MADRE TERESA
EN SUS PROPIAS PALABRAS
«No esperes a los
dirigentes; hazlo solo,
de persona a
persona».
La Madre Teresa nos enseñó con su
ejemplo la fuerza y el desafío
de vivir auténticamente el Evangelio
ACERCA DE LA FAMILIA
«Creo que el mundo de hoy se encuentra
patas para arriba. Hay mucho
sufrimiento porque hay tan poco amor
en el hogar y en la vida familiar.
No
tenemos tiempo para nuestros
niños, no
tenemos tiempo para dedicarlo el
uno al otro, no queda tiempo para disfrutar».
«La paz y la guerra empiezan en el hogar. Si de
verdad queremos que haya paz en el mundo,
empecemos por amarnos unos a otros en el seno de
nuestras propias familias. Si queremos sembrar
alegría en derredor nuestro, precisamos que toda
familia viva feliz».
ACERCA DE LA POBREZA
«Veo a Dios en cada ser humano.
Cuando lavo las llagas de un leproso,
siento que estoy atendiendo al Señor
personalmente. ¿No es esta la
experiencia más bella?»
Entrevista en 1974.
«Cuando veo tanto desperdicio me
enojo. No me gusta enojarme. Pero
no puedes evitarlo una vez que has
estado en Etiopía».
Washington 1984.
«No hay mayor pobreza que la
soledad y no sentirnos amados».
«En la actualidad, la mayor enfermedad no es la
lepra ni la tuberculosis, sino más bien el no
sentirse querido, ni cuidado y abandonado por
todos. El peor mal es la falta de amor y caridad, la terrible
indiferencia hacia nuestro vecino de al lado, afectado por la
explotación, corrupción, pobreza y enfermedad».
«En este mundo hay más hambre de amor y aprecio
que de pan».
«A veces pensamos que la pobreza solo es estar
hambriento, desnudo o sin albergue. Cuando en realidad
la mayor pobreza es no sentirse amado. Necesitamos
empezar a erradicar este tipo de pobreza en nuestros
propios hogares».
ACERCA DE LA GUERRA
«Nunca he estado en la guerra,
pero he visto suficiente hambre y
muerte. Me hice esta pregunta a mí
misma: “¿Qué sienten cuando
hacen eso?” No lo entiendo. Todos
somos hijos de Dios. ¿Por qué lo
hacen? No lo puedo comprender».
Beirut 1982, durante la lucha entre Israel y los Palestinos.
«Les ruego que opten por la vía de la paz... A corto plazo
habrá vencedores y perdedores en esta guerra que todos
tememos. Pero nunca podrán justificar el sufrimiento, dolor y
la pérdida de vidas que sus armas de guerra causarán».
Carta dirigída al Presidente George Bush y a Saddam Hussein, en Enero 1991.
ACERCA DEL ABORTO
El aborto es «un homicidio en el
vientre… Un bebé es un regalo de
Dios. Si no lo quieres, dámelo a mí».
«Para mí, las naciones que han
legalizado el aborto son las más pobres;
le tienen miedo a un niño no nacido y el
niño tiene que morir».
«Qué triste que decidas que ese niño
debe morir para que tú puedas vivir como
te dé la gana».
ACERCA DE SU LABOR
«A veces sentimos que lo que
hacemos es tan solo una gota en
el mar, pero el mar sería menos si
le faltara una gota».
«El otro día soñé que estaba a las puertas del
Cielo, y San Pedro me dijo: “Vuelve a la
Tierra, pues no hay arrabales en el Cielo”.»
Dirigiéndose al príncipe Michael de Grecia en 1996.
«No es un milagro que hagamos este trabajo. El
milagro es que lo hacemos con felicidad».
ACERCA DEL AMOR
«Si juzgas a la gente, no tendrás
tiempo para amarla».
• «Trato de dar a los pobres por amor lo que los ricos
consiguen por dinero. No, no tocaría a un leproso ni por todo
el oro del mundo; pero lo curo voluntariamente por amor a
Dios».
• «Si amas hasta que duela, ya no puede haber más dolor…
solo más amor».
• «No sé exactamente cómo será el Cielo, pero si sé que
cuando muramos y llegue el tiempo del juicio, Dios no nos
preguntará cuántas buenas obras hicimos. Pero si nos
preguntará cuánto amor pusimos en lo que hicimos».
• «Hay que hacer las cosas
ordinarias, con un amor
extraordinario».
• «El amor, para que sea auténtico,
debe costarnos».
• «Ama hasta que te duela. Si te duele es buena señal».
• «Cada vez que sonríes a alguien es una acción de
amor, un regalo para esa persona, algo muy bello».
• «La falta de amor es la mayor pobreza».
• «Si en verdad queremos amar, tenemos que
aprender a perdonar».
ACERCA DEL
SERVICIO A DIOS
• «Sé fiel en las cosas pequeñas, porque
en ellas encontrarás la fortaleza».
• «Cada uno de ellos es Jesús disfrazado».
• «Soy un lápiz en la mano de Dios, Quien está
escribiendo una carta de amor al mundo».
• «Dios no pretende que tenga éxito.
Sólo me exige que le sea fiel».
• «Nuestra tarea consiste en animar a cristianos y no cristianos a llevar a cabo obras
de amor. Y cada obra de amor, realizada de
todo corazón, acerca a las personas a Dios».
• «Muchos cometen el error de
confundir nuestro trabajo con nuestra
vocación. Nuestra vocación es el amor
de Jesús».
«El fruto del silencio es la oración. El
fruto de la oración es la fe. El fruto de
la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. Y el
fruto del servicio es la paz».
• «El que no sirve para servir, no sirve para vivir».
• «Sin nuestro sufrimiento, nuestra tarea no
diferiría de la asistencia social».
• «No deis sólo lo superfluo, dad vuestro corazón».
«Palabras que no dan la luz de
Cristo, aumentan las tinieblas».
«Predicamos un Dios bueno, comprensivo,
generoso y compasivo. Pero, ¿lo
predicamos también a través de nuestras
actitudes? Si queremos ser coherentes con
lo que decimos, todos deben poder ver esa
bondad, ese perdón y esa comprensión en
nosotros».
En una ocasión, un crítico le sugirió que haría más para
terminar con la pobreza si enseñara a pescar en vez de dar
el pescado. Ella respondió: «Las personas a quienes ayudo
no pueden valerse por sí mismas, no pueden ponerse de pie.
No pueden sostener la caña. Les daré el alimento y después
se los enviaré a usted para que les enseñe a pescar».
Al final de nuestra vida, no
seremos juzgados por cuántos
diplomas recibimos, cuánto
dinero acumulamos o cuántas
grandes obras logramos.
«Para mí, Jesús es mi Dios.
Jesús es mi Esposo.
Jesús es mi vida.
Jesús es mi único amor.
Jesús es mi todo».
Si aún no has recibido a Jesús en tu corazón,
puedes hacerlo con la siguiente oración:
«Jesús, gracias por morir por mí y por darle sentido
a mi vida. Te abro mi vida y mi corazón y acepto Tu
don de salvación. Te ruego que me perdones todas
mis malas acciones, que me ayudes a volver a
empezar, a llegar a conocerte íntimamente y a
compartir Tu amor con otros. Amén».
«Si quieres que el mensaje de Amor sea escuchado,
tienes que mandarlo. Para mantener ardiendo la
lámpara, tienes que seguir agregándole aceite».
Traducción:
«Mantente
cerca a Jesús.
Él te ama.
Oremos.
Dios te
bendiga.
POR FAVOR ENVÍA ESTE MENSAJE A TODOS LOS QUE PUEDAS.
www.98.to/powerpoints/
Descargar

Slide 1