Un misterio de amor entre
un Dios que llama por
amor y una Sierva que le
responde libremente y por
amor.
Es consagrarse por entero a
Dios a quien se ha
experimentado como el
absoluto, el único necesario
en nuestra vida, por quien
merece la pena dejarlo todo.
Es hacer la vida una ofrenda a
Cristo, para que, a través de
nuestras vidas, él siga pasando
haciendo el bien.
Como Sierva de María,
es traducir la vida en
un FIAT, en un
MAGNIFICAT, en un
estar al pie de la cruz,
como María, hechas
servicio, respeto,
adoración…
Es tener apoyadas en
el Señor, la valentía, la
audacia, la caridad y
la humildad de Santa
María Soledad
Descargar

Diapositiva 1 - HOTELES en ROSARIO.com.AR