Presentación hecha por:
Sermones para Niños
Con el Arte de
Henry Martin
Por la noche de ese primer día de la semana,
cuando los discípulos estaban reunidos, Jesús
llegó y se paró enmedio de ellos.
-“¡La paz sea con ustedes!” les dijo.
Entonces les mostró las heridas en Sus
manos y costado. Los discípulos se
alegraron mucho, cuando vieron que
Jesús se había levantado de la tumba.
Uno de los discípulos
cuyo nombre era Tomás,
no estaba con ellos
cuando vino Jesús. Así
que los demás discípulos
le dijeron – ”¡Hemos
visto al Señor!"
Pero Tomás les dijo,
-“A menos que vea la
marca de los clavos en
Sus manos y meta mi
dedo en el lugar de los
clavos y meta mi mano
en Su costado,
no creeré."
Una semana después,
nuevamente los
discípulos estaban
reunidos en la casa, y
esta vez Tomás estaba
con ellos.
Aunque las puertas
estaban cerradas,
Jesús se puso en
medio y les dijo, ”¡La
paz sea con ustedes!"
Entonces le dijo a
Tomás, -“Pon aquí
tu dedo y mira mis
manos. Acerca tu
mano, y métela en
mi costado.”
“Y deja de
dudar y cree."
Tomás le dijo, ”¡Señor
mío, y Dios mío!"
Entonces Jesús le
dijo, -”Porque me has
visto, Tomás, creíste;
bienaventurados los
que no vieron, y
creyeron."
Jesús hizo muchos otros milagros en
presencia de Sus discípulos, para que
crean que Él es el Cristo, el Hijo de
Dios, y para que creyendo, tengan vida
en Su nombre.
“Dejen de dudar y crean.”
© 2003 por Sermons4Kids
y
Henry Martin
Se permite su libre uso para fines del ministerio.
No así para su distribución con fines comerciales.
Descargar

Doubting Thomas