Ministerio de Gracia y
Revelación
Anunciando y Aclarando
El verdadero evangelio de Jesucristo
La Consciencia en
Cristo…
(Colocenses 1:28-29)
(Conocimiento, Espiritu, Claridad, Revelacion, Luz)
(Sal: 33:6) Por el Señor fueron hechos los
cielos y los ejercitos de los cielos
(Angeles).
Unos fueron creados para honra
y
otros para deshonra
(Rom: 9:22-24)
(Gál: 6:15-16) Nosotros… Somos la nueva creación,
esto debe conocerse en este Pacto de Gracia.
“Y a todos los que anden conforme a esta regla, Paz
y misericordia sea a ellos, y al Israel de Dios”.
En la Cruz se ratifico, se cumplio, se hizo realidad la promesa redentora
Del Señor Jesus para todos los hijos… (Juan:1:11)… A lo suyo vino…
(Heb: 9:14)... la sangre de Cristo, mediante el Espíritu eterno se ofreció sin
mancha a Dios, para limpiar vuestras conciencias de obras muertas para que
sirváis al Dios vivo.
(2 Cor: 5:11) Conociendo, pues, el temor del Señor,
persuadimos a los hombres; pero a Dios le es manifiesto lo que
somos; y “espero” que también lo sea a vuestras conciencias.
Fuimos creados por Dios en inocencia (Ángeles Incorpóreos)
para tomar conciencia cuando entráramos en el cuerpo, pero
por causa del mal que esta en el, fue adormecida, privada,
quedando espiritualmente en inconsciencia (Sin conocimiento)
Hasta que fueron abiertos los ojos de nuestro entendimiento,
porque asi había sido ordenado por Dios (Hech: 13:48).
Nos fue revelado...
(Col: 1:26-29) El misterio que había estado oculto desde los
siglos y edades, (La Gracia) fue revelada a sus Santos, a
quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la Gloria de
este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la
esperanza de Gloria, a quien anunciamos, amonestando a todo
hombre, y enseñando a todo hombre en toda sabiduría, a fin
de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre;
¿Que es la conciencia?
El conocimiento que un ser tiene
de sí mismo y de su entorno, se
refiere a la moral o bien a la
recepción normal de los estímulos
del interior y el exterior a traves
de los sentidos naturales…
Ej: ¡El Desmayo!
Conciencia: Se refiere
generalmente al saber de sí
mismo, al conocimiento que el
espíritu humano tiene de su
propia existencia, estados o actos.
(1Cor: 13:12) Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas
entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte;
pero entonces conoceré como fui conocido.
Se aplica para lo ético, a los juicios sobre el bien y el mal de
nuestras acciones.
Una persona "de conciencia recta" no comete actos
socialmente reprobables.
(Stgo: 4:17) y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es
pecado.
(Sal:16:7) Aun en las noches me aconseja, me enseña mi
conciencia.
Veamos estos ejemplos:
(Juan:8:9) Jesus dijo: El que este libre de pecado...
Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno…
(Rom:9:1) Pablo dijo: Mi conciencia me da testimonio en el Espíritu
Santo, de la Verdad que digo en Cristo.
(1Cor:8:7) Pero no en todos hay este conocimiento;
(1Cor:8:10)) Porque si alguno te ve a ti, que tienes conocimiento,
sentado a la mesa en un lugar de ...
(1Cor:8:12) De esta manera, pues, fallando contra los hermanos e
hiriendo su débil conciencia, contra Cristo fallamos…
El Apostol Pablo se dio cuenta que
algo estaba pasando entre los
Corintios y los amonesto
fuertemente...
1(Cor: 5:1-5) De cierto se oye que hay entre vosotros
fornicación, y tal fornicación cual ni aun se nombra entre los
gentiles; tanto que alguno tiene la mujer de su padre.
Y vosotros estáis envanecidos. ¿No debierais más bien
haberos lamentado, para que fuese quitado de en medio de
vosotros el que cometió tal acción?
Ciertamente yo, como ausente en cuerpo, pero presente en
espíritu, ya como presente he juzgado al que tal cosa ha
hecho.
En el nombre de nuestro Señor Jesucristo, reunidos vosotros
y mi espíritu, con el poder de nuestro Señor Jesucristo, el tal
sea entregado a Satanás para destrucción de la carne, a fin de
que el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús.
(2Cor: 2:5-11) Pero si alguno me ha causado tristeza, no me la
ha causado a mí solo, sino en cierto modo (por no exagerar)
a todos vosotros.
Le basta a tal persona esta reprensión hecha por muchos; así
que, al contrario, vosotros más bien debéis perdonarle y
consolarle, para que no sea consumido de demasiada tristeza.
Por lo cual os ruego que confirméis el amor para con él.
Porque también para este fin os escribí, para tener la prueba
de si vosotros sois obedientes en todo.
Y al que vosotros perdonáis, yo también; porque también yo
lo que he perdonado, si algo he perdonado, por vosotros lo he
hecho en presencia de Cristo…
(2Cor: 7:4-15) Mucha franqueza tengo con vosotros; mucho me
glorío con respecto de vosotros; lleno estoy de consolación;
sobreabundo de gozo en todas nuestras tribulaciones.
Pero Dios, que consuela a los humildes, nos consoló con la venida
de Tito;
y no sólo con su venida, sino también con la consolación con que él
había sido consolado en cuanto a vosotros, haciéndonos saber
vuestro gran afecto, vuestro llanto, vuestra solicitud por mí, de
manera que me regocijé aun más.
Porque aunque os contristé con la carta, no me pesa, aunque
entonces lo lamenté; porque veo que aquella carta, aunque por
algún tiempo, os contristó.
Ahora me gozo, no porque hayáis sido contristados, sino porque
fuisteis contristados para arrepentimiento; porque habéis sido
contristados según Dios, para que ninguna pérdida padecieseis por
nuestra parte.
Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para
salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del
mundo produce muerte.
Porque he aquí, esto mismo de que hayáis sido contristados según
Dios, ¡qué solicitud produjo en vosotros, qué defensa, qué
indignación, qué temor, qué ardiente afecto, qué celo, y qué
vindicación! En todo os habéis mostrado limpios en el asunto.
Así que, aunque os escribí, no fue por causa del que cometió el
agravio, ni por causa del que lo padeció, sino para que se os hiciese
manifiesta nuestra solicitud que tenemos por vosotros delante de
Dios.
Por esto hemos sido consolados en vuestra consolación; pero mucho
más nos gozamos por el gozo de Tito, que haya sido confortado su
espíritu por todos vosotros.
Pues si de algo me he gloriado con él respecto de vosotros, no he
sido avergonzado, sino que así como en todo os hemos hablado con
verdad, también nuestro gloriarnos con Tito resultó verdad.
Y su cariño para con vosotros es aun más abundante, cuando se
acuerda de la obediencia de todos vosotros, de cómo lo recibisteis
con temor y temblor.
(2Cor:1:12) Nuestra gloria es esta:
el testimonio de nuestra
conciencia, que con sencillez y
sinceridad de Dios, no con
sabiduría humana, sino con la
gracia de Dios, nos hemos
conducido en el mundo, y mucho
más con vosotros.
(1Tim:3:9) Guarden el misterio de la fe con limpia
conciencia.
La Gracia no sea en vano (2Cor:6:1)
Cristo en vosotros, la esperanza de Gloria (Col:1:27)
Somos la Nueva Creación (Gál: 6:15-16).
(Prov: 1:7) El principio de la sabiduría es el temor de Jehová;
(Stgo: 4:17) y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es
pecado
(2Tim: 1:7) Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía,
sino de poder, de amor y de dominio propio.
(Col: 3:23) Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como
para el Señor y no para los hombres; Etc, Etc, Etc.
(Heb: 13:15-18) Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio
de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que
confiesan su nombre.
Y de hacer bien y de la ayuda mutua no os olvidéis; porque de
tales sacrificios se agrada Dios.
Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos
velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta;
para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no
os es provechoso.
Orad por nosotros; pues confiamos en que tenemos buena
conciencia, deseando conducirnos bien en todo.
¡¡¡ [email protected] !!!
Descargar

Serie: Paseos de Eugenio Herrera