Tagebuch einer Verlorenen (Diary of a Lost Girl / Tres
páginas de un diario), de Georg Wilhelm Pabst (1929).
Reparto:
Elisabeth………………Sybille Schmitz
Louise Brooks
Thymian Henning
Fritz Rasp
Provisor Meinert
Edith Meinhard
Erika
Vera Pawlowa
Tante Frida
Josef Rovenský
Apotheker Henning
André Roanne
Junger Graf Nikolaus Osdorff
Arnold Korff
Alter Graf Osdorff
Andrews Engelmann
Leiter der Erziehungsanstalt
Valeska Gert
Leiterin der Erziehungsanstalt
Franziska Kinz
Meta
Cámara: Sepp Allgeier / Decorados: Ernö Metzner / basada en la novela de Margarete Böhme
Argumento:
El farmacéutico Karl Friedrich Henning (Josef Rovensky), viudo y hombre adinerado, vive con su
única hija Thymian (Louise Brooks) y con su hermana Frida (Vera Pawlowa), tía paterna de Thymian.
La farmacia cuenta con un ayudante, Meinert (Fritz Rasp). La primera secuencia del filme muestra la
expulsión de la casa del ama de llaves, la joven y bella Elisabeth (Sybille Schmitz), que ha sido
seducida por Henning, un hombre de doble moral, aparentemente respetable, pero sin escrúpulos para
seducir jovencitas y saciar sus apetitos. Frida contempla desde lejos la escena y dáse cuenta de los
turbios amoríos de su hermano. La secuencia transcurre el mismo día en que Thymian celebra su
Confirmación, produciéndole dolor el trato dado a Elisabeth, con quien se había encariñado. En el
momento de abandonar la casa con su maleta, Elisabeth puede comprobar también las aviesas y
lúbricas intenciones del mancebo Meinert, que sabe de la relación secreta de su señor. Llegan los
familiares invitados y Frida le regala a su sobrina un diario, que casi sin solución de continuidad es
cogido furtivamente por Meinert para anotar una cita clandestina con Thymian en la farmacia. Henning
presenta a sus familiares a la nueva ama de llaves, Meta (Franziska Kinz), con la que de inmediato
comenzará un asalto lascivo del que se perciben Frida y Thymian, provocándole a ésta un desmayo.
Casi simultáneamente, ha llegado a la casa el cadáver de Elisabeth, que se ha suicidado. Thymian queda
sumamente afectada, se acuesta desganada, pero acude puntual, inocente como es, a la cita con el rufián
de Meinert. Esta escena del encuentro es capital estéticamente, al mostrar a la pareja al mismo tiempo
vista desde dentro y desde fuera de la farmacia. Meinert, transcurrido un tiempo, logra seducir a
Thymian, con la que tiene un hijo, que por decisión de Meta es entregado a una mujer en cuya puerta de
la casa puede leerse en una placa “Ww. Bolke”. Thymian trata de oponerse a que le arrebaten su hijo,
pero la debilidad del padre y de la tía, así como la firmeza malévola de Meta lo impiden. Meta, además,
que terminará casándose con Henning, consigue que Thymian sea internada en un reformatorio.
El reformatorio está regentado por una mujer despótica (Valeska Gert), en buena medida como consecuencia de sus frustraciones
sexuales, que se insinúa son de carácter lésbico. Su principal ayudante (Andrews Engelmann) es un hombretón joven, asimismo
autoritario y sádico. Las escenas de la vida en el reformatorio han pasado a ser clásicas del comportamiento autoritario, especialmente
la que muestra la hora de la comida y la celebración de la tabla de gimnasia en el dormitorio colectivo de las muchachas, donde la
gobernanta las obliga a hacer los ejercicios semidesnudas. En el correccional, Thymian se hará amiga de una joven rebelde, Erika
Bestrafen (Edith Meinhard). La llegada al reformatorio del joven conde Nikolaus Osdorff (André Roanne), amigo de la familia,
interesándose por Thymian y con el propósito de sacarla de allí, provocará una rebelión de las chicas, en el transcurso de la cual
Thymian y Erika huyen, encontrándose con el joven conde que esperaba fuera. El conde se va con Erika, mientras que Thymian acude
en busca de su hijo pequeño, aunque descubre que acaba de fallecer. De ahí que se dirija a una dirección facilitada anteriormente por el
conde, que resulta ser una casa de citas, en donde se ha integrado Erika. El prostíbulo es frecuentado por la respetable sociedad varonil
de la ciudad, mostrando así Pabst la hipocresía social de la burguesía. Entre quienes lo frecuentan se halla el joven conde Osdorff, así
como otros clientes (entre ellos, los actores Sig Arno y Michael von Newlinsky). Thymian, a pesar de su inocencia natural, cae en estas
redes artificiales, aunque es tratada con cortesía por la Madame del prostíbulo (Marfa Kassatskaya) y por los clientes. En una fiesta,
se encuentra de pronto a su padre, que está acompañado de su nueva esposa, Meta, y del abyecto Meinert. Padre e hija se cruzan
miradas de asombro: la de Thymian es de sincera vergüenza; la del padre, de impotencia ante algo que él ha contribuido a fomentar con
su propio comportamiento. Al poco tiempo, recibe Thymian la noticia del fallecimiento de su padre, junto con la esquela mortuoria, que
lleva la fecha de 17 de junio de 1929 y donde aparece también el nombre de la viuda, Meta Henning. Junto con esta noticia, también se
entera de la disposición testamentaria de su padre: todo se lo ha dejado a ella. Comunica estas noticias a la Madame y a sus compañeras
del prostíbulo, de tal modo que el joven conde se compromete con ella para casarse. A continuación, acude Thymian al notario, quien,
en presencia de Meta, que está acompañada de sus dos hijos pequeños, una niña y un niño, le hace entrega de la gran suma de dinero
que le ha correspondido, pero, ante la sorpresa del notario y de Meinert, Thymian decide entregárselo todo a su madrastra, a pesar de lo
mal que se ha portado con ella en el pasado reciente. Posiblemente sean sus dos hermanitos de padre los que motivan la actitud de
Thymian. Regresa a la casa de citas, y al enterarse el joven conde allí mismo de la decisión de Thymian, se arroja por la ventana
delante de todas las chicas. Thymian asiste de riguroso luto al entierro de Nikolaus, donde coincide con el padre de éste, quien
terminará uniéndose, a pesar de la diferencia de edad, a la bella Thymian, en parte para reparar el daño que su hijo haya podido hacerle
a la muchacha (el casamiento tiene lugar el 19 de agosto de 1929). En la última secuencia, Thymian (ahora, condesa Thymian Osdorff),
acompañada del maduro conde Osdorff (Arnold Korff), acude al internado, donde ha vuelto a ingresar Erika, y en el que va a celebrarse
una reunión del Consejo de respetables damas que apoyan la institución. Entre ellas vemos a la actriz Emmy Wyda. Ante el asombro
general, Thymian libera a su amiga Erika de semejante situación, llevándosela de allí, con el consentimiento de su esposo, el conde
Osdorff. En todo momento Pabst insiste en la nobleza de corazón de la joven, sorprendente en medio de una sociedad dominada por
una moral falsa e hipócrita.
Louise Brooks (Thymian) en Tagebuch einer Verlorenen (Tres páginas de un diario, 1929), de
Georg Wilhelm Pabst. Secuencia inicial: ella, vestida para su Confirmación, va a guardar, delante
del villano Meinert, la llave del Diario que le acaba de regalar su tía Frida.
Louise Brooks (Thymian) en Tagebuch einer Verlorenen. Escena en la que se desmaya al ver el
comportamiento deshonesto de su padre con la nueva ama de llaves, Meta, después de enterarse
de que la anterior, Elisabeth, se ha suicidado.
Fritz Rasp (Meinert, el ayudante del
farmacéutico) y Louise Brooks (Thymian)
en Tagebuch einer Verlorenen (Tres
páginas de un diario, 1929), de Georg
Wilhelm Pabst.
Fritz Rasp y Louise Brooks en
Tagebuch einer Verlorenen.
Fritz Rasp y Louise Brooks en
Tagebuch einer Verlorenen (Tres
páginas de un diario, 1929), de
Georg Wilhelm Pabst.
Se ven a través de los cristales de
la puerta de la farmacia del padre
de Thymian (Louise Brooks)
Louise Brooks en Tagebuch einer Verlorenen.
Andrews Engelmann (el gerente del
reformatorio) sirviéndole una repugnante
sopa a Thymian, cuando ésta acaba de
ingresar en la institución (aún no lleva
uniforme).
Edith Meinhard en el
papel de Erika en Tres
páginas de un diario.
Edith Meinhard y
Louise Brooks en Tres
páginas de un diario.
Louise Brooks en la escena de los ejercicios de gimnasia en Tagebuch einer Verlorenen. Detrás
de ella está Edith Meinhard.
Valeska Gert (la directora del reformatorio) dirigiendo autoritariamente la comida de las internas
en Tagebuch einer Verlorenen.
Louise Brooks en una escena de Tagebuch einer Verlorenen. A la dcha, Michael von Newlinsky; a la izq, la Madame del burdel, la actriz rusa
Marfa Kassatskaya.
Sobre la actriz rusa Marfa Kassatskaya, puede consultarse el libro de Jacek Klinowski y Adam Garbicz, titulado Feature
Cinema in the 20th Century: Volume One: 1913-1950: a Comprehensive Guide. Véase la web:
https://books.google.es/books?id=lpp93FevM2cC&pg=RA2-PT32&lpg=RA2PT32&dq=Marfa+Kassatskaya&source=bl&ots=ksfMWbnIuy&sig=smVtn555HFRhnmQhOjQhSMKAWLI&hl=es&sa=X&ei=9g6vVMO3KsO0UaXYgOgE&ved=0CDw
Q6AEwBDgK#v=onepage&q=Marfa%20Kassatskaya&f=false
Louise Brooks en Tagebuch einer Verlorenen. Se encuentra en la fiesta donde se encontrará de
improviso con su padre. La acompaña un cliente, el Dr. Vitalis (el actor Kurt Gerron).
Louise Brooks en Tagebuch einer Verlorenen.
Louise Brooks acompañada de los actores Sig Arno (Siegfried
Arno), a la izq, y Kurt Gerron.
Louise Brooks en Tagebuch einer Verlorenen.
Louise Brooks en Tagebuch einer Verlorenen.
El padre de Thymian, el farmacéutico Karl Friedrich Henning (Josef Rovenský), contemplando
una desagradable escena de contenido ligeramente erótico de su hija, en Tagebuch einer
Verlorenen.
Louise Brooks en Tagebuch einer Verlorenen. Escena, en el interior de la casa de citas, en la que
recibe la noticia del fallecimiento de su padre y que se ha convertido en una rica heredera.
Secuencia final. Gräfin [condesa]Thymian Osdorff, esposa ya del viejo conde Osdorff (el actor
Arnold Korff), momentos antes de entrar en el reformatorio, donde decidirá rescatar a su amiga
Erika.
Louise Brooks en Tagebuch einer Verlorenen. Secuencia final. Thymian se
decide a dar el paso y liberar a Erika del reformatorio.
Edith Meinhard en el papel de Erika,
junto a Andrews Engelmann (el
gerente del reformatorio), en Tres
páginas de un diario.
Secuencia final.
Edith Meinhard en el papel de Erika en Tres páginas de un diario. Secuencia final.
La actriz Emmy Wyda en la secuencia final de la película. Muestra su asombro, como miembro
del Consejo del Reformatorio, ante la decisión de Thymian de sacar de allí a su antigua
compañera Erika.
Descargar

Diapositiva 1