8 de mayo 2012: 180. 000 estudiantes hacen huelga en
Quebec, protestando contra el aumento del 75% del
costo de la escolaridad
Sexualidad infantil
Etapa fálica y complejo de Edipo
• 3ª etapa del desarrollo libidinal: etapa fálica, complejo de Edipo.
Primera etapa de la definición de la identidad sexual
-
salida de la díada (o no)
la percepción de la diferencia anatómica
ingreso a la triangulación edípica
la angustia de castración
la renuncia edípica, amnesia infantil
desarrollo en la niña y el niño: diferencias
identificaciones y elección de objeto de amor
la formación del Superyo
la culpa inconciente
La díada, la salida (posible) de la díada
•
todo bebe humano tiene a la madre como primer objeto de necesidad y de amor.
Al comienzo no se diferencia de ella: apenas comienza a hacerlo, quiere poseerla
totalmente en un vínculo de exclusividad
•
mantener ese tipo de vínculo más tiempo del necesario, acarrea los riesgos de una
relación englobante que no ofrece salida, obstaculizando el surgimiento y
desarrollo de una identidad original
•
desde el inicio de la vida, el vínculo con la madre no es entre dos sino entre tres.
Ella tiene algún otro objeto significativo, que no es el niño
•
la importancia que la madre da a ese otro objeto será crucial para el niño.
Formará mejor su personalidad si renuncia a poseerla y se orienta en función de
algo de lo deseado por ella
•
el deseo es el motor del desarrollo psíquico, impulsado por las pulsiones sexuales
que obligan al psiquismo a realizar un trabajo. Pero por definición está ligado a un
imposible, es imposible de satisfacer.
•
todo el desarrollo puede verse desde el punto de vista de la individuación, que
implica una ganancia de autonomía e independencia
La triangulación
•
el “otro” objeto de la madre ocupa un lugar tercero que es simbólico, con el
primer significado de “lo que no es la madre y no es el niño”
•
una de las cosas que le pueden suceder a un niño, es que sea su padre quien ocupe
ese lugar (no siempre resulta así, ni es lo único que importa)
•
debe tenerse en cuenta la distancia entre el nivel simbólico y las experiencias
concretas, que sin embargo forman parte de su significado
•
la triangularidad está presente desde el inicio: en esta etapa del desarrollo se
ubica en el centro de la conflictiva. Entran en juego intensísimos sentimientos
tanto de amor como de hostilidad hacia los padres
•
el predominio de cada sentimiento sobre los otros, así como la relación con su
destinatario, sigue algunos parámetros generales aunque en el marco de la
singularidad de cada individuo
•
un “buen” desarrollo edípico conlleva la posibilidad de desarrollar una identidad
fuerte y definida, y una mayor capacidad de amar y ser amado. Pueden persistir
conflictos sin resolver, dificultando o aún impidiendo esa posibilidad
Percepción de la diferencia anatómica
Su investidura - Desarrollo heterosexual
•
por observación directa o bien porque la diferencia anatómica está presente en la
cultura, niños y niñas tienen una percepción del pene y de lo que interpretan como
“ausencia de pene” en las niñas
•
clasifican a las personas en términos de fálico (con pene, que significa
”completo”) o castrado (sin pene, “incompleto”). La problemática se centra en
“tener” o “no tener”. Es central en el desarrollo en esta etapa, pero puede
persistir, aún toda la vida
•
la masturbación, manifestación de búsqueda de placer y curiosidad infantil a la
vez, se intensifica en este etapa, y se acompaña de fantasías cuyo contenido
latente refleja la conflictiva edípica
•
el niño se posiciona frente al padre rivalizando con él por la posesión de la
madre, mientras desmiente la percepción de la diferencia, diciendo que a las
niñas “ya les va a crecer”
•
en algún momento “cae la ficha” de que no será así, y la percepción de la
diferencia es investida con su verdadero carácter de hecho radical, crítico e
irreversible
Angustia de castración - Las identificaciones
•
el niño empieza a sentir temor por enfrentar a semejante rival: cree que como
consecuencia , el padre le va a cortar el pene y quedará como las niñas
•
la niña, que no tiene nada que perder en ese plano, toma un camino diferente:
desarrolla un resentimiento hacia la madre por hacerla incompleta, sin pene
•
el temor del niño o angustia de castración: por ella renuncia a la aspiración de
poseer a la madre y sale de la conflictiva edípica
•
la niña se aleja de la madre por el resentimiento y se acerca al padre,
“haciendo” como la madre (por identificación con ella), que no tiene pene pero
tiene al padre
•
sale de la conflictiva por frustración, por amor a la madre, por temor a la pérdida
de su amor
•
la salida es diferente en niños y niñas, en ellas persiste el deseo por el padre por
más tiempo. Sin embargo ambos incorporan la prohibición edípica, manifestación
de una ola inconciente de represión
Amnesia infantil – Tendencia exogámica
•
la llamada “amnesia infantil”, es una de sus manifestaciones. Coincide con la
declinación del complejo de Edipo y la entrada en el período de latencia
•
implica una escasez de recuerdos, y no un borramiento total. Puede revertirse,
porque no es una abolición o una falta de fijación de recuerdos, sino el efecto de
una represión
•
el resultado de la represión que afecta a la sexualidad infantil, se extiende a la
casi totalidad de los acontecimientos de la infancia
•
cuando el monto de la represión es adecuado, el niño entra en la latencia y puede
disponerse favorablemente para el aprendizaje de la escolaridad, que requiere de
un apaciguamiento de los impulsos sexuales
•
si es excesivo, habrá una tendencia a la inhibición, si es escaso, el niño tendrá una
tendencia a la excitación y dificultades para aprender y asimilar normas de
conducta
•
el correlato directo de la incorporación de la prohibición, a la manera de la otra
cara de una misma moneda, es la salida exogámica del núcleo familiar
Complejo de Edipo: componentes positivo y negativo
•
se han establecido identificaciones predominantemente con el progenitor del
mismo sexo, o el del sexo opuesto, orientándose el deseo sexual hacia el sexo
opuesto o el mismo sexo
•
aunque también puede haber un predominio de la identificación consigo mismo: el
propio Yo constituye el centro del interés sexual. Es una variante llamada
narcisística
•
el varón identificado con el padre siente: “soy varón como papá es varón, haré
como él, tendré a una mujer que no será mamá, pero será una mujer como ella”
•
la niña se orienta hacia al padre con el sentimiento “soy mujer como mamá, haré
como ella y me orientaré hacia papá, cuando sea grande voy a casarme con él
como hizo ella”
•
estas variantes se llaman “edipo positivo”. La variante contraria se llama “edipo
negativo”: la identificación es con el progenitor del sexo opuesto al anatómico, y
la orientación del deseo sexual hacia el del mismo sexo
•
todo ser humano tiene ambos componentes (o variantes) edípicos, en la gran
mayoría de los casos predomina uno de ellos
Identificaciones matizadas
Salida del edipo en la mujer
•
las dos variantes edípicas se combinan para favorecer la formación de
identificaciones matizadas: se toma algo del objeto, pero por combinación, es
transformado en algo original y distinto
•
la salida del complejo de edipo de la mujer es materia de debate. Freud pensaba
que se iba consolidando, en gran medida, por la frustración, ya que el deseo es
imposible de realizar
•
algunos agregan que en la mujer habría una renuncia edípica por amor a la madre,
así como por el temor a perder su amor
•
otros piensan que se realiza a la manera masculina, por el temor de la pérdida de
la integridad física (temor a la penetración por el padre)
•
otros proponen que la salida definitiva tiene lugar al concretarse la relación
heterosexual de pareja
•
la identidad sexual femenina es más compleja que la masculina, pues comienza en
el vínculo con la madre, luego con el padre, luego debe poder alejarse de él
Definición de la identidad sexual
Correlato afectivo del complejo de edipo
•
identidad sexual: se define en un sentido heterosexual u homosexual. En algunos
casos no es así: la identidad sexual responde a modalidades que combinan rasgos,
a veces con inestabilidad de las identificaciones
•
correlato afectivo característico de la etapa edípica: rivalidad, celos y
sentimiento de exclusión. Reflejan la dramática edípica: la lucha por la posesión
exclusiva
•
estos sentimientos forman parte de la afectividad humana y perduran toda la
vida. Su persistencia evidencia que el conflicto edípico nunca finaliza del todo; su
intensidad es inversa a la madurez emocional
•
sobre esta base universal del desarrollo, la cultura puede estimular algunos
sentimientos, por ejemplo el de rivalidad, así como premiar la habilidad para
sobresalir excluyendo a otros y desvalorizar a quienes no sobresalen
•
algunas culturas en cambio valoran la humildad, la reserva, la integración en la
comunidad, mientras desalientan el triunfalismo y condenan la hostilidad
Establecimiento de la Ley
El sentimiento de culpa inconciente
•
las normas morales de los padres, junto con una imagen de sus cuidados, son
incorporados y sentidos como propios, constituyendo el llamado Superyo
•
el Yo se mide permanentemente en relación a los parámetros del Superyo : cuanto
mayor es su exigencia y severidad, más importante o grave es la neurosis
•
el deseo quedará ligado a la prohibición. Sobre la base del complejo de
castración, en el psiquismo se instaura la Ley
•
la Ley es sentida como impuesta por el Padre, aunque representa las reglas que
emanan del conjunto. Pero el respeto a las reglas, la capacidad de renuncia y la
búsqueda de alternativas valoradas socialmente, varían de un individuo a otro
•
aún si se incorpora la prohibición y se desarrolla la capacidad de renuncia, el
conflicto edípico persiste en el fondo del inconciente
•
es fuente de sentimientos de culpa por los deseos hostiles que una vez se
tuvieron, y que no se disipan nunca del todo
Distintas teorías sobre la sexualidad femenina
•
varios autores propusieron teorías diferentes sobre el desarrollo de la
sexualidad de la niña, concebida por Freud a partir de lo que le “faltaba”
•
Melanie Klein, discípula de Freud, pensaba que las niñas tenían conciencia del
interior de su cuerpo y creían tener el vientre lleno de bebés
•
otras teorías proponen que además, la niña tiene sensaciones provenientes de sus
genitales y que no necesariamente se considera a sí misma como la “castrada”, sin
pene, sino con sus propios órganos, sensaciones y capacidades
•
y que las niñas, en su funcionamiento femenino, se conciben con una gran
capacidad receptiva y continente, sobre la base de la forma de sus órganos
genitales, tanto los externos como el útero
•
algunos hombres homosexuales sienten que la “completud” reside en el embarazo,
y se sienten “castrados” frente a las mujeres vividas como “completas”
•
en la cultura occidental, de predominio masculino, la mujer se ha propuesto más
bien como “objeto del deseo masculino”, aunque en las últimas décadas se
observan grandes cambios en ese plano
Desafíos de la conflictiva edípica
Riesgo de fracaso
•
la conflictiva edípica puede rendir sus mejores frutos, desde el punto de vista de
la formación de la personalidad, solo sobre la base de un funcionamiento familiar
que lo permita
•
lo fundamental es el reconocimiento de dos diferencias: la sexual y la
generacional, y que estén presentes en el funcionamiento mental y vincular
•
si el ámbito humano que recibe al bebé no funciona en base a estas dos
diferencias, no habrá un desarrollo heterosexual, y aún el desarrollo psíquico
mismo puede fracasar
•
un ejemplo es el abuso sexual de niños (no se hace jugar la diferencia
generacional en el sentido de la prohibición)
•
si no hay diferencia sexual, hay confusión. Si “todo da igual” , la percepción de la
diferencia anatómica no juega ningún papel
•
quienes debaten sobre la diferenciación entre sexos y entre géneros, proponen
en muchos casos que lo que interesa es la cuestión de género, más allá del sexo
anatómico de las personas
El complejo de Edipo en la cultura
•
el conflicto edípico se apoya en un parámetro cultural universal: el tabú
del incesto
•
éste consiste en una regla básica, una prohibición, que define quienes
pueden mantener relaciones sexuales entre sí, y entre quienes están
prohibidas
•
todas las culturas humanas se organizan alrededor del tabú, aunque su
forma particular varía de una a otra
•
no tiene ninguna base natural, es esencialmente cultural, es decir, un
acuerdo entre los seres humanos para funcionar de cierto modo
•
tampoco la identidad sexual tiene una base natural, aunque algunos
sostienen que la heterosexualidad sí la tiene, y no las demás
•
en muchos países occidentales se intenta, desde hace un tiempo, que no
se ataque ni se discrimine a los que no son heterosexuales
Descargar

El complejo de Edipo