SANTA MARÍA SOLEDAD
TORRES ACOSTA
El día 2 de diciembre,
En Madrid, en la calle
de la Flor Baja
algo muy grande
acaba de acontecer.
El hogar de Antonia
y Manuel
recibe
un segundo retoño:
Bibiana Antonia Manuela.
Los primeros años transcurrieron envueltos en el calor y el cariño
del hogar familiar, que pronto se vio enriquecido con tres hijos más.
Como cualquier niña
Manolita tiene sus travesuras
El mayor José y detrás de Manolita:
Antonio, Inocencia y el pequeño Manuel.
Inocencia
recuerda una caída
a causa de un enfrentamiento
por una nonada.
Su madre le pone de penitencia
rezar
un Avemaría .
Pasa la infancia...
Los tiempos libres los dedica a los niños;
les enseña el catecismo.
... Viste a las niñas de monjitas.
Los más íntimos, saben de sus deseos de
ser Dominica, pero... Tendrá que esperar...
ya que hay muchas solicitudes.
Mientras tanto, en Chamberí, hay un cura
soñador que quiere...¡un imposible!:
Fundar una Congregación que cuide a
los enfermos en sus casas.
Pero Don Miguel Martínez
así se llama el Cura Párroco de Chamberí,
veía que la cosa era buena,
muy buena y muy necesaria.
y, además, “él sabe que Dios lo quiere”.
Las busca
y las elige entre
las “Señoras
de los Círculos Católicos”.
Serán ... “Siete
Fundadoras”,
como los Servitas.
Manuela de 25 años de edad
se presenta ella misma.
Es la más joven
y de posición más sencilla.
Fundación de las Siervas de María
El 15 de Agosto, con Siete Fundadoras
de las que Manuela Torres es la última,
el día de la Asunción de Nuestra Señora
del Año de Gracia de 1851,
ese día nació el Instituto, en Madrid.
Será una obra que rompa
todos los antiguos moldes
para las que desean consagrarse
a Dios en la Vida Religiosa
y meterse en el corazón
del mundo.
Que el niño no quiere tomarse
la medicina ...¡No es problema!
Ella posee el encanto
Para con los jóvenes,
de contar historias fascinantes
su amor vigilante
que hacen que los niños
le inspira siempre el gesto apropiado.
olviden el amargo trance.
no se ahorra el aviso, ni
la palabra oportuna y bien dicha.
No tiene límite su paciencia
y capacidad de escucha, cuando
asiste a los ancianos.
Ella, con sólo 30 años, la última y...
la única de las siete primeras que sigue
animosa, contra viento y marea.
Rezaba ella en la capilla
muchas veces con lágrimas
y la Divina Providencia
hacía que a la portería
llegase la respuesta.
Cuando las Hermanas
salen a cuidar a sus enfermos,
encuentran en la bolsa
lo que cada una necesita:
la medicina, la manta …
Hace llegar, cada día, un huevo a aquel otro
que necesita sobrealimentación.
y anota la Hermana que cuida del gallinero:
“Desde aquel día, ponían a diario
las doce gallinas que teníamos”.
Muchos acudían diariamente
buscando ayuda y nunca
las manos que hacia ella
se tendieron, se fueron de vacío.
1872 ...
Piden a Madre Soledad, que ponga casa
en Valencia y allí se presenta en plena Revolución.
Visita al Señor Obispo y por parte de su Eminencia
no habrá obstáculos, pero con los revolucionarios ...
El valor de esta monja pequeña es grande.
Se presenta y dice:
-”Que quiero ver al Jefe”
-”Y ¿qué va Ud. a pedirle?
-”Que me deje cuidar a los enfermos”
-Vaya Ud. a las barricadas que,
heridos no le faltarán.
Allí van las Siervas,
que lo que menos les importa
es la ideología política o religiosa,
la raza o la condición
social de quienes
necesitan sus cuidados.
La Casa Madre
Madre Soledad es ¡toda una mujer! Está comprometida
a fondo con los más necesitados, al estilo de Jesús y ...
“¡tiene gancho!” Sus seguidoras aumentan.
Necesita una casa grande, pero ..., no tiene dinero.
Las Siervas saldrán a pedir de puerta
en puerta por toda España.
Ella la primera y después de incontables
peripecias y de muchísimas dificultades,
por fin, el 18 de diciembre de 1880,
se coloca la primera piedra.
Hoy podemos admirarnos
ante ese gran convento que,
en el corazón
de Madrid, en Chamberí,
es sin duda alguna,
un monumento
y una respuesta
a la fe de esta mujer valiente.
1885 El Cólera Morbo
Como en 1858 y 1865, también este año visita a España el Cólera Morbo y por donde pasa, va
sembrando la muerte, la desolación y la orfandad.
Familias enteras se ven atacadas sin nadie que
las atienda El pánico es tal, que los sanos huyen
para evitar el contagio. Cada día, al atardecer,
se repite el dantesco paso de las carretas
llevándose los cadáveres.
En esta sublime misión muere contagiada
en Aranjuez,
la joven novicia Piedad Urabayen.
Las Siervas la reconocerán,
orgullosas, como
la “Protomártir del Instituto”
Junto a Cristo sufriente
María
Orando y ofreciendo a Dios
con Cristo en dolor
el dolor de los hombres.
Con Ella al pie de la Cruz,
aprende el “arte”, la actitud
de “saber estar”
junto al enfermo, acompañando
sufriendo en silencio
con quien sufre.
María fue siempre su modelo y su orgullo de ser Sierva. “Tengo puesta en María
mi confianza”, se le oía repetir, “Ella es la Enfermera Mayor por excelencia”
y “Ella está siempre intercediendo por nosotros ante su Hijo”, escribía en sus cartas.
El 28 de septiembre e 1887 se le manifiesta una fiebre alta
acompañada de gran fatiga, que le obliga a acostarse;
por tres veces intenta levantarse pero en vano.
Madre Soledad fijando la mirada detenida en el rostro de cada
una, como queriendo grabarlo en el alma y en el corazón de
sus hijas, a modo de testamento, dice: “Hijas mías, les pido
Que tengan Paz y Unión” .
Al amanecer del día 11 de Octubre de 1887 entra en agonía
a las nueve de la mañana es “su hora”. Ya lo había dado tod
El vaso no guardaba nada. El único gesto que puede hacer es
romperse como símbolo que sella, con su muerte, su entrega.
total. Su paso por este mundo se redujo a 61 cargados de,
sencillez, de amor y valentía frente al dolor y abandonada
siempre en las manos de Dios.
1887 – 2012
125 Aniversario
FIN
Descargar

Diapositiva 1