hice salir
del país de Egipto.
Yo, Yahveh,
vuestro Dios”
2. La condición de pueblo santo
se extiende al ámbito
de las relaciones humanas
La libertad de todos
los miembros del pueblo
de Israel es “sagrada”
porque pertenecen sólo a Yahweh
Cf. por ejemplo, Levítico 25,42
(ley sobre el rescate de esclavos):
“Porque ellos son siervos míos,
a quienes yo saqué de la tierra
de Egipto; no han de ser vendidos
como se vende un esclavo”
Las relaciones entre los diversos
miembros del pueblo
se definen también
por el hecho de pertenecer todos a Yahweh
Levitico 17-26 pone las
bases de la respuesta ética
–exactamente de la misma
19,2 Habla a
toda la
comunidad de
los israelitas
manera que Lev 11-16 lo
y diles: Sed
han hecho para el culto–
santos, porque
en la naturaleza del ser
de Dios en cuanto santo
yo, Yahveh,
vuestro Dios,
soy santo.
3. Porque Israel es un pueblo
“santo” todos los aspectos
de su existencia
están caracterizados
por la “santidad”
Cf. por ejemplo, Levítico 19,2
“Habla a toda la comunidad de los israelitas
y diles: Sed santos, porque yo, Yahveh,
vuestro Dios, soy santo”.
Cf. por ejemplo, Levítico 20,26
“Sed, pues, santos para mí, porque yo, Yahveh
soy santo, y os he separado
de entre los pueblos, para que seáis míos”
Levítico 22,31-33
“Guardad mis mandamientos y cumplidlos.
Yo, Yahveh. v32 No profanéis mi santo
nombre, para que yo sea santificado
en medio de los israelitas. Yo soy Yahveh,
el que os santifica, v33 el que os ha sacado
de la tierra de Egipto
para ser vuestro Dios. Yo, Yahveh”
Las leyes del Levítico
están fundadas
en el ser de Yahweh
Por eso el Levítico insiste
en el culto
y en la observancia
de las prescripciones de “pureza”
Dice Childs
“Israel no alcanza un estado de santidad
mediante el cumplimiento de determinadas
imposiciones. La santidad no es un proceso
que hay que lograr. Más bien, el Señor ha
separado a Israel para sí mismo y lo ha
transformado en su pueblo santo
al liberarlo de Egipto (Levítico 22,31)…
…Sin embargo, la santidad puede ser
confiscada por la contaminación con lo profano.
Al observar los mandamientos divinos Israel
responde en obediencia a su status
como un elegido, una nación santa…
…El imperativo “Sed santos como yo soy
santo” (Levítico 19,2) desafía a Israel
a comprender, a darse cuenta de su condición
y a desempeñar el rol al que ha sido llamado.
Las leyes del Levítico están fundadas
en el ser de Dios
que es la única medida de la santidad”
La tierra que será dada al pueblo
pertenece a Yahweh
Él es el único propietario
de la tierra
Por tanto, no hay en Israel
“derecho de propiedad”
Los israelitas pueden usufructuar
la tierra, pero no pueden poseerla
Levítico 25,23
La tierra no puede venderse para
siempre, porque la tierra es mía,
ya que vosotros sois para mí
como forasteros y huéspedes
5.
El Éxodo como “separación”
y “santificación” define
también las relaciones de
Israel con las otras naciones
El pueblo que ha sido “santificado”
no puede vivir como las naciones
de las cuales ha sido “separado”
Levítico 20,22-26
20,22
Guardad, pues, todos mis preceptos
y todas mis normas, y cumplidlos;
así no os vomitará la tierra adonde os
llevo para que habitéis en ella.
20,23
No caminéis según las costumbres
de las naciones que yo voy a expulsar
ante vosotros; pues, porque han obrado
así, yo estoy asqueado de ellas.
Levítico 20,22-26
20,24
Pero a vosotros os he dicho:
«Poseeréis su suelo, el que yo os daré
en herencia, tierra que mana leche y
miel». Yo soy Yahveh, vuestro Dios,
que os ha separado de estos pueblos.
Levítico 20,22-26
20,25
Habéis de hacer separación entre
animales puros e impuros,
y entre aves impuras y puras;
para que no os hagáis abominables,
ni con animales ni con aves,
ni con lo que se arrastra por el suelo;
porque os he separado todo eso
como impuro.
Levítico 20,22-26
20,26
Sed, pues, santos para mí
porque yo, Yahveh,
soy santo,
y os he separado
de entre los pueblos
para que seáis míos
Levítico 22,32-33
(conclusión de una ley sobre los sacrificios)
22,32
No profanéis mi santo nombre, para que yo
sea santificado en medio de los israelitas.
Yo soy Yahveh, el que os santifica,
22,33 el
que os ha sacado de la tierra de Egipto
para ser vuestro Dios. Yo, Yahveh
Este texto establece una correspondencia
exacta entre dos acciones divinas…

La santificación de Israel

La salida de Egipto
El participio m:qaddi$:kem
(“el que os santifica”)
está seguido por el participio hammôcî
(“el que ha hecho salir”)
Los dos participios
tienen el mismo valor
y, por eso, la salida de Egipto
es la santificación de Israel
También se puede ver Lev 18,3-5,
que introduce las leyes
sobre las relaciones sexuales
Levítico 18,3-5
No hagáis como se hace en la tierra de Egipto,
donde habéis habitado, ni hagáis como se hace
en la tierra de Canaán a donde os llevo;
no debéis seguir sus costumbres. v4 Cumplid mis
normas y guardad mis preceptos, caminando
según ellos. Yo soy Yahveh, vuestro Dios.
v5 Guardad mis preceptos y mis normas.
El hombre que los cumpla, por ellos vivirá.
Yo, Yahveh.
Si Israel ha sido “separado”
y “santificado” no puede vivir
según las costumbres y las leyes
de los pueblos de los que ha sido
“separado” y “santificado”
Descargar

Diapositiva 1