•El tabaco es un producto de la agricultura
originario de América y procesado a partir de
las hojas de varias plantas del género
Nicotiana tabacum. Se consume de varias
formas, siendo la principal por combustión
produciendo humo. Su particular contenido
en nicotina la hace muy adictiva. Para
algunos autores la nicotina no crea
dependencia, como suele afirmarse. Se
comercializa legalmente en todo el mundo,
aunque en muchos países tiene numerosas
restricciones de consumo, por sus efectos
adversos para la salud pública.
•Su composición incluye un alcaloide la
nicotina, que se encuentra en las hojas en
proporciones variables (desde menos del
1% hasta el 12%).
•El género Nicotiana abarca más de 50
especies clasificadas en cuatro grupos
principales: N. tabacum, N. petunoides, N.
rustica y N. polidiclia. La especie N.
tabacum, se puede clasificar en cuatro
variedades:havanesis,
brasilensis,
virgínica y purpúrea, que son el origen de
las distintas variedades usadas en la
comercialización.
Además de fumarse, el tabaco se
aspiraba por la nariz, se masticaba, se
comía, se bebía, se untaba sobre el
cuerpo, se usaba en gotas en los ojos
y se usaba en enemas. Se usaba en
ritos como soplarlo sobre el rostro de
guerreros antes de la lucha, se
esparcía en campos antes de
sembrar, se ofrecía a los dioses, se
derramaba sobre las mujeres antes
de una relación sexual, y tanto
hombres como mujeres lo utilizaba
como narcótico.
Los expertos en vegetales han
determinado que el centro del origen
del tabaco se sitúa en la zona andina
entre Perú y Ecuador. Los primeros
cultivos debieron de tener lugar entre
cinco mil y tres mil años a.C. Cuando se
coloniza América, el consumo estaba
extendido por todo el continente.
Fumar (inhalar y exhalar el humo del
tabaco) era una de las muchas
variedades de consumo en América del
Sur.
No estamos completamente seguros de las
componentes del tabaco, siendo uno de los pocos
productos no regulados. Los alimentos deben llevar
una lista de ingredientes, la ropa lleva etiquetas de
composición, los aparatos eléctricos han de estar
homologados...pero el tabaco no está sometido a
ningún tipo de regulación.
Se han descubierto cerca de 4.000 substancias
químicas entre las componentes del tabaco y, al
menos, 40 de ellas son cancerígenas para el hombre:
Amoniaco: Componente de productos de limpieza
Arsénico: Veneno contenido en raticidas
Butano: Combustible doméstico
Cianuro: Empleado en la cámara de gas
Metano: Combustible utilizado en cohetes espaciales
Cadmio: Presente en baterías
Monóxido de carbono: Presente en los humos de escape de
los coches
Monóxido de carbono:
Es el mismo gas que sale del escape de un automóvil o de
una caldera defectuosa. Es incoloro e inodoro. En
concentraciones altas es mortal y en dosis bajas dificulta la
oxigenación de las células, ya que bloquea la hemoglobina y
por tanto desactiva los hematíes, las cuales ya no pueden
trasladar el oxígeno durante largos períodos de tiempo.
Alquitrán:
Es la sustancia oscura y pegajosa encargada de llevar la nicotina
y demás productos químicos del tabaco hasta nuestros
pulmones.
Benzeno, Radón y demás basura:
Son productos químicos que nunca querríamos que estuviesen
en nuestra casa, ya que causan cáncer. Está prohibido
utilizarlos como componentes de artículos de uso doméstico.
Nicotina:
Es sólo una más de las sustancias peligrosas de los cigarrillos.
Pero además es la responsable de que el tabaco sea tan adictivo.
Los estudios científicos han demostrado que la nicotina presente
en el tabaco crea la misma adicción que la heroína o la cocaína.
Descargar

Diapositiva 1