ALGDGADU
La Muy Leal y RLS “Argos” No. 3
de la Muy Respetable Gran Logia Soberana de Baja California
de AALL y AAMM
Presenta, el número 7 de su serie:
“Silencio, hermanos míos…”
¡Utilice el botón izquierdo de su apuntador electrónico para avanzar!
ALGDGADU
La primera parte del presente trabajo, corresponde a quien solo firma como
‘Javier’. Para él nuestro reconocimiento más fraternal y sincero.
La segunda parte, contiene reflexiones de nuestro Venerable Maestro saliente,
QH  Rogelio Amaral Barragán. Diciembre del 2008 E V 
Los Argonautas.
PRIMERA PARTE
Vientos de cambio,
brisas de esperanza.
El amanecer de una
nueva era, conforme
afirman muchos.
Al respecto de Barak
Obama se han escrito
muchas cosas, relativas a
su raza, a su origen.
Pero no se ha
mencionado lo más
significativo de su íntima
inspiración :
Su joven madre.
Ante el océano de posibilidades de la vida,
cabe a los padres conducir los pasos
de los hijos por el mejor camino.
Obama tuvo en su madre un
vivo ejemplo de generosidad
y de servicio al prójimo.
De ella, Obama heredó
una cierta forma de mirar
las cosas.
“Ten el coraje de recorrer
el mundo, y de buscar tu vida” –
alguna vez le dijo-.
Ann Dunham nació
en el estado de
Kansas, en
Noviembre de 1942.
La herencia más
preciosa que legó a
Obama fue,
ciertamente, su modo
peculiar de
ineterrelacionarse con
otras personas y con el
mundo a su alrededor.
Su mirada solidaria, o
su mirada compasiva.
Hija única de la pareja Dunham,
Ann creció en una familia de clase media
norteamericana, en el estado de Hawaii.
Su padre, Stanley, trabajaba en una firma de
muebles, y su madre Madelyn, era ama de casa.
Desde temprana edad, Ann destacó en los estudios, y
aún adolescente, antes de concluir la Preparatoria, ganó
una beca para acudir a la Universidad de Chicago.
Pero su padre le pidió que rechazara la
invitación y se quedara junto a la familia.
“Pájaro tierno tiene que volar cerca del
nido”, opinaba su padre,
sin poder imaginar las consecuencias
que tal decisión acarrearía...
Y se empezó a tejer la
historia de esta familia...
Ann, hija obediente como era, permaneció al
lado de sus padres y, tras concluir la
Preparatoria, ingresó a la Universidad de
Hawaii.
La joven universitaria, reservada y
pensativa, valoraba las amistades, y
alimentaba un gusto especial por la cultura.
Cursó Antropología, y mostró un interés
especial por los nacientes movimientos
de lucha por los derechos civiles.
¿Qué le reservaba el futuro?
La gran verdad es que la vida
se construye con decisiones.
Las decisiones de la mente,
y las decisiones del corazón.
Así, al inicio de la
universidad, Ann se
enamora de un
estudiante africano
que había venido a
hacer intercambio
estudiantil en los
Estados Unidos.
Ella, una joven
de diecinueve años,
inteligente, recatada
y tímida.
Él, un joven
inteligente y
carismático,
constante centro de
las atenciones, con
mil historias para
contar de su tierra
natal, la lejana
Kenya.
“¿Quién algún día
arrancará los
secretos del
corazón,
los misterios
del amor?...”
Y resolvieron
casarse.
“Aun la barriga no
crece y ya los hijos
brillan en los ojos
de las madres”...
escribió cierta vez
un poeta.
El 4 de agosto de
1961,
la maternidad
llegó para Ann
y le obsequió al
pequeño Barak
Obama.
La radiante felicidad
de una joven madre
que llevó en su
regazo al
primogénito.
En verdad, para
todos hay horas
felices.
Mas: ¿Qué les
reserva el futuro?
Era una típica
familia, en el
inicio.
Pero un día, el Sr. Obama
anunció que se iba a dictar
una cátedra en la
Universidad de Harvard.
A Ann le extrañó la
decisión, pues tal
transferencia implicaba el
corte de su beca de
estudios. ¿Cómo iría él a
mantener a su família?
Pero el Sr. Obama
se mostró firme en su
decisión, alegando la
superioridad del nivel de
enseñanza.
A la izquierda, el pequeño
Barak Obama, aún sin
cumplir dos años, cuando
su padre dejó a la familia
y se marchó de Hawaii.
Poco tiempo después
llegó la noticia de que el
padre, tras concluir el
curso, resolvió regresar a
Kenya, en África.
Así, el Sr. Obama se
apartó para siempre de
su esposa e hijo.
Dicen que los primeros
recuerdos conscientes
que guardamos se
remontan a los tres años
de edad.
Barak Obama pasa su
primera infancia,
entonces, sin ningún
recuerdo de la presencia
de su padre.
“De mi padre, tiene más
presencia su falta en mí”
-Dijo alguna
vez un poeta-.
¿Qué es lo que pudieron
hacer la madre y los
abuelos de Barry
(cariñoso sobrenombre
utilizado por la família),
si no amarlo el doble?
A medida que iba
creciendo, surgieron las
inevitables preguntas:
“¿Dónde está mi padre?
¿Por qué se fue?
¿Cuándo regresará?”
Sin tener las
respuestas, su familia,
compuesta ahora por su
madre y sus abuelos,
procura, en la medida
de lo posible, suplir esa
ausencia con amor y
cariño.
El abuelo y el
nieto.
Playas de Hawaii.
El amor sincero que
hace aflorar sonrisas
en los rostros.
En verdad, en la vida
de todos hay
momentos felices.
“Una infancia
amorosa y ordenada
afirma el terreno por
el cual caminaremos
hasta la vejez...
...y nuestra aventura
existencial tendrá
más o menos
oportunidades a
medida que ese
terreno sea
confiable”...
-escribió cierta vez
una poetisa-.
Entretanto Ann, con
sus veintitantos
años,
mantiene la frescura
del entusiasmo que
la hace ver la vida
como un océano de
oportunidades positivas.
Sabe que el fracaso de
un amor no es el
fracaso del Amor.
Y el fracaso de un
matrimonio, no es el
fracaso del Matrimonio.
Así, se enamora
nuevamente.
Cada día tiene su
historia.
Cuando un nuevo
amor florece,
el sol aparece
más bello en el
horizonte,
y los colores del día
nacen con un brillo
diferente.
Por lo que, en 1967
en el verdor de sus
veinticinco años,
Ann decide casarse
nuevamente.
En breve,
el destino le sonreirá
lisonjero.
Y la maternidad pasará
suavemente las manos
por su vientre por
segunda vez...
El 15 de agosto de
1970 nace su hija,
que recibe el
nombre de Maya.
Escribió cierta vez un
poeta, que los ojos de
las madres continúan
brilllando en la
penumbra de la noche
aun después que todas
las luces se apagan.
Les sucede a todas las
madres, según se nos
recuerda, desde el
principio del mundo...
Y los ojos de Ann pasan
a brillar con un brillo
redoblado,
ahora por el
nacimiento de su
pequeña...
Con su nueva familia, además de su hermana,
Obama obtiene un padrastro, Lolo Soetoro, de
nacionalidad indonesia.
En los primeros años, la familia vive
en Hawaii, donde Lolo Soetoro completa
sus estudios en Geología.
Barak Obama tenía seis años de edad,
cuando la familia resolvió mudarse a
Jakarta, capital de Indonesia.
Se instalaron en un barrio humilde en la
periferia de la ciudad. Fueron los primeros
extranjeros en la vecindad.
Al inicio, Obama era objeto de bromas, no sólo a
causa de su color, sino también por ser más
“gordito” que los niños de la localidad.
Desde el inicio se vió en la necesidad de construir
puentes, y en poco tiempo hizo amistades en la
vecindad, pasando las tardes jugando en las calles
o subiéndose a los árboles atrás de su casa.
Por primera vez Ann tuvo contacto con la dura
realidad de las familias que viven al margen de la
sociedad, y la miseria dejó de ser para ella un
concepto abstracto para tornarse en algo palpable.
Inicialmente, Ann proveyó ayuda a
todo el que tocaba a su puerta
pidiendo apoyo,
y no tardó en formarse una “caravana
de la miseria” al frente de su casa,
obligándola a volverse más selectiva
en su caridad.
Dividió su tiempo entre la enseñanza del inglés en
la Embajada de los EE UU, y el apoyo a proyectos
sociales y acciones comunitarias destinadas a la
mejora de las condiciones socioeconómicas de las
familias olvidadas por el destino.
Lolo Soetoro consiguió un empleo en la filial de
una empresa petroquímica norteamericana y poco
después fue promovido a una jefatura.
La familia se mudó a un barrio mejor.
Así, pasaron a frecuentar el selecto
círculo de la alta sociedad indonesia.
En cuanto Ann se integró a la realidad del país,
intrigada por la miseria, su marido se vuelve cada vez
más ocidentalizado; frecuentando campos de golf y
soñando con mansiones. El consumismo lo sedujo.
Aunque la pareja rara vez discutía,
cada vez tenía menos cosas en
común.
El silencio comenzó a tomar fuerza.
En una relación hay dos
tipos o signos de silencio:
El primero es el silencio de la comunión,
que representa la esencia de la unión,
donde los dos se convierten en uno.
Un silencio de renuncia amable y
que trasciende a las palabras.
,
Y existe un segundo silencio, ominoso:
El silencio de las palabras no dichas.
El silencio donde cada parte
habita en una isla propia, solitaria.
Un silencio donde, ni las aspiraciones
íntimas, ni los suaves movimientos del
alma, son compartidos.
En resumen: Mal va el amor, si los
amantes no se lo dicen todo.
Y después de seis años de
matrimonio, Ann decide
separarse.
Obama relataría años más tarde que su madre no
estaba preparada para la soledad, y que la soledad
constante para ella era “como la falta de aire”.
Conforme recordaría
Maya años más tarde, su
madre, a pesar de sus
dos matrimonios
deshechos, en ningún
momento se quejó de la
trayectoria de su vida.
Siempre procuró mantenerlos a salvo
de sus desilusiones amorosas o
posibles resentimientos afectivos.
Sabía que el Amor
es más grande que el
fracaso en los amores...
Nunca se quejó frente a
sus hijos de sus
fracasos en el amor o
de sus matrimonios
fallidos.
Lejos de lamentar las
relaciones deshechas,
agradecía
constantemente por los
bellos hijos que
la vida le concedió.
Pequeños detalles
que muchas veces
pasan desapercibidos,
pero que hacen la gran
diferencia...
Nuestro error es
creer que sólo las
grandes cosas son
importantes.
Es en los detalles
sutiles de la
existencia, que el
verdadero carácter se
manifesta.
A todos nos toca,
tarde o temprano,
bailar en la cuerda
floja de lo inesperado.
¿Y qué iba a hacer
una joven madre y
sus dos pequeños
retoños en una tierra
extranjera?
Tal vez lo mejor fuese
retornar al primer
nido.
Así, Ann compró tres
pasajes de regreso a
los Estados Unidos.
La pareja Dunham
recibió de regreso con
los brazos abiertos
a la hija y a sus dos
nietos.
Unos padres
amorosos son, y
siempre serán,
el puerto más seguro.
El señor Stanley Dunham, Ann, Maya y
el joven Barak Obama.
Manos que se tocan,
la sonrisa acogedora a flor de labios,
propio de aquellos que saben
valorizar lo esencial de la vida...
Hay momentos de profunda felicidad,
sin causa especial,
sólo por la satisfacción de respirar.
La pureza de los niños pequeños,
todo lo que más amamos,
el sol, el pasto, la brisa, el mar...
Padre e hija, madre e hijos,
abuelo y nietos, los pequeños hermanos.
Todas las familias son iguales,
lo que cambia son las historias...
Cierta vez, alguien escribió
que la verdadera felicidad
está en La Familia...
cuando hay afinidad en la
sensibilidad y en el espíritu.
Repetimos: En verdad,
hay momentos felices.
Y la vida continúa:
Barak Obama, ahora con diez
años de edad, es matriculado
en una escuela en Hawaii.
A su corta edad, tantos cambios,
tantas mudanzas y tantas andanzas
finalmente lo preparan para la rápida
adaptación a toda clase de situaciones,
aún las más inesperadas...
Aquí, el único estudiante negro
en su grupo de treinta alumnos.
En cuanto a su madre,
ella, con Maya en
brazos, continuó
empeñada en proyectos
sociales por el mundo,
Y el pequeño Obama
pasó a vivir con los
abuelos y a estudiar en
los EE UU.
Al menos dos veces al
año, en las vacaciones
de verano en las
festividades de fin de
año, la familia se reúne.
El tiempo pasa y los
niños se transforman
en adolescentes y
jóvenes adultos.
Una familia multi-racial,
multi-étnica, multicultural y multi-nacional.
Obama, siendo nueve
años mayor, procura
ayudar en la educación
de su hermana.
Le sugiere libros, discos,
películas, como todo buen
hermano suele hacer.
Ann, aunque pasa buena
parte del tiempo
dedicada a proyectos
sociales,
sigue de cerca la rutina
de los hijos, cubriéndolos
con todo su amor y
cariño.
En un mundo donde lo
diferente es visto con
frialdad y desconfianza,
busca dotar a sus hijos
de una forma de ver
acogedora, capaz de
ubicar la belleza en la
diversidad.
“En nuestra casa, la Biblia, el
Corán y el Bhagavad Gita
estaban lado a lado en la repisa...”
Barak Obama
“Todas las religiones fueron
verdaderas en su tiempo.
Quien sea capaz de reconocer el aspecto no
perecedero de su verdad y separarlo de lo que
es circunstancial, habrá aprendido eso...”
Joseph Campbell
(uno de los escritores favoritos de Ann)
Con su madre y hermana constantemente
viajando, el puerto de Obama eran los abuelos,
el señor Stanley y la señora Madelyn.
Para entender un poco el espíritu de la pareja
Dunham, es necesario recordar la serenidad con
la que recibieron el hecho de que su única hija,
Ann, resolviera casarse con un estudiante
africano.
Es preciso recordar que al inicio de los años 1960
el matrimonio inter-racial era considerado un delito
en la mitad de los estados norteamericanos,
En los otros era
apenas tolerado por la
ley, como ocurría en el
estado de Hawaii.
El matrimonio entre
personas blancas y
negras no era visto
con buenos ojos por la
sociedad vigente.
Y con mucho amor criaron y acogieron
a su amado nieto en el modesto
departamento de dos habitaciones donde
vivían.
El tiempo pasó,
y todos un día habremos de partir...
En febrero de 1992, el Sr.
Stanley Dunham muere, a
los 74 anos de edad.
Padre y esposo amoroso.
(En la foto, con su esposa
Madelyn y su hija, Ann.)
Un abuelo y “padre” que
amó a plenitud a sus
nietos.
“La vida no se mide
por la cantidad de
años que vivimos...
...sino por la cantidad de
alegría que fuimos
capaces de brindar”.
-escribió cierta vez un poeta-.
Y la vida continuó,
por entre la tristeza
de las partidas
y la alegría de las llegadas.
Personas amadas que parten,
Personas amadas que llegan...
Fue en el despacho de abogados en Chicago,
donde trabajaba, que Barak Obama conoce a la
joven abogada Michelle Robinson.
Y no tardan mucho para decidir que han
de casarse.
Marian Robinson
con su hija,
Michelle
Ann Dunham con
su hijo, Barak
Obama
Dos familias
que se unen,
Historias, memorias,
sueños, recuerdos que
se entrelazan...
Personas amadas que llegan,
Personas amadas que parten.
En 1995, Ann interrumpe
sus actividades en proyetos
socio-económicos en el
Asia para cuidar de su
salud en los Estados
Unidos.
Hace cerca de un año que ella comenzó a sentir
dolores en el estómago, cuya causa no
consiguieron descubrir los médicos locales.
Los nuevos exámenes
diagnostican cáncer.
Así, inicia el penoso
tratamiento en Hawaii.
En tanto, el diagnóstico tardío reduce
las oportunidades de vencer la enfermedad, y Ann
pierde la batalla, a los 52 años de edad.
Su prematura partida deja
atónita a la familia,
teniendo en cuenta el amor
que manifestaba por la
vida.
Quería adoptar a una criatura
refugiada, sueño que ya no tuvo
tiempo de realizar.
Barak Obama afirma que
su mayor error en la vida
fue no haber estado
presente al lado de su
madre en la hora de su
partida.
Tanto la familia como los médicos mantenían la
esperanza de que consiguiera vencer en la dura
batalla que sostuvo contra el cáncer.
Su hija recuerda que tenía
un corazón muy delicado y
que lloraba con facilidad,
le bastaba ver algún animal
maltratado, o a una
criatura víctima de
injusticias o crueldades,
una noticia o una película
triste.
Por otro lado, no
tenía temor, era muy
determinada en sus
decisiones.
Ann, vivió en más de trece
países, y en todos ellos se
sentía como en casa.
Se consideraba una
ciudadana del mundo.
Durante toda su vida despertó al alba y
trabajó incansablemente en acciones
sociales, en especial aquéllas que
beneficiasen a los excluídos y marginados
de la sociedad.
Atendiendo a sus deseos,
la familia y unos pocos
amigos íntimos lanzaron
sus cenizas al Océano
Pacífico, en una de las
playas de Hawaii.
Ann Dunham
(1942 - 1995)
Pese a su prematura
muerte, vivió lo
suficiente para asistir al
matrimonio de su hijo.
Pero, quizo el destino
llevársela antes que
su hija se casase,
o de que nacieran sus
nietos; ella que tanto
amaba a los niños...
Es pues deseable pedir,
que la mirada compasiva
de la madre pueda
continuar brillando en los
ojos de su hijo,
durante los importantes
desafios que enfrentará
en los próximos años.
Fin de la Primera parte
SEGUNDA PARTE
Comentarios complementarios hechos por el QH
Rogelio Amaral Barragán, 33º, Venerable Maestro
saliente de la RLS “Argos” No.3 de la obediencia de la
Gran Logia Soberana de Baja California, de Antiguos,
Libres y Aceptados Masones y actual Gran Comendador
del Soberano Consistorio General No. 1 “Ramiro
Medina Estrada” del Rito Escocés, Antiguo y Aceptado.
Oriente y Zenit de Tijuana, Baja California, México.
“Luego de leer esta breve biografía
del triunfador en los pasados comicios
de los Estados Unidos, nos sentimos
obligados a hacer una breve reflexión
sobre la trascendencia, y claro, las
consecuencias de un hecho histórico
tan sorprendente como portentoso.”
“…Porque resulta obvio que el
mundo no esperaba un cambio
tan repentino en el seno de la
sociedad más industrializada y
más avanzada del mundo, con
el impacto que representa para
el nuevo equilibrio mundial,
luego del colapso de la Unión
Soviética.”
Sencillamente, los que nacimos
durante, o inmediatamente después
de la Segunda Guerra Mundial,
llamados “Los Baby-Boomers”,
jamás imaginamos poder presenciar
en el lapso de nuestras vidas, un
acontecimiento de la magnitud del
que acabamos de vivir, si bien
indirectamente.
“Como tampoco se lo
hubieran podido imaginar
aquellos que iniciaron la
lucha por la obtención y
respeto a los derechos civiles,
ocurridos durante las grandes
movilizaciones de los años
sesentas, que costara la vida a
líderes negros de la talla del
Rev. Martin Luther King o del
activista Malcom X.”
“Si se observa todo esto en la
perspectiva histórica de una nación
que sufrió una dolorosa guerra civil
en el siglo XIX y que pasó por los
estertores de una cruel y prolongada
confrontación civil en la segunda
mitad del siglo XX, se podrá decir
que aún hoy se aprecian las huellas de
esa prolongada tensión entre sus
capas étnicas componentes. Por lo
mismo, no podemos menos que
asombrarnos y declarar que los
Estados Unidos son una sociedad, sin
duda, excepcional.”
“Así, al abrirse un capítulo totalmente nuevo en la Historia de esa
gran nación, siempre inmersa en conflictos bélicos…”
“No podemos menos que desearles lo mejor…”
“Sin dejar de lado que la llegada
de Barak Obama a la Presidencia
de los Estados Unidos lo habrá de
confrontar de lleno con las
inmensas expectativas que su
ascensión hubo de generar, tanto
dentro, como fuera de sus
fronteras.”
“Y, aunque sea apenas el Presidente
electo de los Estados Unidos, en realidad,
de sus acciones u omisiones se han de
derivar enormes repercusiones en el
mundo entero. Quiera el Gran Arquitecto
del Universo que sea todo para bien y
que este joven político esté a la altura de
las expectativas que su elección ha
desatado en todas partes, no solo en su
tierra.”
“Entre las diversas promesas que hizo
tanto durante su campaña como fuera de
ella, convertido ya en Presidente ‘electo’
de los Estados Unidos está la de darle fin
a la invasión de Irak, con toda la carga
emotiva y política que ello implica tras la
agonía de la llamada ‘era Bush’. ¿Y qué
decir de su promesa de cerrar la infame
prisión de Guantánamo? Así, cabría
también esperar un cambio de política
hacia la isla de Cuba y el fin del injusto
bloqueo.”
“Pidamos entonces al GA DU que la formación y
el ejemplo recibido de su madre sobreviva al pragmatismo
de sus experiencias políticas. Si esto ocurre así, los
cambios que se avecinan podrían ser de dimensiones
insospechadas y apenas previsibles.”
“Que Barak Obama, él mismo un mulato y su
hermana Maya, mestiza malayo-estadunidense, casada
con un canadiense de origen chino, señalen el camino
del gran cambio. Es lo deseable, es lo probable.”
La pareja Obama con sus hijas,
Malia Ann (10) y Natasha (7).
“Así, de la misma forma en que la Francmasonería proclama la
igualdad absoluta entre todos los seres humanos, la hermana de
Barak Obama, Maya Soetoro, su hija Suhaila y su marido Konrad,
bien representan, junto al Presidente recién electo en los EE.UU.,
el ideal predicado por el insigne maestro e intelectual mexicano
José Vasconcelos, como se lee en su libro: ‘La raza cósmica”.
“Cabe aquí hacer una serie
de consideraciones, que la
realidad de los hechos nos
obliga a tocar, tras conocer
la breve biografía del joven
Barak Obama...”
“Y es doblemente importante hacer el
análisis sugerido porque, de lo que de
estos hechos se derive, habrán de
sobrevenir una serie de implicaciones
a cual más sorprendentes. Lo que ya es
del todo indudable es que la influencia
de Ann en la formación del carácter de
Barak Obama se observó en su forma
de confrontar a su rival y su serena
respuesta a los agrios ataques que en
su contra se lanzaron a lo largo de su
campaña.”
“También debe tomarse en cuenta que,
habiendo nacido en una familia especial,
desprovista de la carga de prejuicios
raciales típicos de los ‘wasp’ (por white,
anglo-saxon protestants; blancos,
anglosajones y protestantes) resulta casi
una garantía de que Obama inicie una
era de gran auge para la libertad y la
visión de vías alternativas de
organización social, empezando por la
forma de constituir o considerar a la
familia, célula social, más en
consonancia con la composición real de
la sociedad estadounidense actual.”
“Si a lo anterior agregamos que
Barak Obama es un francmasón del
Grado 32 de la vertiente afroestadounidense conocida como
‘Prince Hall’ podremos – casi- tener
la certeza de que Obama conozca
profundamente las enseñanzas
humanistas de la Antigua Orden, con
todo lo que de iluminación intelectual
y apertura de mente puede conllevar.
No han de pasar muchos años antes
de que veamos caer las últimas
barreras raciales en ese país. Esto lo
auguramos, si el dolido ‘status’ se lo
permite, pues no ha de ceder el paso
sin luchar, quizá ferozmente.”
“Sí, en efecto, hay quien dice
que llegó el momento de que
el sueño de un mundo mejor,
...mucho más justo, fraterno
y solidario, se haga realidad.
Difícil, sí, pero la coyuntura
que se presenta en el momento
actual lo torna posible.”
“En fin, las expectativas son enormes. Quizá por
ello, nunca como hoy se ciernen sobre una sola
persona señales a la vez tan alentadoras como
ominosas. La ‘repentina caída’ económica del
poderoso gigante y luego la que le ha seguido a
nivel mundial no parece ser una simple
‘casualidad’ porque en política, hasta las
‘casualidades’ están programadas. A ello se le ha
de agregar la ‘oportuna’ quiebra técnica de
importantes instituciones antes consideradas
sólidas e inamovibles por Wall Street. Si le
sumamos a esto la ‘crisis’ también oportuna de las
grandes armadoras de automóviles del Coloso del
Norte, a las que se pretende ‘salvar’ del colapso
con los dineros públicos, solo nos queda imaginar
dos cosas:”
1.- Nos habla de un enorme
proyecto agudo y malicioso para
desestabilizar al gobierno de
Obama antes de su arranque, o
bien:
2.- Del fracaso manifiesto del
esquema económico neoliberal
y consumista a ultranza que se
le impuso al mundo entero a
partir de las dos últimas décadas
del siglo XX a la fecha.”
Resumiendo: Barak Obama ha
de estar muy alerta ante los
signos ominosos que se ciernen
sobre él y todo líder
carismático que sea capaz de
concitar y atraer el decidido
apoyo de las multitudes. Esto
es veneno puro para la
mentalidad plutocrática. La
tentación de eliminarlos puede
llegar a ser demasiado grande
para aquellos que nadan en las
aguas de la dulce mediocridad
bien apoyada por el poder de
las más Grandes Fortunas.”
“Digno de mención es que el nombre
de Barak, en árabe, equivale al
‘Baruj’ hebreo, esto es: ‘Bendecido’.
Esto no parece ser una casualidad.
Luego, si lo agregamos a los signos
de rompimiento con una era caduca,
tendremos que colegir que los riesgos
para el joven Obama son, sin duda,
enormes, en demasía…”
“No creo exagerar al sugerir que todos, sin
distingos de fronteras o de ideologías, hemos
de brindar nuestro más decidido apoyo a las
reformas que están en camino en los Estados
Unidos de América. Si ello ocurre en santa
paz, bien y bueno, pero pudiera ocurrir que
esto acelere a los ‘halcones’ de la guerra en
ese país o en cualquier rincón de nuestro
‘globalizado’ mundo. El dinero que en ello se
juega es de dimensiones inimaginables. Sólo
la estrecha colaboración entre las mentes más
lúcidas y progresistas del orbe podrá prevenir
la serie de provocaciones que han de surgir a
corto o mediano plazo. Cuidemos que no
lleguen a concretarse. Los beneficiarios de la
guerra, los seres humanos más retrógradas,
asechan taimadamente en las sombras.”
“La solidaridad internacional se enfoca en Obama, es cierto, pero
en realidad, debiera unirnos a todos, pues el cambio sería de
alcances mundiales.”
“En conclusión: Nunca como ahora se avisoran tantos y tan
profundos golpes de timón en la política exterior de los Estados
Unidos. Quizá aún pueda recomponerse la imagen belicosa que de
ellos se gestó durante los siglos XIX y XX en el mundo entero.
Los estertores que todo esto habrá de provocar harían temblar al
más pintado. Valga reconocer que en su campaña, el joven político
dio muestras de tener el pulso firme. Le deseamos buena suerte a
Barak Obama.”
Rogelio Amaral Barragán
VenMtro 
Las ideas y opiniones del Venerable Maestro saliente de la Muy Leal y RLS
“Argos” No. 3 de la Gran Logia Soberana de Baja California, de Antiguos, Libres y
Aceptados Masones están claramente marcadas a partir de la Segunda Parte de
esta presentación. La primera parte corresponde a: “Javier” y el formato original al
caballero cuyo domicilio electrónico es: [email protected] del Brasil. En
ella, se introdujeron algunas correcciones ortográficas, de sintaxis y de estilo en
lengua castellana, sólo a manera de apoyo a la traducción del original en
portugués. Para dirigirse a la RLS “Argos” No. 3 escriba a: [email protected]
Rogelio B. Amaral, 33º
Gran Comendador
Soberano Consistorio General No. 1
“Ramiro Medina Estrada”
Zenit de Tijuana, Baja California, México
[email protected]
Tema musical:
“Magic City”, interpretado por
Formato original:
Johannes Linstead y Nicholas Gunn
‘Javier’ & [email protected]
Descargar

Diapositiva 1 - Ptr. Arturo Quintero