Magnífico
Grandioso es tu constante amor que nos cubrió.
Asombrosa es tu gracia aquí; nos redimió.
Cristo, milagro del mundo, te amamos.
Salvador, hijo de Dios, magnífico, magnífico.
Nos humillamos hoy en tu presencia, Dios, envuélvenos.
Manos en alto están ante tu inmensidad, eres magnífico.
Cristo, milagro del mundo, te amamos.
Salvador, hijo de Dios, magnífico, magnífico.
El cielo no podrá contener tu amor,
y la tierra exaltará al gran Dios único.
Toda alma y corazón tendrá que declarar
a Jesús, magnífico.
El cielo no podrá contener tu amor,
y la tierra exaltará al gran Dios único.
Toda alma y corazón tendrá que declarar
a Jesús, magnífico.
Cristo, milagro del mundo, te amamos.
Salvador, hijo de Dios, magnífico, magnífico.
Cristo, milagro del mundo, te amamos.
Salvador, hijo de Dios, magnífico, magnífico.
Descargar

Document