Celebramos hoy con alegría a Cristo Resucitado
y con renovada esperanza la vida nueva de resucitados.
El Día de Pascua es el Domingo primordial,
del cual derivan todos los otros domingos del año.
Cada domingo es una Pascua semanal, es el Día del Señor.
Las Lecturas profundizan en
esta realidad:
En la 1ª lectura, Pedro
anuncia la RESURRECCIÓN.
(Hch 10,34.37-43)
- En la casa del centurión
romano Cornelio,
expone el KERIGMA:
el núcleo central de la fe
cristiana: anuncia a Jesús
como el ungido de Dios,
describe la actividad
de Jesús haciendo el bien
y curando a los oprimidos,
testimonia la Muerte de
Jesús en la cruz y su
Resurrección y concluye:
“Los que creen en Él
reciben, por su nombre, el
perdón de los pecados".
- BAUTIZA a Cornelio
y a toda su familia.
Es el primer pagano
en ser admitido
al cristianismo
por uno de los Doce.
Significa
que la vida nueva
que nace de Jesús es
para todos los
hombres.
* La fe en Cristo
resucitado suscita
el TESTIMONIO.
Ser cristiano
es anunciar y
testimoniar
lo que Jesús hizo...
En la 2ª Lectura,
Pablo recuerda
que en el Bautismo
somos sepultados
con Cristo
y con Él hemos
resucitado,
y nos exhorta
a vivir con Cristo una
vida nueva.
"Si habéis resucitado
con Cristo, desead los
bienes de allá arriba."
(1Co 5, 6-8)
* Es una invitación
a abandonar
el viejo fermento
y celebrar la vida
nueva que Cristo nos
ha ofrecido.
En el Evangelio, Juan describe la reacción de los discípulos
ante el descubrimiento del "sepulcro vacío". (Jn 20,1-9)
Es una catequesis sobre la Resurrección de Jesús:
- María Magdalena, el "primer día de la semana",
“cuando aún estaba oscuro" busca en el sepulcro a Cristo muerto.
Ante el sepulcro vacío, se retira horrorizada
pensando que habían robado el cuerpo del Señor.
Pero cuando ella lo encuentra, la fe despunta en su corazón.
Es el encuentro feliz con el Señor Resucitado.
* Ella representa a la Comunidad de los discípulos,
que siente la falta de Jesús.
- Pedro,
para quien la muerte
significaba fracaso,
recusaba aceptar que
la vida nueva pasase por
la humillación de la cruz.
Para él la Resurrección
de Jesús era
una hipótesis absurda
y sin sentido.
Con sorpresa,
vio el sepulcro vacío
y los paños doblados...
mas continuó
“en oscuridad".
* Representa al discípulo
que tiene dificultades
en aceptar a Jesús y
sus valores.
Estaba acostumbrado
a apreciar otros valores.
Representa también
a la vieja prudencia
de los dirigentes,
que obstaculizan el
caminar del Pueblo de
Dios.
En este nuevo,
incomprensible
a la luz de la lógica
humana,
tantas veces se revela
el Misterio de Dios y
encarna ecos de
resurrección y vida
nueva.
- Juan
se identificó
con Jesús y
sus valores.
Para él,
la ausencia del
cuerpo
no impidió
que comprendiese
que Jesús
continuaba presente
entre ellos.
El Amor hace
"correr más rápido" y
hace creer al ver:
Juan reconoce
en las señales de la
ausencia (las vendas, el
sudario) la presencia
transformada y gloriosa
de Cristo.
Por eso, "vió y creyó".
* Representa al discípulo
ideal, que vive en
comunión con Jesús.
Es Modelo
del verdadero discípulo.
Él nos invita
a la identificación
con Jesús,
a la escucha atenta
y comprometida
de sus valores
y a su seguimiento.
+ La Pascua es el Triunfo de la Vida:
La Pascua expresa el drama profundo de la realidad humana:
la lucha permanente de la vida, para invertir la dinámica de la
muerte.
La Pascua celebra el triunfo de la vida sobre la muerte, en el
momento en que la vida parece sucumbir y la muerte parece
vencer.
Es la garantía de que Dios asumió la causa de la vida.
- La Pascua
no es sólo
la conmemoración
de un HECHO
PASADO...
Es siempre una
nueva llamada de
Dios, que nos invita
a morir con Cristo,
a separarnos
del hombre viejo
(del pecado),
a fin de revestirnos
del hombre nuevo
y resucitar a una
vida nueva en la
gracia
y en la santidad.
- La Pascua no sólo UN DÍA
DEL AÑO...
sino un proceso
dinámico y permanente
dentro de nosotros.
Todos los días, el cristiano
celebra la Pascua,
cuando combate
al hombre viejo del pecado,
para revestirse del
hombre nuevo, en Cristo.
TODO DOMINGO,
reviviendo los misterios
pascuales en la celebración
de la Eucaristía, debe ser
el momento fuerte
de la vivencia de esa
Pascua, que parece no
tener fin.
Les deseo una FELIZ PASCUA...
La Pascua, que lel deseo, no es la de un Cristo muerto,
perdido en el pasado, sino de un Cristo vivo, glorioso,
que hace vibrar el corazón y dar sentido nuevo a nuestro vivir.
P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS -
12.04.2012
MI DOMINGO
Con la Palabra de Dios
Meditada por: P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS
Ilustración: Nelso Geraldo Ferronatto
Traducción: P. José Luis Uranga, CMF
Música: Aleluia de Haendel
Gil de Roca Sales
CD: Aleluia
Paulinas COMEP
Busca la dirección: http://www.buscandonovasaguas.com
Descargar

Slide 1