Hermenegildo y su
hermano, Recaredo eran
hijos de Leovigildo, rey de
los visigodos de España, y
de su primera esposa,
Teodosia. Su padre los
educó en la herejía arriana.
Sin embargo, Hermenegildo
se casó con una católica,
quien con su ejemplo y
oraciones convirtieron al
mártir.
Su padre al enterarse
de esto se enfureció y
lo desheredó, y tomó
prisioneros a su
esposa e hijo. Sin
embargo, luego de un
año hicieron las
paces.
Boceto de Goya
Tiempo después,
la segunda esposa
de Leovigildo
empezó a
despertar nuevas
sospechas contra
Hermenegildo, que
fue encarcelado en
Tarragona
acusado de
herejía; se le
ofrecía la libertad a
condición de que
se retractase.
El mártir pidió fervorosamente a Dios que le
fortaleciese en su combate por la fe, añadió
mortificaciones voluntarias a sus sufrimientos y
se vistió con un saco, como los penitentes.
Lugar donde ejecutaron al mártir san
Hermenegildo. Puerta de Córdoba en Sevilla
Al negarse a recibir la comunión de manos de
un obispo arriano, su padre lo mandó matar.
Hermenegildo recibió la noticia con gran
resignación y murió instantáneamente de un
solo golpe de mazo.
San Gregorio el Grande atribuye a los méritos
de San Hermenegildo la conversión de su
hermano Recaredo y de toda la España
visigótica.
Interior Iglesia San Hermenegildo Sevilla
Descargar

Diapositiva 1