Soy un hospital
Yo soy un edificio grande y limpio al que cada día
viene mucha gente. Soy un hospital.
Por fuera no tengo nada de particular, solo que la
mayoría de los vehículos que vienen por aquí
tienen una cruz roja.
Dentro tengo una recepción como si fuera un
hotel, donde se recibe a los enfermos y a los
visitantes. Y ascensores donde cabe mucha
gente, como en los grandes almacenes.
Ascensores tan grandes que permitan subir y bajar a los enfermos
en sus camas.
Mis salas de espera son como las de una estación, siempre hay
gente. Pero nadie espera ningún tren…son enfermos que esperan
ser atendidos por los médicos.
En algunas habitaciones hay luces como en un teatro…pero aquí
no se hacen obras de teatro, sino operaciones.
También vienen aquí muchos niños…pero a vacunarse. Yo no soy
una escuela.
Tengo muchas salas y oficinas, como en los bancos, pero esto no
es un banco. En mis salas y oficinas no se trabajan con dinero sino
con la salud de la gente.
Hay muchos señores haciendo gimnasia…pero yo no soy un estadio,
sino que tengo salas de recuperación para los enfermos o los que han
tenido un accidente.
Aquí hay gente con aspecto divertido, pero yo no soy un circo. Yo soy
un hospital. En el que trabajan médicos, auxiliares, enfermeras,
camilleros, administrativos, personal de limpieza, cocineros,
telefonistas y choferes.
Y con su trabajo, lo que intentan es…que señores y señoras, niños y
niñas, que están enfermos, se mejoren.
¿Han visitado alguna vez un hospital? ¿Para qué o por qué han ido?
¿Cómo es el hospital que se describe en el cuento?
¿Qué lugares hay en el hospital?
¿Para qué van los niños al hospital?
¿Quiénes trabajan en el hospital?
¿Qué trabajo hacen estas personas?
Leamos y comentemos
El labrador y sus hijos
Un labrador que se encontraba ya viejo, quiso que sus hijos se edicara
quiso que sus hijos se dedicaran a trabajar los campos, por eso, cierto
trabajar los campos, por eso, cierto día les llamó y les dijo: -Hijos ,
les llamó y les dijo: - Hijo míos, pronto me iré de este mundo. Pero
me iré de este mundo. Pero como he pensado en ustedes, si buscan
pensados en ustedes, si buscan en las en las viñas, hallarán si buscan
en las viñas, hallarán todo lo que he ocultado.Los hijos creyeron he
ocultado.
Los hijos creyeron que trataba de un tesoro enterrado, y cuando
su padre murió se pusieron a cavar y a remover todo el viñedo.
Naturalmente no encontraron ningún tesoro, pero la tierra había sido
tan bien trabajada, que aquel año la viña produjo una abundante
cosecha de uvas.
Enseña esta fábula que el trabajo es un tesoro para los seres
humanos.
Esopo. En fábulas clásicas Selección de Paco Moreno.
Madrid: Mare Nostrum Comunicación 2004.
1.- ¿Qué quería enseñarles el padre a sus hijos?
2.- ¿Por qué quería enseñarles eso?
3.- ¿Crees que es bueno trabajar? ¿Por qué?
4.- ¿Qué hubiera sucedido si los hijos no hubieran
cavado y removido la tierra?
5.- ¿Qué consecuencias tiene la flojera?
Descargar

Diapositiva 1