¿Cuantas películas ya viste?
¿Cuantas más verás?
Esta vida terrenal
está marcada por
llegadas y partidas.
Nadie eligió el día de su
llegada a este mundo, y no
es posible saber el día en
que seremos llamados a
dejarlo todo para atrás y
partir,
a embarcarnos en la
Gran Partida.
Algunas tradiciones religiosas
enseñan que al momento de la
muerte, el alma recién liberada de la
materia, recuerda cada instante de la
vida terrenal que dejó para atrás.
“Aquí está la película de tu vida...”
Cada acto practicado, grande o aparentemente
insignificante, las buenas acciones y las
vergonzosas, las realizadas a la luz del día o en el
silencio de la noche, serán mostradas sin ningún
embellecimiento.
Frente a frente con nuestro prontuario,
viendo tanto las virtudes, como las fallas.
Nuestra conciencia juzgando
si supimos hacer buen uso de nuestras horas.
Muchas tradiciones definen al próximo mundo como
“El Mundo de la Verdad“, porque allá reconoceremos
claramente el valor de las acciones que
practicamos...
La “película de la vida” no tiene estreno, y
una vez concluida, no habrá mesa de edición
ni admitirá cortes o adiciones.
Existe una tradición judaica que va más
allá, y menciona una segunda película,
una película que muestra como podría
haber sido la vida de la persona si se
hubiesen tomado las elecciones ciertas,
aprovechadas las oportunidades;
y utilizado el potencial.
Esta segunda película – el dolor del potencial
desperdiciado – sería más difícil de soportar...
Todas las buenas acciones por practicar,
los frutos y las flores que jamás brotaron
porque fallamos en aprovechar las
oportunidades, ahora irremediable
y definitivamente perdidas.
Veremos reflejados en el
Espejo de la Justicia
todos los episodios
de nuestra vida...
A cada nuevo día, a cada momento,
hacemos elecciones y nos encontramos
con oportunidades.
Somos los escritores, directores y
actores de la película que está siendo
filmada, película a la que, tarde o
temprano, seremos llamados a asistir.
A nosotros, y a nadie más, corresponde
decidir las acciones que practicamos, y el
rumbo que damos a nuestra vida.
Podemos:
- ser solidarios, o ser indiferentes;
- ser generosos, o ser mezquinos;
- purificar nuestro corazón, o corromperlo...
A cada elección, filmamos una escena de
la película de nuestras vidas ...
Cultiva el hábito de
dedicar parte de tu
tiempo para
reflexionar sobre el
propósito de nuestra
existencia.
La vida no es solo
trabajar y descansar.
No vinimos de paseo a
este mundo.
Esta vida terrenal
representa la
pasantía probatoria
de la Eternidad.
Vivimos en un tiempo en
que se hace necesario el
sacrificio, el servicio
desinteresado, en pos del
prójimo necesitado.
O asumimos nuestra
cuota de bondad y de
compasión, de
esfuerzos en pos de un
mundo más justo,
igualitario y fraterno, o
iremos a hundirnos,
nosotros,
nuestra sociedad,
la humanidad ...
Debemos mantener amplio nuestro
campo de visión y de actuación,
en un mundo donde tantos se
contentan en cerrarse en sí,
cuidando únicamente sus pequeños
intereses personales.
Nosotros, los bendecidos por el destino, los
que tenemos garantizadas nuestras tres
comidas al día, que tuvimos acceso a la
educación y que disfrutamos del tiempo y
condiciones para acceder a internet ,
somos minoría, una parte
diminuta de la sociedad.
La mayor parte de la humanidad
apenas sobrevive, amparando la
fragilidad de la vida, día tras día ...
Son tantos los que
en silencio esperan
por un puñado de
compasión, por una
mano llena de
justicia...
Qué responderá la
niña de tantos
despojos el día en que
le sea formulada la
siguiente pregunta:
“¿Acaso encontraste, en
este vasto mundo,
alguien dispuesto a
amainar
tu dolor ...?”
¿Permanecerá ella en
silencio, o pronunciará
alguna palabra...?
A nosotros, tu y yo,
nos corresponde
decidir la respuesta.
No lo dejes
para mañana.
No hay tiempo.
Mañana podría ser
muy tarde ...
El ser humano es fruto de un
largo proceso evolutivo;
con su mente racional, y su corazón
capaz de sentir compasión, se sitúa
en la cumbre de la evolución.
Sin embargo, en los últimos tiempos,
infelizmente, la humanidad se ha desviado
de su rumbo, conforme lo demuestra el
triste escenario que predomina
actualmente.
Los desafíos que encontramos delante
nuestro, destinados a conducir a la
regeneración y a la plenitud de nuestra
condición humana, exigirán esfuerzos a la
altura ...
¿Quienes son los héroes que se esforzarán por
mantener encendida la llama de la solidaridad, del
amor y de la esperanza, en medio del vendaval del
desamor, del miedo y de la indiferencia ...?
Escucha las canciones del espíritu,
las melodías del alma,
y serán ellas tu pasaporte
para la eternidad.
“La noche está muy avanzada, y el día
está cerca. Despojémonos, pues, de las
obras de las tinieblas y vistámonos con
las armas de la luz.”
Nuevo Testamento
Rom. 13,12
“No es buen árbol el que da malos frutos,
ni es árbol malo el que da buen fruto.
Porque cada árbol es conocido por su fruto.
El hombre bueno, del buen tesoro de su
corazón, presenta lo bueno…”
Jesus Cristo
Nuevo Testamento
S. Lucas 6, 43-45
“La religión pura e incontaminada
delante de Dios y Padre es ésta: visitar a los
huérfanos y a las viudas en su
aflicción, y guardarse sin mancha del mundo.”
Santiago, 1-27
“Las fugaces horas de la vida del hombre
en la tierra pasan rápidamente, y lo poco
que aún queda habrá de llegar a su fin,
mas aquello que permanece
y perdura por siempre es el
fruto que el hombre cosecha
de su servidumbre ante el
Divino Umbral.”
De los Escritos
de la Fe Bahá'í
“¡Estos días son muy
preciosos;
aprovecha esta oportunidad
y enciende una candela que
nunca será extinguida,
la cual verterá su luz
eternamente,
iluminando el mundo
de la humanidad!”
De los Escritos
de la Fe Bahá'í
“Tan potente es la luz de la unidad
que puede iluminar toda la tierra.”
Bahá’u’lláh
(1817 – 1892)
Diseñado en português por :
[email protected]
Traducido al español por:
[email protected]
Descargar

Slide 1